lunes, 30 de diciembre de 2013

Mantel de navidad




Una de las cosas más tristes a las que la desaparición de los seres queridos te enfrenta es a recoger la vida material que dejan, los objetos personales –sus trajes, sus perfumes, aquel cuadro que compró en un viaje porque le hizo ilusión, el último libro que leía, con su marcador en la página 100… En fin, todo lo que se va acumulando en una casa y que arropa a las personas.


Cuando murió mi madre, mi hermana y yo tardamos casi un año en encarar esa tarea penosa: esto lo tiramos, esto lo donamos, esto lo guardamos. Una de estas cosas fue el mantel de navidad, testigo de todas las navidades, y no porque estuviese en buen estado (cincuenta años de lavados no los aguanta nada), sino porque nos daba una pena enorme a las dos el que se fuera a la basura, aunque tal vez mi madre hubiera dicho: “No importa, es algo sólo material”.

Pero es que el mantel de navidad de mi madre es único, no como los que hoy tenemos fabricados a miles por los chinos. Mi madre y mi abuela, como buenas palmeras, lo bordaron al poco de casarse mis padres y, en él, dejaron volar la imaginación. Está por supuesto el nacimiento, el pueblito de Belén con casas multicolores y los Reyes Magos, pero también un ciervo mirando a una estrella, piñas de colores imposibles, dos pájaros en una rama, todo mezclado, conviviendo con herraduras de la suerte, campanas, ramas de muérdago, flores de pascua, setas en un prado, regalos, un reloj, racimos de uvas moradas y un Papá Noel despistado.

Mi madre lo lavaba, planchaba y almidonaba y nosotros disfrutábamos mirándolo, mientras ayudábamos a poner la mesa. Sobre él, las copas talladas y brillantes, la vajilla blanca con filo y estrellitas doradas, los cubiertos, el tronco con velas en el centro, las servilletas bordadas también y los regalitos que mi madre ponía en cada plato, a veces sólo un poema en una tarjetita roja.

Alrededor del mantel, todos los que celebrábamos juntos las fiestas –mis padres, mis hermanos, mis abuelas, mis tíos, mi primo y algún añadido- aprendimos los villancicos (“Pampanitos verdes, hojas de limón…”), hablábamos un montón y jugábamos a juegos tontos, como el de pasarnos uno a uno una aguja y decir sin enseñar los dientes la siguiente y absurda conversación: “Aquí te entrego esta agujita con su ojo y su puntita” “¿Tiene punta?” “Punta tiene” “¿Tiene ojo?” “Ojo tiene” “Pues dámela que me conviene”. No sé todavía qué gracia le encontrábamos pero nos moríamos de risa cada navidad.

Hay una canción muy bonita, “Sábana y mantel”, que Mª Elena Walsh compuso en 1976, cuyos últimos versos dicen:
“Uno manchado de vino
que señal de gozo es
y la otra humedecida
con rocío de querer.
Que no le falten a nadie
en este mundo tan cruel”.

Las sábanas, los manteles, los objetos que reunimos a nuestro alrededor, forman parte, queramos o no, de lo que somos. El mantel de navidad de mi madre, tal como era, con sus vivos colores y sus escenas ingenuas, ya no existe pero permanece en la memoria de todos los que en aquellos tiempos éramos niños. Esta nochebuena, tal como antes hacía mi madre, les he puesto en el plato, a cada una de las familias que ahora nos reunimos en casa de mi hermana, una de aquellas servilletas bordadas, restos mejor conservados de la primitiva mantelería y que puede simbolizar, a nuestros ojos, todo lo que nos une.

Será algo material, pero, como decía la poeta, “que no le falten a nadie” un mantel alrededor del cual pasar horas felices y los recuerdos que evoquen una vida compartida.


