lunes, 11 de febrero de 2013

Los cochitos locos





La primera vez que me subí a los cochitos locos (para los de fuera, autos de choque)  tendría unos 10 años y fui como copiloto de mi prima Mª Elena. Yo admiraba y envidiaba con toda mi alma a mi prima Mª Elena que, un año mayor que yo, se desenvolvía en la pista con la soltura de un Fittipaldi, esquivando a un cochito por aquí y embistiendo a otro por allá. Pero, sin embargo,  mi prima Mª Elena, de mayor, nunca aprendió a conducir. Y ahí descubrí que conducir un cochito loco no implica saber conducir.

Me acordé de esto cuando leí el martes pasado una imagen que David Trueba eligió en uno de sus escritos para hablar de la situación en la que los españoles nos encontramos ahora cada mañana, cuando abrimos ojos y oídos a las noticias que nos embisten por todos lados y que nos hacen pasar del asombro al pasmo y del pasmo al estupor: recortes, sobornos, sobres, enchufes, puñaladas traperas, barcenadas… Indecencias, al fin y al cabo.  Dice Trueba: “Todo es tan chocante últimamente que el español parece estar sentado en una silla en mitad de la pista de los autos de choque”.  Y, para colmo, añado yo, a nuestra indefensión e impotencia se suma el saber que quienes conducen esos cochitos locos no saben realmente conducir el país.

¿Qué es lo que nos puede proteger a nosotros, individuos sentados sin defensa ni amparo en medio del berenjenal?  Está, por supuesto, el enterarnos e informarnos bien de lo que pasa, el denunciarlo, el exigir honradez, decencia y sabiduría con escritos y manifestaciones. Pero yo creo también que los españoles nos protegemos con el humor. Un humor, todo hay que decirlo, tejido con hilos de rabia contenida, pero humor después de todo.

Y así nos van llegando perlas a través de todos los medios, como éstas de Twitter vía wasap familiar:
“La mujer de Bárcenas no sabía nada. La mujer de Urdangarín no sabía nada. La mujer de Julián Muñoz no sabía nada. Debo ser gilipollas, la mía se entera de todo”
“Sede Central del PP, ¿dígame?””Quería hablar con el encargado””¿Sobre?””Joer, lo vuestro es vicio”
“Yo me abrí una cuenta en Gmail, otra en Hotmail, otra en Facebook, otra en Twitter… ¡¡¡Yo qué sé, señor Juez!!!...Lo mismo me abrí otra cuenta en Suiza y ya ni me acuerdo…¡¡¡Yo qué sé!!!”
Mi hermana, que es médico, me manda un correo sobre los recortes de Sanidad: “Si llamas a Urgencias después de las 12, sale una voz que dice: “Sana, sana, culito de rana, que, si no sanas hoy, sanarás mañana”.
Por facebook circulan los carteles con la imagen de Rajoy en un film de Luis Bárcenas llamado “Todo sobres, ¡mi madre!” o en un paquete de queso marca “President” con el lema “Fácil de untar”.  O nos dicen que la tele de plasma del PP se va a presentar a las próximas elecciones.

Nos reímos con los chistes de Forges (el matrimonio en la cama y ella diciéndole enfadada: “¡Deja ya lo de “la herencia recibida”; esto se llama gatillazo!” ), con el vídeo de José Mota y Josema Yuste sobre la corrupción, que circula por Youtube o con las letras de chirigotas y murgas a quienes todo esto les ha venido al pelo. Y ver a Wyoming cada noche comentando la actualidad en “El intermedio” se ha convertido en cita obligada.

A lo mejor todo esto no arregla nada y es sólo la venganza del débil contra el fuerte. A lo mejor acabamos aplastados, escachados, vapuleados y zarandeados por los embates de los inconscientes que conducen esos cochitos locos, esos que creen que “dimitir” es un nombre ruso y que “abdicar” es un concesionario de coches de alquiler…
Pero ¿y lo que nos hemos reído?


37 comentarios:

  1. Muy bueno este post. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Álvaro. Era obligado hablar de todo esto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente, Isa. Muy buena tu visión de lo que pasa y cómo nos las ingeniamos para no salir más mal parados de lo que ya estamos. El humor, ese gran clavo ardiendo al que hay que agarrarse, para no llorar, chillar o salir a dar palos en las sedes de todos estos bravucones indecentes, con acta de políticos(?)...

    ResponderEliminar
  4. A mí, Cehachebé, lo que me tiene asombrada es que no se den cuenta muchos de que en esta época donde todo se graba no pueden mentir sin más ni más. Sin ir más lejos, acabo de ver en "El intermedio" una entrevista a Rajoy hace unos años (creo que en el 2007) en el que dice que gana 8000 euros al mes. Y ahora en su Declaración de lo que ha ganado figuraba en ese año 13000 (que yo hay días que no los gano) ¿En qué quedamos? Si no fuera por el humor que le echamos al tema...

    ResponderEliminar
  5. Pues, como siempre amiga Jane, has sabido abordar un asunto de envergadura" con dos pinceladas muy originales. Pero, lo curioso de este problemón que vivimos (también en esta tierra) no es lo que está pasando ahora, sino que nos hayamos dado cuenta tarde de algo que ya venía sucediendo, y denunciado hace tiempo por uno +otro+otro más...+muchos políticos "honestos", a los que mientras los poderosos les apedreaban, pisaban, amenazaban y vilipendiaban...., los ciudadanos de a pie-decidieron MIRAR HACIA OTRO LADO y los dejaron caer- lo que significaba, aunque no nos diéramos cuenta, que también caíamos nosotros, porque a nosotros representaban en Ayuntamientos, Cabildos, Diputaciones y Parlamentos. Y lo más "escandaloso" de todo es que los votos- esos que son personales e intrasferibles- se los llevan los políticos corruptos.

