lunes, 23 de diciembre de 2013

¿Cómo que no has estado en Granada?




Si volviera a nacer, me pediría ser un viajero con muchos idiomas en la mochila. Me encantan los viajes. Son, para mí, un paréntesis en la vida diaria, un permiso para asomarte a otras formas de caminar por el mundo, una gozada. Y no crean que esto es una apreciación universal. Mi marido, sin ir más lejos, cuando vamos a subir al avión, mientras que yo llevo puesta la sonrisa de expectación y de “¡Ya estamos en danza otra vez!”, suspira por su casita y dice resignado: “¡Que necesidad!”.

Así y todo, aunque no hemos cruzado el charco (todo se andará), me lo he llevado por Europa hasta las islas de Arán por el oeste y a la lejana Estambul por el este. Hemos recorrido las 8 islas y todas las regiones de España. Pero no había ido a Granada. Mis hijos, mis hermanos, mis amigos, mis alumnos, ¡hasta mi marido!, todos han estado en Granada y me miraban con ojos como platos: “¿Cómo que no has estado en Granada?”.

¿Quién no conoce Granada? Agustín Lara volvió su cantar gitano para ella. Washington Irving, en sus “Leyendas de la Alhambra”, habló de ejércitos moros dormidos bajo tierra esperando una hipotética reconquista, de princesas agarenas que se escaparon, enamoradas, con caballeros cristianos, de tesoros escondidos y hallados por un jardinero de la Alhambra. Manuel Machado la vio como “ese agua oculta que llora” y Lorca me descubrió los dos ríos de Granada que “bajan de la nieve al trigo”. Y todo el mundo conoce los versos del poeta mexicano Francisco de Icaza:
“Dale limosna, mujer,
que no hay en la vida nada
como la pena de ser
ciego en Granada”.

Y, por fin, esta semana pasada he estado en Granada.

Y he descubierto la Granada mora: el Castillo Rojo –que eso es lo que significa “Alhambra”-, ese libro abierto en sus paredes en las que se repite el lema de los nazaríes, “El único victorioso es Alá”; los materiales -cerámica, estuco, mármol blanco de Macael, madera y agua- de sus salas y jardines; la sala en la que Boabdil invitó, encerró y mandó decapitar a los 36 caballeros abencerrajes, sabedor de que uno de ellos era el amante de su favorita; las callejuelas del Albaycín; las tiendecitas y teterías de la Alcaicería y la Calderería; la Puerta Elvira; la llamada del muecín, que oí dos veces a la caída de la tarde; una cena en un carmen viendo la Alhambra iluminada…

Y la Granada cristiana. No sólo las iglesias, la Catedral, la Capilla Real, la Cartuja, tan magníficas que no sabes describirlas, sino también un coro y su orquesta cantando el “Adeste fideles” en Las Angustias, o el Colegio de las Niñas Nobles o el pionono ¿Quién le iba a decir al Papa Pío IX que lo recordarían, más que por lo que pudo hacer en su papado, por un dulce inventado por un pastelero granadino? Que, por cierto, dejó, al morir, su receta secreta a su enfermero, cambiándole la vida.

Y la Granada gitana, que se asoma en la señora mayor con pantuflas –podría ser mi abuela-, que toca las castañuelas acompañando a su nieto en el Mirador de San Nicolás; en el cante flamenco; en el particular modo de vida del Sacromonte.

Pero, sobre todo, la Granada viva. La Torre de la Vela, donde las chicas solteras van a tocar la campana el 2 de enero, aniversario de la toma de la ciudad; la luz de estos días navideños; el fondo de la nieve en el Mulhacén; el rumor del agua, la música de la ciudad; los mercados multicolores; las tapas que te sirven gratuitamente con cada vinito; las calles y plazas llenas de gente: Recogidas, Puerta Real, Gran Vía, Bibrambla, el Paseo de los Tristes donde se despedía a los entierros (y, paradójicamente, tan alegre) o la calle de La Colcha (“Eres más delicado que la calle de La Colcha”, dicen los granadinos, recordando que los callaos que la tapizan y adornan se levantaban por menos de nada).