50 comentarios:

  1. Jesús Pérez García30 de diciembre de 2013, 18:52

    Como todo lo que sale de tu pluma...bonita historia....aunque esta tiene mucho de especial....los que conocimos a tu madre sabemos el amor que ponía en lo que hacía y me parece verla bordando, lavando o planchando....ese bonito mantel...y muy buena esa idea tuya este año de que todos-as encontraran en su plato un trocito de ese pasado cercano...los que se van siempre están entre nosotros y sus huellas se perciben por todas partes.......FELIZ AÑO

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jesús. Es curioso lo cerca que la sentimos aunque hayan pasado 17 años desde que no está. Estuve pensando en hacerles a todos un cuadrito con el bordado pero al final lo dejé así. Que cada uno haga con él lo que quiera, un cuadro o simplemente un paño para poner en una panera y esas cosas a los que las palmeras son tan aficionadas. Si ella pudiera verlo, estoy segura de que también le habría encantado la idea. Con lo novelera que era...

    ResponderEliminar
  3. Néstor Castro Clavijo30 de diciembre de 2013, 19:18

    Que orgulloso que me fui yo a casa con mi "trocito" de esa mantelería de tantas nochebuenas y nocheviejas que pasamos juntos. Gran detalle, Mary, gracias.

    ResponderEliminar
  4. La verdad, Nesti, es que el "trocito" es sólo un símbolo de todos esos recuerdos guardados: las canciones inventadas, el amigo invisible, los juegos, los villancicos, los bailes... Y lo mejor: todo el mundo entregado y desinhibido, importándoles un pito desafinar (por ejemplo, a mí) o hacer el tonto, porque estamos en familia. Brindemos por la familia, como en el final de la película "Hechizo de luna".

    ResponderEliminar
  5. Buaaaaaaaa....me está mirando todo el mundo en el aeropuerto. Me has hecho llorar.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo perfectamente lo que comentas sobre los objetos que dejan las personas queridas cuando se van.
    Ayer me pasó algo parecido con una caja de herramientas que mi padre tenía en un piso de veraneo. Yo me la he llevado a otro y cuando la abrí todos los recuerdos se agolparon de pronto y fue como tenerle allí delante preguntándome qué necesitaba. Era un manitas querido y maravilloso.

    Viendo esas servilletas tan encantadoras puedo imaginar el mantel. Tu madre ponía regalitos en cada plato, a veces un poema en una tarjetita roja. UFFF!!!
    Con ese maravillosos ejemplo ¿cómo no vais a ser como sois tu familia y tú?

    Si tuviera que elegir algo de 2013 que me hubiera hecho sonreír, estar a gusto, aprender mucho, reflexionar a ratos y sentirme viva elegiría varios blogs, entre ellos el tuyo y el de la Doctora.
    Muchas gracias a las dos por ser como sois y haber compartido tantas cosas con nosotros.

    Me quedo con tu precioso deseo para cerrar el año: "Que no nos falten recuerdos que evoquen una vida compartida y un mantel alrededor del cual pasar horas felices".

    ¡¡¡SALUD, TRABAJO Y AMOR PARA TODOS EN 2014 !!!

    ResponderEliminar
  7. Ana, pero si la cosa no era de llorar... Hablo de momentos felices que, afortunadamente, se siguen repitiendo año tras año cada vez que nos reunimos. Es verdad que ya Mamá Charo no está pero su recuerdo es tan vivo que es como si estuviese. Ella diría: "¿Qué es eso de "buaaaaaa"? ¡Alegría, alegría, alegría!".
    Y por lo del aeropuerto no te preocupes. Los aeropuertos están acostumbrados a los lloros. :-D

