lunes, 8 de julio de 2019

Una manzana al día




Me han mandado por wasap esta viñeta genial, firmada por M. de Angelis, en la que un camarero se acerca desconcertado a una mesa porque no sabe a quién de los que están sentados debe servirle la manzana que lleva en la bandeja. Todos son merecedores de ella. Allí están los Primeros -Adán, Eva y la serpiente- que, según la leyenda,  fueron "nominados" para la primera expulsión de un reality, la del Paraíso, por culpa de una manzana. Allí está Isaac Newton, con su pelucón blanco, que, al ver caer una manzana del árbol, estableció que había "algo" -él lo llamó Gravitación Universal, aunque todavía no sepamos en qué consiste- que atraía hacia abajo a todos los cuerpos, manzanas incluidas. Allí está la bruja malvada que, por un problema de a ver quién es más guapa,  descubrió que una manzana envenenada era el mejor remedio para quitar de en medio a una rival como Blancanieves. A su lado, sentado, Paris, el que le dio la manzana de la Discordia a la más bella, Afrodita, en el primer concurso de belleza de la Historia, desencadenando todo el disparate de la Guerra de Troya (o quizás la que está a su lado es Helena, el "premio" a su decisión). Está también Guillermo Tell y su hijo, al que, obligado por el gobernador de Altdorf,  tuvo que ponerle una manzana en la cabeza para demostrar su puntería con la ballesta. Aparece también en la mesa, entre Blancanieves y la bruja, Bill Gates, pero pienso que es un error del dibujante y que quien debería estar allí es Steve Jobs, el fundador de Apple.

Habría otros muchos que podrían estar sentados a esa mesa por derecho propio. Tom Sawyer, que cambió a Ben Rogers el trabajo que le habían puesto como castigo de pintar una cerca por la manzana que este se estaba comiendo. O Gwyneth Paltrow, que puso a su hija el nombre de Apple, vete tú a saber por qué. O Agatha Christie, que en su libro "Las Manzanas" montó un crimen en torno a un cubo de agua con manzanas flotando que unos adolescentes tenían que atrapar con los dientes en la Fiesta de Halloween. O las naturalezas muertas con manzanas de Van Gogh, Courbet, Cezanne Caravaggio. O la más representativa, "El hijo del hombre" de Magritte con la manzana en la cara ¿significando qué?.

Se diría que la vida -la ciencia, el mito, el arte, la historia...- giran alrededor de las manzanas, o por lo menos, que no pueden prescindir de ellas. Y es que, además, todos tenemos algún recuerdo especial relacionado con manzanas. El mío es el de las manzanas caramelizadas que me compraban mis padres de pequeña en los ventorrillos de las Fiestas del Cristo de La Laguna.  El de mi hija es la tarta de manzana, riquísima, que quiso poner en su boda. Otros, como mi marido, me hablan de los manzanos del huerto de sus abuelos, que perfumaban el aire como en el cuento de "El gigante egoísta" una vez que los niños trajeran la primavera a su jardín. Y también en mis nietos veo el placer de comer una manzana a mordiscos con piel y todo, como conectándose con un acto primigenio (¿recuerdos del pecado original?).

Nunca una fruta ha sido tan nombrada, citada, dibujada, aludida, degustada. Símbolo de salud ("sana como una manzana"), de comienzo de dieta (aún recuerdo a mis compañeras de trabajo todos los eneros en los recreos comiéndose una manzana en lugar del habitual bocata de jamón) y de naturalidad, es célebre la frase "Una manzana al día mantiene al médico en la lejanía". Pero mi madre, buscándole todavía otra utilidad más a tan apreciada y diversificada fruta, terminaba el dicho con "... sobre todo si tienes buena puntería".

A comer, pues, manzanas y que les aprovechen.


"El hijo del hombre" de René Magritte


18 comentarios:

  1. Y sobre todo faltan The Beatles quienes llamaron Apple Records a su casa de discos. Magnífico artículo profe. Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad, Rafael! Cada vez que veo una manzana Granny Smith me acuerdo de todos los discos LP que todavía tengo de los Beatles, con una manzana entera en la cara A y otra partida a la mitad en la cara B. La manzana fue el icono musical de nuestra generación. Vamos a sentar también a esa mesa a John, Paul, George y Ringo.
      Muchas gracias, mi alumno.Y un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Qué fijona, Isa!!! Me ha encantado!!! ����... Y la de la discordia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eris, la Diosa de la Discordia, fue quien, molesta porque no la habían invitado a la boda de Peleo, dejó una manzana de oro con el cartelito de "Para la más bella". Hera, Atenea y Afrodita se pelean por ella y Zeus nombra a Paris, príncipe troyano, como juez. Y aunque cada una le prometió bienes a cambio de su voto (en esos tiempos también había soborno y corrupción), Paris se la dio a quien le había ofrecido el amor de la mujer más bella, Helena, la esposa de Menelao. Él la raptó, ella se dejó raptar, y se armó la gorda.
      Y ahora que lo pienso y ya que hablamos de mitos, también ahí, en esa mesa debería estar Hércules que en su undécimo trabajo robó las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides.

      Eliminar
  3. Muy bueno, Jane. Según iba leyendo, pensé: ya sé lo que voy a poner, pero como era de suponer (me ha salido un pareado, sin haberlo pensado ;)) ahí está. A mí me lo enseñaron en inglés : "an apple a day keeps the doctor away". No me pude aguantar ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena mejor en inglés, más corto y contundente. Creo que además originalmente es un refrán anglosajón. Pensé ponerlo pero entonces no pegaba con la continuación que mi madre decía. Así que muchas gracias por completarlo.
      Y parece que es una verdad como un templo: se reduce el colesterol, previene del cáncer y de las enfermedades coronarias, no se aumenta de peso, ayuda al menor desarrollo de la arterioesclerosis... Y también está buenísima ¿Quién da más por tan poco?
      Besos.