He podido después de tanto tiempo atisbar algo de lo que es Granada, lo suficiente para que me queden ganas de volver. Y también lo suficiente como para que, cada vez que me encuentre con alguien que no la conozca, lo mire con asombro y suficiencia y pueda decirle: “Pero ¿cómo es posible que no hayas estado en Granada?”

(Para Ana, mi amiga granadina, que me enseñó Granada como nadie)





















46 comentarios:

  1. Y Toni suspirando, cuando volvere a casita

    ResponderEliminar
  2. Me alegro, en España hay muchos lugares mágicos, pero uno de los más...es Granada

    ResponderEliminar
  3. Emilin:
    Suspira mucho, la verdad. Que si su silloncito, que si como en la cama de uno no se duerme en ninguna parte, que si sus palomas y sus gallinas... Pero luego, una vez en el fregado, como que se anima. Un año íbamos a Barcelona y por sus "y ya total que estamos aquí", acabamos en París.

    ResponderEliminar
  4. Capitán Garfio:
    Tienes razón, es el adjetivo que más le va. Es una ciudad mágica, entretejida de leyendas, dichos, sueños, y esa gracia andaluza que te hace amarla. He puesto este blog bajo la etiqueta "Lugares amables", lugares que se pueden amar.
    PD: ¿Ves? ¡Tú también la conocías!

    ResponderEliminar
  5. Genial, pero mucho frío.

    ResponderEliminar
  6. No creas, Carmen. Yo he pasado más frío en la Avenida de la Trinidad que allí. Me habían asustado y allá que me fui con botas, guantes de ir al Polo y calcetines gordos. Y ná de ná. Un fresquito vigorizante que le dicen.

    ResponderEliminar
  7. Sole González Zamorano23 de diciembre de 2013, 20:54

    Muy bonito Isabel, reflejas muy bien ese viaje tan estupendo a Granada.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Sole. En una página no se pueden recoger todas las sensaciones (aquel atardecer sobre la Alhambra, los ocres y verdes de los jardines, el ruido del agua al bajar del Albaycin...) pero podemos asomar la cabeza y empezar a enamorarnos de la ciudad ¡Qué bien lo pasamos!

    ResponderEliminar
  9. Ya me podían haber avisado que yo me apuntaba...

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, sólo hay que estar pendientes de Mundo Senior. Seguro que ya coincidiremos alguna vez.

    ResponderEliminar
  11. ...y cuando por fin ves Granada, todo tiene su sentido. En realidad, los cinco sentidos. Descubres lo que es realmente el atardecer. El atardecer más bonito del mundo (como bien dijo Clinton desde el mirador de San Nicolás), el ruido del agua de las fuentes de La Alhambra, el olor de los jardines del Generalife y el sabor de sus increíbles tapas y por favor, los piononos... Sin duda, el mejor lugar del mundo. Por fin, nadie te podrá decir que no has estado. Ahora sólo te toca volver...

    ResponderEliminar
  12. Sí, Mel, es una suerte disfrutarla y es verdad que se hace con los cinco sentidos. Los sabores y olores son una tentación continua, la vista te regala maravillas, sientes en las manos el agua, tan clara y fresca, y en la piel el aire frío que baja de la sierra. Y oyes a tu alrededor la vida que bulle. Un día haremos un seminario sobre esas increíbles tapas que te ponen sin tú pedirlas: gambitas fritas, unas berenjenas que te puedes morir, esos montaditos de serrano... Volveré.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Isabel. Me alegro de que, como preámbulo de estas fiestas, hayas disfrutado de esa maravillosa ciudad. Felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Lo malo, Loly, es que si te vas de viaje antes de las fiestas, luego todo -compras y preparación de la navidad- se acumula. Pero que me quiten lo bailado.
    Un abrazo y felicidades para ti también.

    ResponderEliminar
  15. También tengo yo esta asignatura pendiente y como tú Isabel jamás he pasado más frío en mi vida como en La Laguna, ni a 35 bajo cero en NYC con el factor viento. El frío de La Laguna se te cala en los huesos....