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Utopía, por todo lo que compartes con nosotras y por todos tus deseos.
    Las cosas que nos pertenecen, como esa caja de herramientas de tu padre, son prolongación de nosotros. Por eso nos producen tanta ternura. Mi madre fue una mujer alrededor de la cual giraba toda la vida de la casa, no sólo la nuestra sino la de la familia más extensa. Ella era el eje que la mantenía unida. Y además era muy creativa. Recuerdo un año que nos hizo con botellas llenas de líquido de colores unos Reyes Magos con sus caballos, o cuando montó un Papá Noel de algodón, o colgaba de la lámpara del comedor cintas y guirnaldas hasta cada plato... Le encantaba una fiesta y es verdad que todo eso se nos contagió a nosotras que somos otras noveleras. En nochebuena solíamos hacer canciones festejando lo que había pasado en el año en la familia. Ahora hacemos algo parecido con el amigo invisible que tiene que traer canción o poema... ¡Así no terminamos ninguna nochebuena antes de las 5 de la mañana!
    Te deseo para ti lo mismo: salud, trabajo y amor. ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
  9. ¡Muchas Felicidades! Y por fa,no cambies nunca.Eres ESPECIAL...

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Julia. Y ya soy un poco viejita para cambiar... Feliz año y un beso (y otro para tu hija)

    ResponderEliminar
  11. Ahora sí que "lluevo"...precioso...

    ResponderEliminar
  12. ¿Ves, Elena? Lo de "lluevo" lo compartimos muchas personas. Pero yo creo que también compartimos vivencias.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Sole González Zamorano30 de diciembre de 2013, 21:00

    Que bonitos recuerdos, Isabel, muy emotivo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Sole. En la vida hay de todo pero es bueno quedarse con los buenos recuerdos, desempolvarlos de vez en cuando, contemplarlos con amor y guardarlos como quien guarda un tesoro.
    Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
  15. Mi madre sentía adoración por los bordados palmeros y por La Palma (no tenemos ascendientes familiares, que sepamos) Ella siempre compraba a una señora de La Palma que traía artesanía de bordados, Doña Mónica, tenía también una venta en la calle Tribulaciones esquina con S. Francisco... Luego puso tienda en Suárez Guerra semiesquina a Castillo (creo que donde hoy está una agencia de viajes) Eso cuando yo era chica. Pasando el tiempo y me "eché novio" ¡mi madre vio los cielos abiertos! y empezó a hacerme el ajuar a su gusto... ¡PALMERO, pues no! Doña Mónica ya había muerto y consiguió a otra intermediaria palmera (la madre de Zenaido, el periodista) No te puedes hacer idea... los manteles de Richelieu, los juegos de sábanas... y curiosamente un mantel de Navidad muy parecido al tuyo pero claro no tiene el valor sentimental de que fue hecho por tu abuela y tu madre, pero sí hecho por manos de artesanas palmeras y, como tu dices, ¡no es chino! ¡Plancharlo da una lata! Eso tiene el hilo... pero cuando lo pongo siempre me acuerdo con el cariño con que me lo compró. Y también lo asocio a una parte de mi vida con tres personas que ya no pueden brindar en torno a mi mesa. Pero, ¡sunsum corda! Ahora están mis nietas, mi hijo y mi nuera.

    ResponderEliminar
  16. Di que sí, Conchi, arriba los corazones. Y arriba los bordados palmeros que ahora ya se dejan ver poco. Demasiado trabajo y muy caros al lado de los chinos.
    Mi madre, cuando le dije que me iba a casar dos meses antes de hacerlo, también movió cielos y tierra para conseguir "un ajuar digno de palmeros". Tengo sábanas preciosas con mi nombre, manteles, una colcha de Richelieu... Y también mi tía Agustina me bordó unas cortinas que tengo puestas en mi habitación. Menos mal que no están pegadas a la ventana porque, si no, ya el sol se las hubiera comido.
    Probablemente el mantel de navidad lo signó mi tía Nena, a la que se le daba estupendamente hacerlo, e igual copió de otros manteles existentes. Le tengo que preguntar.
    Gracias, Conchi, por compartir recuerdos. Es una manera de hacerlos vivir. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  17. Isa, me encanta tu grupo. Te estoy "descubriendo" ahora más que en Comunes y disfruto muchísimo leyéndote. ¡Qué casualidad! Mi madre también se fué hace 17 años y asimismo era muy, muy especial. No te imaginas la de "cosas" que descubro y/o me traen emotivos recuerdos en esta casa de Las Palmas: es como volver a la infancia y juventud y está impregnada de mis padres y esta faceta de la que hablas especialmente de mi madre. Simplemente leer y escribir sobre estas cosas me trae una sonrisa de paz Besos y Feliz 2014!