      Eliminar
  4. Manzanas...manzanas.....manzanas, las dejamos para la historia y no comemos unos buenos higos picos.
    Si la serpiente les hubiera ofrecido uno, seguro que la historia de la humanidad habría cambiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, muy bueno, Mandi. Sobre todo si los higos picos hubieran venido sin pelar.
      Una vez oí un comentario sobre esa manzana. Decía uno que, después de comer de ella y salir del Paraíso, sobrevinieron guerras, enfermedades, trabajos y desastres a tutiplén. Y terminaba diciendo: "¿Te imaginas que, en vez de una manzana, hubiera sido un melón?"

      Eliminar
  5. Qué saludable es la manzana y qué manía le tengo. No es que me desagrade el sabor, pero no es mi fruta. Me ha encantado tu texto, Jane. Y la ilustración buenísima.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mí me pareció una ilustración buenísima pese al error de poner a Bill Gates en lugar de a Steve Jobs. Y con todos los añadidos (Los Beatles, Hércules y los demás nombrados en el segundo párrafo) la mesa va a ser larguísima. Pero no te preocupes, diremos que no te pongan ahí :-D
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Por primera vez en todos estos años, voy a participar dos veces en la misma entrada (esta vez en español ;)).
    Es que me ha encantado, de verdad. La otra vez escribí desde el avión, y habían dicho ya que pusiéramos los móviles en modo idem. Pues eso, la viñeta muy ocurrente, y tu comentario mejor, estupendo.
    Encima, una casualidad de esas que pasan a veces. Me puse a ver "El Mago de Oz", con mis nietos, y de repente, los cuatro protagonistas van y se topan con manzanos animados, tenían que ser manzanos ¡¡!jajajaja!!! Y yo no me acordaba de esa escena.
    Lo que te digo, los tienes que publicar en papel ¡enhorabuena Jane!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno habla de una cosa, pasa como con los embarazos, que te parece que todo el mundo está embarazado. Lo mismo ahora con manzanas. Me salió la palabra "manzana" en un test de esos de recordar palabras, me acordé después también del barril de manzanas donde Jim en "La isla del tesoro" está escondido y oye todo el complot, compré manzanas hoy en la frutería de mi pueblo... El mundo está lleno de manzanas. :-D (Tampoco me acordaba de lo de "El mago de Oz")
      Muchísimas gracias por tu comentario, ya sabes lo que me animas. Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Jane. Muchos tenemos en el imaginario lo de coger una manzana del árbol, limpiarla en la camisa , darle un mordisco, oír ese ruido característico que hace al separarse, y luego masticarla...pero claro, esa imagen es fabulosa cuando la manzana es una manzana de verdad, y no como la mayoría de las que nos venden en los supermercados: Grandes, limpias, piel brillante llena de una "cera sospechosa" y la mayoría de las veces sin sabor...
    Con toda seguridad la manzana es la fruta que más aparece en la literatura occidental, me imagino que tendrá que ver con nuestra cultura judeo-cristiana. Pero tengo que reconocer que cuando consigues una manzana del "país", madurada en el árbol, y te la comes, a veces parece que estás en el paraíso y lo disfrutas, aunque te haya engañado la serpiente (que en el fondo nos hizo "humanos"). UN beso Jane. Feliz verano. Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plantamos manzanos en el huerto, Juan, pero no se nos dan sino las reinetas, buenas para tartas pero no para ese "crunch" delicioso de una buena manzana al morderla ¿Cómo no iba Eva a sucumbir ante la tentación de la serpiente? En mi pueblo hay una Tasca que se llama "Tentados" y la o es una manzana, símbolo también de la tentación. Que de vez en cuando podamos sucumbir a ella, limpiarla en la camisa después de cogerla de la rama y mandarle la mordida. Es, como dices, uno de los grandes placeres de la vida.
      Un beso, Juan.

      Eliminar
  8. Hola Jane, buenos días... he llegado a este blog, casi sin quererlo, buscando una parte de una canción de Los Sabandeños de la que hablaste hace años, cuando fuiste a tu primera luchada. Independientemente de eso, me ha dado por curiosear un poco el blog y es admirable. Me ha encantado desde la B de Blog del título hasta el punto que pone a pie de página en Blogger. Mi comentario no va sobre el post, aunque he de decir que me has dado una idea para uno de mis artículos en radio y que, por supuesto, te citaré e intentaré que la gente "venga" a conocerte. Muchas gracias por las palabras uqe he leído a lo largo de mi desayuno. Has ganado un lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenido a este Blog, Domingo, y encantada de alegar un ratito de vez en cuando. Ese es el sentido de un blog, curiosear, conocer gente nueva y oír opiniones que agranden un poco el horizonte. Recuerdo la luchada y la emoción de "el grande perdió, el chico ganó...".
      Muchas gracias y aquí te espero.

      Eliminar
  9. hola jane tengo una duda el que esta al lado de guillermo tell quien es? investigando me di cuenta de que hay personas que piensan que no es su hijo sino un personaje de una novela, no encuentro quien podria ser pero me parecio interesante tu quien cres que sea?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo pensando que es el hijo de Guillermo Tell. Fíjate que a su lado está la ballesta con la que el primero lanzó la flecha al segundo. Otro niño que mordió una manzana podría ser Tom Sawyer pero ni el vestido ni la edad (Tom era ya un adolescente) corresponden.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html