    ResponderEliminar
  16. Las asignaturas pendientes están para aprobarlas cuanto antes, así que anímate.
    Me acuerdo cuando nos quedábamos en casa de mis abuelos en La Laguna, en una casa con huerta de la calle Núñez de la Peña. Cuando me acostaba, me quedaba siempre en la misma posición, porque si me movía, me despertaban las sábanas heladas. Esa sensación gélida es de las que nunca se olvidan.

    ResponderEliminar
  17. Pero es el que ha estado pero como si no hubiera estado porque la Alhambra estaba cerrada y la supuesta granaína con la que iba no le enseñó nada más. En fin... una pena

    ResponderEliminar
  18. Pero, Loque, Granada no es sólo la Alhambra ni granaínas bordes. Sólo el callejear ya tiene su magia. A ver si un día nos encontramos allí, tú a quitarte la espinita y yo a seguir descubriendo rincones perdidos. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola Jane. De todas las ciudades que he visitado la que más huella ha dejado es Granada. No creo que haya un monumento más hermoso que La Alhambra, llena de luz y de agua. Lo único que le sobra en el entorno es el Palacio cristiano que tiene a la entrada, podían enviar unas excavadoras y derribarlo, no pega ni con cola.
    La antítesis es la Cartuja. Una mañana de verano fuimos caminando desde el centro de la ciudad hasta la Cartuja. Era oscura y triste, sobre todo cuando leías como vivían los monjes que allí habitaban.
    Uno de los mejores atardeceres lo viví en el mirtador de San Nicolás(?), La Alhambra recortada sobre un cielo limpio, enrojecido,acompañado de la persona de la que estabas enamorado, en fin, como dice un amigo: "Si en ese momento te murieses irías derechito al cielo".
    Feliz Navidad para tí y para tus seres queridos. Un beso. Juan

    ResponderEliminar
  20. Hoy te comento con la lágrima en el ojo, no me hables de la ciudad más bonita del.mundo en navidades que me emociono.....Soy mitad granaina, respiro Albaycin por los poros de mi piel, he llorado mucho en el mirador d san nicolas y he tapeado por el realejo rodeada d buenos amigos.Hoy más que nunca la añoro, la visualizo y la sueño mediante tu post.
    Me alegro que la hayas visto y sentido porque minpeinetaland es única.
    Mis orígenes y mi ciudad universitaria.....
    Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  21. Juan:
    La Alhambra es el monumento más visitado de España. Incluso nosotros, los de la tercera edad, que la visitamos en temporada baja, estuvimos acompañados de grupos numerosos. Me imagino cómo será en verano.
    Coincido contigo con lo del palacio de Carlos V, otro derroche que, además, no sirvió para nada porque ni siquiera lo habitó. Así funcionan muchas veces las obras públicas.
    Me hizo gracia lo que dices de la Cartuja porque me recordó lo que cuenta mi amigo Fernando de uno que pregunta en la Cartuja que cuántos viven allí. El monje le responde: "Aquí vivir, vivir, sólo vive el Prior. Los demás moramos o habitamos".
    Contrasta de todas formas la austeridad del claustro o las celdas con los brillores y lujos de la Capilla. ¿verdad?
    Nosotros fuimos al Mirador de San Nicolás en la tarde-noche y después por la mañana. Preciosas las dos experiencias. Cuando Clinton dijo que era el mejor atardecer del mundo, quisieron cambiarle el nombre al mirador pero los granaínos se negaron rotundamente. Aunque casi es lo mismo que nuestro Mirador Humboldt.
    Hay momentos así especiales que hay que atesorar. En ellos te parece que en el mundo todo está bien.
    Un beso grande, Juan, y feliz navidad.

    ResponderEliminar
  22. Madre del monillo:
    ¡Qué suerte haber vivido allí en tu etapa universitaria! Tengo una sobrina que lo hizo y que, antes del viaje, me mandó una lista con recomendaciones. En la lista y en su manera de describir la ciudad se ve que la enamoró y que esos años han sido para ella algo muy especial. Aquel que ha vivido en ella nunca la va a olvidar, te entiendo perfectamente.
    Yo sólo viví unos días y ya quedé cautivada por su embrujo y vitalidad. Hasta estoy convencida de que eso de la "mala follá" que se le achaca a los granadinos es una leyenda urbana. Siempre me encontré con gente amable, abierta y encantada de su ciudad. Como tiene que ser.
    Felicidades por pertenecer a esa peinetaland única. Eres afortunada.