    ResponderEliminar
  18. Margarita, creo que empecé a escribir (¡hace ya 5 años!) como una manera de hacer vivir los recuerdos. Compartirlos, ver como hay personas que se sienten cercanos a ellos, hace que no se difuminen. Hay veces que me emocionan, otras me hacen reír y siempre me hacen conocerme un poco más: yo estuve ahí, yo viví eso.
    Gracias por estar en el grupo. Te recuerdo como alguien con mucha personalidad. Tus opiniones son siempre bienvenidas.
    Un beso y feliz año (y que Dios nos coja confesados)

    ResponderEliminar
  19. Como escribí en el blog de tu hija, me resulta curioso cómo es de importante la simbología navideña en la vida del canario, con toda esa nieve, los renos, el frío que no conocéis... Más aún importante es el apego familiar. Pero Jane, uno tiene familia, recuerdos, nostalgias, cariños, porque es familiar, porque es humano. ¿Y hay algo más humano y terrenal que un mantel atemporal que te acompaña en los buenos recuerdos de tu vida? No lo mandes nunca a la basura, que llore un poco la Jomeini. Feliz año.

    ResponderEliminar
  20. Uffff... Q precios mi primita!!!
    A mi también me has hecho llorar...y mucho...
    La verdad es q tu madre fue un ser especial y todos la queríamos muchísimo!!
    Leer esto ha sido como volver a recuperarla y a sentirla!!!
    GRACIAS!!
    Un besito muy fuerte!!
    FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO!

    ResponderEliminar
  21. David:
    Lo curioso es que tampoco en el primitivo portal de Belén había nieve seguramente. En mi nacimiento tampoco la hay, las montañas son de papel marrón y el suelo está hecho con las hojitas del abeto. Tampoco hay renos. Hay una rana, 2 perros, unas ovejas amorosas, conejos, patos, un burro y un buey. Pero renos, no, a quién se le ocurre. Como me encantan los belenes me he visto unos cuantos estas navidades y en alguno, en Granada, sí se ve unas montañas nevadas a lo lejos. Pero claro, es que en ellos se entiende. Y lo de que no conocemos el frío, no te lo creas, hay que pasarse por La Laguna.
    Tienes razón, la familia es horizonte, colchón, abrigo, referente... Son los nuestros. Guardaré los restos del mantel, aunque están ya muy descoloridos. Pero Jomeini los tirará alguna vez, seguro. Es muy de tirar y de decirme: "¡Pero mamá! ¿Para qué guardas eso?".
    Un beso, David, y que el próximo año te sea propicio.

    ResponderEliminar
  22. Nieves:
    Gracias por tu felicitación, por estar por aquí, por tu recuerdo de mi madre. Si vieras la cantidad de veces que me veo hablando sola con ella. A ella le daría la risa y me diría que estoy como una cabra.
    Un feliz año para ti y los tuyos y un beso grande.

    ResponderEliminar
  23. Fantástica narración, y que verdad en todo lo que dices , eso de desprenderte de lo material cuando ese material lleva un sentimiento de toda tu vida, es muy duro. Nosotros todavía no hemos podido hacer nada con las cosas de Mama, se hace duro pero hay que hacerlo y han pasado dos Años, no podemos dejar que pase mucho mas tiempo y como ella misma decía, ¡ Hay que coger al toro por lo cuernos !.....Felíz Año para todos y muchos besos....

    ResponderEliminar
  24. Y, sin embargo, Pili, mi padre, que era muy religioso como sabes, no daba ninguna importancia a las cosas materiales. Ni siquiera fue nunca al cementerio y no le importaba nada lo que hiciéramos con las cosas de mamá. Decía que ella no estaba allí y sólo le importaban las cartas que le escribió de novia y que leía y releía. Pero ¿cómo no dar importancia a cosas en las que, al olerlas, todavía se sentía el perfume de mi madre? Tal vez deberíamos ser como mi padre, pensando que donde los que se van están verdaderamente es en nosotros, en nuestros recuerdos y en nuestra mente (aunque él evidentemente también pensaba que estaba en el cielo)
    Ánimo y haz caso de los consejos de Doña Pilar, a la que me parece estar viendo todavía.
    Un abrazo grande y feliz año.

    ResponderEliminar
  25. Montse Martín Duque31 de diciembre de 2013, 16:33

    ¡Qué bonita historia!. Feliz año y un abrazo de todos.

    ResponderEliminar
  26. Nieves María Martín Duque31 de diciembre de 2013, 16:35

    ¡Qué bonitos recuerdos! Un feliz año para todos y esperamos seguir leyendo historias tan bonitas como esta. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  27. Mari Montse y Nieves Mari: Un montón de felicidades para las dos y para todos los de la familia. Ya saben que ustedes también forman parte de todo esto, de las historias, de Los Sauces, de las reuniones familiares... De hecho, digo más arriba que, probablemente, Nena fue la que signó (o "sisnó", como decimos aquí) el mantel de navidad. Dos de mis manteles de cocina me los hizo ella. Tengo que preguntarle. Denle a ella, la única tía que me queda, un abrazo muy grande.
    Feliz año y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  28. A lo largo de la vida vamos atesorando recuerdos. Como a ti, el día que recogí las cosas de casa de mis padres me fue muy difícil desprenderme de sus cosas más queridas. Hoy guardo en una gaveta todas aquellas servilletas y pañitos que en mi casa me decían tantas cosas. La dedicación con que mi madre cuando me enfermaba me hacía tomar sus agüitas para que mejorara. Las comidas de todos en la mesa... Ahora que he tenido que recoger las cosas de otro ser querido me parece una intromisión en su intimidad y me cuesta tanto. Por eso estoy en que todos esos recuerdos pertenecen a una vida compartida. Primero con nuestros padres. Y luego con nuestra pareja. Todo nos emociona y nos da el lloriqueo. A mí me cuesta ahora llorar en público. Pero reconozco que soy llorona y me emociono con facilidad. Esa capacidad indica que vivimos.

    ResponderEliminar
  29. Que estamos vivos y que somos seres sensibles, Carmen Delia. Y más cuando se pasan momentos tan duros. Porque te vas haciendo a la idea de que los padres son mayores y de que algún día los perderás y te resignas, pero perder a tu pareja, cuesta más aceptarlo. Bastante fuerte eres, amiga.
    Espera un poco antes de empezar a meterte con todo el orden y la recogida y vete haciéndolo poquito a poco, hoy una cosa, mañana otra. Y piensa que lo que realmente compartiste está en ti misma y en tus hijas y nietos.
    ¡Y llora todo lo que quieras! Sienta más bien...

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué bonito! Yo guardo de mis padres las figuras del portal. Una colección de ovejas, burros, caganet, pastores, reyes magos... unos sin brazos, otros sin patas, pero los conservo. Recuerdo a mi padre haciendo el portal con escayola, formando cuevas, casitas, montañas y ríos. Una maravilla que "fabricaba" en el salón de casa y que admiraban todos los vecinos del barrio ¡Qué recuerdos!

    ResponderEliminar
  31. En mi casa las figuritas eran de barro y las rompimos casi todas. Sólo conservo una oveja con 3 patas y a la pastorcita con la que me identificaba: una mujer vestida de gris claro con un pollo en la mano, se supone que muerto ¿Cómo pensaría que la virgen iba a cocinar el pollo en un portal sin horno ni cocinilla?
    El caso es que la sigo teniendo pero no tiene casi cara.
    Por eso, cuando compré el portal para mi casa, acordándome de como jugábamos con todas las figuritas, lo compré de plástico. Todavía está intacto aunque ha pasado por manos de hijos y nietos.
    Mi hermana, que es artista como tu padre, también hizo casitas de escayola e incluso muñecos de plastilina. Los belenes de las personas así son siempre originales y preciosos ¡Qué suerte haber disfrutado de uno así!