    ResponderEliminar
  23. Yo estudiaba abrigada a tope. No he olvidado ese frío en mi vida pero me encanta La Laguna y otra asignatura pendiente es visitarla con los ojos de esta edad madura que seguro que le saco a esa maravilla de ciudad aún más el jugo. Besos

    ResponderEliminar
  24. No me digas que no has vuelto a La Laguna -otra de esas ciudades especiales- desde tus años mozos. Siempre es un ejercicio agridulce volver a los sitios donde lo pasaste bien. Las visitas son una mezcla de "¡qué pena! ya no está esto" y de descubrimiento de rincones nuevos. Pienso que te sorprenderá para bien, así que a animarse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. ¡ Fantástico ! Me la has hecho recordar, si que es Mágica Granada.......

    ResponderEliminar
  26. Sí que lo es. Todas las leyendas, los cuentos, los poemas, las canciones, la música, los piropos... la han rodeado de un halo mágico.

    ResponderEliminar
  27. Isa, mi hijo mayor se burla mucho de mi cuando hablamos de frío y me dice que siempre nombro La Laguna

    ResponderEliminar
  28. Es que La Laguna y frío son sinónimos casi. ¿Quién describió La Laguna como una calle larga y mojada con un cura de sótana al fondo? ¿Fue Unamuno?

    ResponderEliminar
  29. He estado varias veces. Y volvería a ir. Viviría en Granada, salvo en verano, que la caló me revienta jajajaja

    ResponderEliminar
  30. Gracias por las bonitas palabras que has dedicado a mi tierra. Nosotros, los que aquí moramos, estamos muy orgullosos de nuestras raíces y de nuestra gente; y sobre todo estamos orgullosos y bien pagados de la gente que nos visita. Siempre sois bienvenidos, nos encanta recibiros.
    Un beso desde Granada

    ResponderEliminar
  31. Guillermo:
    Ya me lo contó Ana, mi amiga granadina. Hasta 42º y 43º ha sufrido la pobre en pleno agosto. Por eso se escapan a Almuñecar, que tiene playas preciosas y un clima más parecido al nuestro (vimos aguacateros y chirimoyos) En un artículo que leí sobre la Alpujarra decía el redactor que en agosto se metía sin ningún pudor bajo el agua de las fuentes que hay en cada pueblo. Nosotros, ahora en diciembre, lo que hacíamos era beber de ella. Estaba fresca, clara y bebible, un milagro para nosotros.