    ResponderEliminar
  32. Hola Jane. Tus reflexiones de esta semana me llegan muy profundo. Murió mi padre, hace ya 43 años. Mi madre, tiene 28 abonando la grama del Cementerio Metropolitano de Maracay y digo bien, ella no fue enterrada en urna sino directamente en el suelo como su fue su voluntad. Costó un lio convencer a las autoridades. pero allí está. El caso es que mis hermanos se quedaron con todo lo de ellos. A mi no me quedó ni una fotografía. Que les pasó ?. No sé y a estas alturas poco me interesa saberlo. En vista de todo esto, mi esposa y yo hemos decidido dejar en vida nuestros bienes a nuestros dos hijos. Ese fue nuestro regalo de Navidad. Una de nuestras nueras se quedó poco menos que perpleja, a ella fueron a parar la gran mayoría de las prendas de la dueña de casa (mejor dicho, ex). En realidad el reparto fue equitativo y todo mundo contento. Ahora espero que no se les ocurra botarnos a la calle pues los puentes de la ciudad están todos ocupados. Aprovecho para desearte un excelente 2014, extensible a quienes te leen, lleno de paz y mucha armonía. Desde este lado del charco, un abrazo y a cuidarse, pues.

    ResponderEliminar
  33. Hola Jane. Sí, es muy difícil, y a veces doloroso, cuando tienes que hacer inventario de todo aquello que pertenecía a un ser querido. Tienes que decidir qué tirar, qué repartir.....se hace complicado. Además , a veces lo tienes que hacer sólo porque los demás o no quieren o no pueden.
    En una de esas veces se dió la siguiente situación: Me dieron un cajón lleno de cartas, postales, papeles con anotaciones, etc. Iba todo a la basura y yo tenía que revisarlo por si me interesaba algo. Mientras iba viendo lo que había, me entró la extraña sensación de ser un "marciano", pues allí había parte del pasado de mi familia, y no entendía porque iba a la basura.(Han pasado varios años y sigo sin entenderlo). Seguramente es que soy un poco "marciano".
    Yo tuve la suerte de heredar "en vida" uno de esos manteles de Navidad,bordados a mano por algunas de mis tías o señoras que conocí en mi infancia. Muchas veces lo usamos durante las comidas de Navidad, tanto en el hogar familiar de mi infancia, como en mi hogar de adulto. Siempre me acuerdo de la emoción y "buen rollo" que había en la cena de Nochebuena y almuerzo de Navida...hasta el caldo estaba bueno. Deseo que este 2014 venga lleno de Salud, Paz y Amor (también Trabajo para quien no lo tiene). Un beso Jane.

    ResponderEliminar
  34. Como diría mi padre, Agroteide, los recuerdos los lleva uno dentro y eso nadie te lo puede quitar.
    Buena idea lo de dar cosas en vida. Mi madre también lo hacía, era muy generosa y le encantaba repartir. Tus hijos tienen suerte con esos padres que les tocaron.
    Te deseo para el próximo año serenidad, salud, bienestar, y que los puentes de tu ciudad se desocupen. Que cada uno tenga una casa y un trabajo digno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Querido "marciano" Juan, nosotros también tuvimos que ordenar un sinfín de papeles. Mi padre es de los que lo guardaban todo y no quería que se tirara ni una carta. No me he querido tirarlas, las clasifiqué y las tengo en cajas.Si te pones a leerlas, no sólo es la historia de nuestros padres, sino también la de todos nosotros y la de nuestro país en un determinado periodo. Ahí estaba la guerra, el racionamiento, el volcán de San Juan, las fiestas... Es una lectura apasionante.
    También te deseo lo mejor. Y sobre todo que te tomes las cosas con filosofía. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  36. Con la resaca de haberme acostado anoche a las 6 de la mañana, se me deslizaron dos errores en tu comentario, Juan. Mi padre "era", no es (desgraciadamente) y un "me" antes de "he querido", que no tenía por qué estar ahí.

    ResponderEliminar
  37. Ay, Jane me has vuelto a emocionar para empezar el año. Tienes razón hay algunos objetos que tienen un valor incalculable para nosotros porque los asociamos a determinadas personas.

    A una amiga muy cercana le robaron hace poco todas sus joyas, tenía algunas bastante valiosas, pero la que de verdad quería recuperar era una pulsera de su madre sin apenas valor material, porque representaba a su madre.

    ¡Cómo la entiendo! Y cómo te entiendo a ti, casi siento ya cariño yo por esas servilletas.

    Lo que no he entendido es lo de la aguja ;-)

    pd. FELIZ AÑO NUEVO

    ResponderEliminar
  38. PARA TODOS LOS QUE SEMANALMENTE NOS PEGAMOS A ESTE BLOG, COMO LAPA A LA PIEDRA:
    Les deseo un 2014 lleno de aventuras placenteras, éxitos en todo lo que emprendan y por supuesto, salud. Ah, no se preocupen mucho. Por ahí vienen ya los Carnavales, luego Semana Santa y más adelante Vacaciones de Verano; cuando menos lo esperemos estaremos en Diciembre y otra vez a empezar. Pido disculpas Jane, por abusar de tu bondad. Este espacio es tuyo. Un abrazo y por supuesto, a cuidarse, pues.

    ResponderEliminar
  39. Loque:
    Lo de la aguja es la bobería más grande que te puedas imaginar. Pero ver a todos aquellos adultos haciendo el bobo, hablando sin que se vieran los dientes metiendo labios (con lo cual la cosa sonaba algo así como "aquí, re enrego espa agujipa...") y sin reírse (cosa que ninguno conseguía), hacía que nos mondáramos; y entre castigos y premios a veces se pasaba su buena hora.
    Te deseo un buen año. Yo, por mi parte, ya estoy como en el chiste de "virgencita, virgencita, que me quede como estoy".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Agroteide, este espacio es tan tuyo como mío. Y de paso de todos los que nos acompañan a lo largo de las semanas en este diálogo constante.
    Tienes razón en lo de que, cuando menos te lo esperas, ya están sonando los villancicos otra vez ¡Cielos, qué rápido pasa el tiempo.
    Te agradezco infinito los buenos deseos. Y te los devuelvo quintuplicados. Algunos compañeros no se pronuncian pero te los agradecen también.
    Un abrazo y a cuidarse, pues.

    ResponderEliminar
  41. Isabel Herrera López3 de enero de 2014, 16:50

    Tengo una historia similar con bordados de La Galga. Heredamos una casa de cuatro tías de Paco. Solteras todas ellas. Cada una tenía un baúl con su ajuar, supongo. Acababa de leer Sábado y fue tan emotivo que no he podido tirar nada. La importancia de pequeñas cosas para algunas personas y que otras podíamos simplemente tirar.

    ResponderEliminar
  42. Isabel, lo del ajuar es una cosa muy curiosa. Cuando yo era niña y veraneaba en Los Sauces o en Los Realejos, en todas las casas, a la caída de la tarde, todas las mujeres estaban bordando: mantelerías de richelieu, bodoques en almohadas y sábanas, toallas festoneadas, cortinas con vainicas... Era una maravilla lo que salía de aquellas manos.
    Por eso no era extraño que, cuando una chica se casaba, hiciera una exposición con el ajuar. Yo vi el de algunas de mis primas mayores y era para quedarse con la boca abierta. Hasta los delantales y las bolsas del pan eran obras de arte. En una exposición de esas que vi se mostraba todo en dos habitaciones y hasta las paredes estaban cubiertas de cosas bordadas.
    ¡Qué importancia se le daba entonces y qué poca ahora, en este tiempo de todo al por mayor!