    ResponderEliminar
  32. Oles, gracias por tu comentario. Ya lo digo más arriba, pero te lo repito: Granada no sólo es una ciudad preciosa sino que también las gentes con las que me encontré eran amabilísimas. Además, sabrás que mi amiga la granaína me llevó a "Pasteles" en el Albaycín a comprar pasteles de gloria, mantecados, albayciteños... y, cuando fui a pagar (15 euros), sonó una musiquita y la señora de la pastelería me dijo que la compra me había salido gratis ¡Hasta eso me dio Granada, una compra gratis (si lo llego a saber compro hasta 100 euros)! Mi amiga le decía a la de "Pasteles": "Pero, bueno ¿y yo que he venido a comprar 100 veces?". Es la primera vez que me pasa a mí también.
    Volveré, volveré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. ¿¡ Qué Granada!?
    Me gustaría saber cuantas Granadas fui capaz de ver. Cada mirada me evoca una ciudad diferente.
    ¿Qué parte del Darro me perdí? Apenas pude emocionarme dos puentes arriba antes de que se enterrara bajo la plaza Nueva de la Chancillería escuchando el liviano borboteo de su cauce en un año de sequía. Hasta santa Ana lo despide con tristeza escuchando sus últimos suspiros. Baja escondido bajo las terrazas, los coches, las calles y esa Granada bulliciosa de estudiantes.
    Me perdí el mirador de San Nicolás con ese atardecer apacible de la Alambra iluminada. El viento y la lluvia me dejaron tan sólo un leve recuerdo pasmado y borroso. Mi paraguas chino, de una sola plaza, no estaba preparado para tales desasosiegos y, apenas un suspiro de viento sopló del sur, intentó abandonarme ante la lluvia que se iba acumulando escaleras abajo del Albaicín. Pobre paraguas con goteras.
    Me perdí la lectura de todos aquellos poemas, bendiciones, saludos, protección (baraka), en cursiva y cúfico árabe, que inundaban cada arco, cada muro, (wa-la-galiba-illa-Allah), cada uno de los doce lados de la fuente de los leones. Y revisé mis fotos para comprobar que de verdad estaban esculpidas allí cuando yo pasé.
    “Tallada de perlas de diáfana luz, engalanada toda ella está por el aljófar derramado”
    “Líquida plata entre joyas fluyente, con la belleza de éstas, blanca y transparente”
    “Tan semejante lo que fluye es a lo inerte que no sabemos cuál de ambos discurre” … .
    Me perdí la visión cenital de las esculturas que Doménico Fancelli hizo de Ysabel y Fernando en su mausoleo de la Capilla Real, custodiados en sus esquinas por cuatro esculturas de los padres de la iglesia: Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno, de exquisita delicadeza y serenidad. Tampoco pude ver los medallones esculpidos en sus pechos de Santiago y de San Jorge.
    Me perdí esos amigos guías que me hubieran permitido otra visión de la ciudad y escuchar el concierto navideño de las Angustias. Envidia sana, pero envidia.
    Me perdí esas berenjenas que te provocan ese gusto dulce de la muerte, ¿cuáles son sus ingredientes?
    Me perdí hablar con la mayor parte de la gente sumamente amable que te contestaba con una sonrisa cada vez que te dirigías a ellos.
    Me perdí ese Genil esclavo de cauce doblegado al cemento.
    Me Perdí la Santa Fe en donde nacen todas las mañanas los mejores Piononos de toda Granada, que venden en las dulcerías Casa Ysla, con la Y de Ysabel.
    Me perdí en sus calles estrechas de judería olvidada, señalada por la estatua de Yehuda Ibn Tibon, donde inauguraban una pobre exposición de judíos sefardies, con guía (mujer) para rusos incluida, en ruso de castellano lento. No me perdí ni una sola palabra mientras me guarecía del sonoro aguacero que estaba cayendo.
    Me perdí relacionarme con muchos de mis compañeros de viaje, en parte, por esa inventada norma de sentarnos siempre a la misma mesa en las comidas del hotel Alhamar. Envidié algunas sobremesas en las que no participé. Porque mi mejor razón para viajar es poder comunicarme con las personas que me encuentro: compañeros de viaje u otros, como aquel señor, de 87 años, cuyo nombre y apodo he olvidado, de Trévelez, que valió por toda una visita al museo etnográfico no instalado en el citado pueblo alpujarreño.
    Gracias a Jane Jubilada por permitirme evocar tan agradables recuerdos.
    Sin embargo, aunque he estado en Granada por segunda vez, creo que no habrá “dos sin tres”.
    Felices fiestas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Hay tanto que sentir, Nazario, en esta ciudad que, si apuntáramos todo lo que nos hemos perdido, no acabaríamos. Me quedé con ganas de ver el Parque de las Ciencias, sólo entrevisto desde la guagua al ir hacia la Alpujarra, con su torre por la que reptaban hormigas gigantes. Hubiera querido ver la Alhambra oculta, más allá de las habitaciones abiertas al público, o contemplar Sierra Nevada desde la Alcazaba. No supe traducir tus inscripciones ni encontré la que Ibn Zamrak cantó a su rey Muhammad V:"Oh, tú, alto, liberal, valiente, manso, de más noble linaje que la estrella. Hasta el ramo proteges de la brisay hasta a la estrella asustas en el cielo: si los astros titilan, es de espanto; de gratitud, los sauces si se doblan". No vi el ciprés del amor en el Carmen de los Mártires, ni la figura del diablo en la Catedral, ni supe ver la Granada judía que tu sí atisbaste.
    Guardemos todo eso para próximos viajes y quedémonos ahora con lo no perdido y disfrutado. Y, sobre todo, con las charlas, comentarios y risas que, a pesar de las dichosas costumbres, pudimos tener en sobremesas y trayectos. Hablar con ustedes fue un verdadero lujo.
    Felices fiestas y que en el 14 volvamos a coincidir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Yo también me enamoré. Algo así como el síndrome de Stendhal (o como se escriba) al entrar en la Alhambra...