    ResponderEliminar
  43. Isabel me has hecho llorar, por que y me siento así, para mi todas las cosas de mi familia son sagradas, ya se que son materiales pero es lo que me hace tener fresca la memoria y seguir sintiendo a mis padres y a mi hermano. Y ver esas cosas me ayuda, me da fuerza. Yo le digo a mi marido que el no lo entiende por que tiene a sus hermanos y a sus padres pero que yo con los míos no puedo generar más recuerdos y que por eso me agarro tanto.
    Aún tengo todas las sábanas bordadas con bodoques, flores y mil cosas, verdaderas obras de arte para una cama de 1,35 jajajjajaja ( que ya no se lleva esa medida y la mía es de 1,50). Total todo guardado.
    Y bueno no te creas que se ha perdido, yo coso, me gusta mucho y tengo muchos grupos de gente muy aficionada, y no se si es por la crisis o por qué pero se vuelve a llevar la costura.
    Un beso y feliz año para todos.

    ResponderEliminar
  44. Martuka, qué artista eres. Yo, que sólo sé coser botones, tengo una envidia enorme a todo aquel que hace maravillas con aguja e hilos. Mi madre también era así (yo le salí rana) Tengo también una colcha bordada de richelieu de 1,35 (mi cama es de 1,80) y me da una pena no ponerla...
    Entiendo perfectamente que consideres y valores las cosas de tu familia, en cierta forma son parte de ella. Yo me puse una vez a tirar cartas y me encontré con las de una amiga que murió joven y fui incapaz ¿Cómo hacerlo si era lo único que tenía de ella? Ya sé que también están los recuerdos pero también lo material ayuda a afianzarlos.
    Sigue haciendo esas preciosidades. Hay que desarrollar los dones con los que uno ha nacido.
    Un beso y feliz año también para ti.

    ResponderEliminar
  45. Mi madre, como buena modista que fue y gran ama de casa que es, guarda baules y gavetas llenas de mantelerías, bordados, puntos de cruz, ganchillos, encajes... y hasta miles de retales que bien sirven para un adorno, un detallito, un empaquetado especial.... el día que falte,¿qué haremos con todo eso? Mientras lo disfrutamos.

    ResponderEliminar
  46. Llorando estoy y solo decir que ojala todo el mundo tuviera un mantel de navidad, a veces unos simples trozos de tela pueden tener tanto significado..... eso usted una suertuda

    ResponderEliminar
  47. Guille, guárdalo como un tesoro. Yo guardo pañuelos, talegas del pan, mantelitos pequeños, tapetes para bandejas... ¡Qué sé yo! Sólo con mirarlo se complace la vista.

    ResponderEliminar
  48. Madre del monillo, yo creo que todos tenemos algo de nuestro pasado que tiene significado sólo para nosotros. Y sí, tenemos suerte si eso lo compartimos con aquellos que aman lo mismo y en los que nos reconocemos. Un beso.

    ResponderEliminar
  49. ¡Qué detalle tan precioso! No creo que se trate de desterrar de nuestras vidas todo lo material. Si no, de valorar en su justa medida cada cosa. Y esas servilletas, además de preciosas, ¡valen mucho! por quién las hizo y con el amor que las hizo. Besos.

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  50. Di que sí, Lola. Ya mis hijos y los otros miembros de la familia están pensando en darle un lugar preferente. Hemos pensado ponerlas en una bandeja a medida con su cristal, encuadernarlas o, simplemente, tenerlas de paño para una panera en un día especial. Lo que no queremos es que se vuelvan amarillas por el paso del tiempo. Creo que las cosas materiales sí tienen su importancia, aunque no sean lo más importante.
    Un beso.

    ResponderEliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html