    ResponderEliminar
  36. Ja ja ja, espero que no te hayan dado palpitaciones, vértigos, temblores y alucinaciones: sólo la emoción de estar ante la belleza. Muchos poetas la han cantado, pero a todos los demás mortales también nos ha enamorado.

    ResponderEliminar
  37. Soy una granadina de nacimiento y de corazón
    Tu descripción de mi tierra me ha encantado y emocionado por lo minuciosa y fielmente que la describe (has tenido muy buena guía)
    Esa es mi Granada!
    Una mezcla de gentes, razas, religiones, culturas que la hicieron y la hacen única. Que forjó esa cultura andalusí que te empuja a disfrutar de la vida con los cinco sentidos
    Carlos Cano, cantautor y poeta andaluz (granadino él),le dedicó su Habanera imposible:

    La de la sombra de plata,
    la almendro,
    la que parece de nieve
    y por dentro es fuego.
    Tú eres rosa del rocío.
    amor de los ruiseñores,
    lamento del agua oculta
    que canta en los surtidores
    Granada del alma mía,
    si tú quisieras contigo
    me casaría esta primavera.

    Ya has estado en Granada y ya lo has vivido en primera persona...
    Gracias por ese homenaje que le has hecho!!!

    La amiga del primo de Tona

    ResponderEliminar
  38. Merche, no sé qué tiene tu tierra que a todos sus hijos los hace poetas. Precioso tu comentario y entrañable el recuerdo a Carlos Cano. Me he puesto a oírlo a la vera de tus palabras y, por supuesto, me he emocionado ante el canto a esa ciudad, "enamorada del agua, flor de la brisa", y la voz profunda y cálida de Carlos Cano.
    Gracias por tu comentario, amiga del primo de Tona (esa es aquí una muy buena recomendación) Y es verdad que tuve una guía estupenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Yo estuve en Granada pero no pude apreciar todas las Granadas que han visto Isabel y Nazario, solo se que me lo pase muy bien con el grupo que nos tocó, será cuestión de volver. Avi

    ResponderEliminar
  40. Ya las irás descubriendo, Avi, según las vayas recordando. Yo con el comentario de Nazario aprecié algunas más. Pero la que importa es la que te has llevado contigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Ufff!!! Como me gusta Granada...he repetido viaje varias veces y siempre descubro algo nuevo que lo disfruto a tope....y tu entrada una pasada Jane.
    Feliz Año.

    ResponderEliminar
  42. Gracias, Luisa. Ahora me falta poder decir eso mismo: "He repetido viaje a Granada muchas veces" y seguir descubriendo rincones escondidos y maravillas presentes.
    Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
  43. Francisco González4 de enero de 2014, 15:16

    Granada,es de esas bellas ciudades andaluzas que "bien merece una misa".Y el encanto de sus gentes,dos.El poder contemplar Sierra Nevada desde la Alambra,no tiene precio.O el Albaycin frente a ella,o la ciudad a sus pies.Hay otras ciudades andaluzas-las voy a omitir por no herir alguna sensibilidad-que precedidas de muchos fama,no merecen "un sermón", ni medio siquiera.Mi asignatura pendiente en Andalucia,es Córdoba. Cs

    ResponderEliminar
  44. Coincido contigo totalmente, Francisco. Yo soy más de pueblitos, me gustan las ciudades a la medida del hombre: ciudades vivibles y paseables. Por eso me gustó tanto Granada. Es una ciudad que sabe vivir.
    Conozco Córdoba pero me gustaría conocerla más, de la mano de gente de allí, como me pasó con Granada. No es lo mismo ir de turista que ir de viajero.

    ResponderEliminar
  45. Isa ,cómo has descrito Granada!!! me gustaría algún día poder ir juntas y disfrutar de la ciudad contigo. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  46. No había visto el comentario. Yo me vuelvo a apuntar, tenlo por seguro. Un abrazo.

    ResponderEliminar