    De lo que te hablo conozco una historia que viví muy de cerca y sé lo que el "honesto" sufre, no porque no pueda con el poder del corrupto, sino porque el ciudadano "de bien" le da la espalda.
    Así que, querida Jane de "aquellos fangos vienen estos lodos"...y creo que, a estas alturas nadie nos puede proteger mejor que nosotros mismos, lo que implica dejar el cómodo sillón a un lado y ponernos en pie para defendernos. ¿Cómo? con el "asociacionismo"-no el dirigido por... o al amparo de....- sino el que nace de la propia sociedad. Y como ejemplo tenemos el Movimiento contra los desahucios que, a pesar de todas las vicisitudes vividas durante sus 5 o más años de trayectoria, han continuado "erre que erre" defendiendo lo que consideran "justo y defendible". No importa si compartimos o no lo que defienden, pero lo hacen con la única fuerza que tenemos los ciudadanos si vamos juntos, porque los más débiles somos "mayoría". Eso no quita que, además podamos divertirnos, reír y disfrutar de todas las cosas buenas que nos regala la vida!

    Así que después de esta disertación,nos iremos de carnavales!...o a disfrutar con los nietos de los cochitos locos!!
    Besotes, Mayuye

    ResponderEliminar
  6. Mayuye, desde Platón se ve a la Política como un ejercicio noble. Ahí es nada, defender al pueblo buscando el bien común. Por eso no hay derecho que sean los propios políticos los que den una imagen tan indecente como la que estamos viendo estos años. No es extraño que cada vez más la gente "pase" de la política y eso sí que es verdaderamente peligroso. Nuestra protección es precisamente no pasar, apoyar a esa rara avis, el político honesto, y participar lo más que podamos. Nos estamos jugando el futuro.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jane. Yo no soy tan optimista como algunos. Cuando hablo con la gente me asusta lo que dicen. Porque parece que aquí los únicos culpables son los políticos, pero nos olvidamos de otros como los Bancos que siguen haciendo lo que quieren, seguramente porque tienen a mucha gente en nómina. Tampoco debemos olvidarnos de nosotros los ciudadanos que cuando las vacas eran gordas mirábamos para otro lado. Por desgracia pienso que aquí pasará que nos saldrá un salvapatrias o algún colgado se tomará la justicia por su mano y hará un disparate, lo malo es que lo pagarán inocerntes y no los verdaderos culpables: Los poderosos, los de siempre.Podrás pensar que estoy siendo pesimista y negativo, pero sigo pensando que la realidad va por delante de todos nosotros: Deshaucios, suicidios, silencio de los medios de comunicación, corrupción...... En fin, Feliz martes de Carnaval. Un beso Jane.

    ResponderEliminar
  8. Hubiera jurado que te había dejado un comentario ayer, pero me debieron traicionar las fotos esas de los números esquivos.

    Decía que a nosotros "más quedarnos la palabra", nos queda el chiste, pero algo es algo, y a lo mejor así no nos suicidamos en masa como los lemings.

    ResponderEliminar
  9. Juan, por eso puse el post en clave de humor, para quitarnos el susto de encima. Creo que cualquier persona puede en estos momentos estar pesimista y negativa ante todo lo que se nos viene encima y ante el peligro que apuntas. Me deja perpleja que en Italia un 26% esté apoyando a un candidato imputado por varias causas y me entristece que la ética no se vea como algo que tiene que ir indisolublemente unido a la política. Al final del post, iba a poner "¡Snif!" después de decir eso de ¿"Y lo que nos hemos reído?", pero creo que se entendía perfectamente eso que nos reímos por no llorar.
    Feliz martes de carnaval y otro beso.

    ResponderEliminar
  10. Loque, me encanta el poema de Blas de Otero. Vamos a ponerlo, hala:
    Si he perdido la vida, el tiempo, todo
    lo que tiré, como un anillo, al agua,
    si he perdido la voz en la maleza,
    me queda la palabra.
    Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra.
    Si abrí los labios para ver el rostro
    puro y terrible de mi patria,
    si abrí los labios hasta desgarrármelos,
    me queda la palabra.
    Nos queda la palabra.
    ¡¡¡Qué bonito es!!! Nos queda la palabra, y el chiste, y la risa, y las complicidades, que también son palabras. Gracias por recordármelo.
    (Y hablando de otra cosa, ya sabes hasta dónde estoy de los números esquivos y borrosos)

    ResponderEliminar
  11. Hola Isa. Acaso no sabes que los políticos no dimiten?

    ResponderEliminar
  12. Los de este país, Esperanza, los de este país...

    ResponderEliminar
  13. Hola Charo.§í, los de este pais. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Esperanza y Chari, ¿por qué les será tan difícil dimitir? La atmósfera política se aclararía inmediatamente. Vemos que dimite una ministra alemana porque hace mil años plagió su tesis, vemos que dimite hasta el Papa... y aquí no hay manera, incluso si se sabe que alguna ministra usó dinero público (de todos nosotros) para sus caprichos particulares. Por menos de eso, han expendientado a algún compañero, pero los políticos parecen tener patente de corso y parecen estar agarrados a la poltrona con cemento. De verdad que no lo entiendo (o a lo mejor lo entiendo demasiado).

    ResponderEliminar
  15. Como siempre un comentario muy acertado y de actualidad.Aquí no dimite nadie. Me asombra oir que una persona no sepa en que año se divorcia. Que no sepa los ingresos que entran en su casa. Pero como puede saber los ingresos de un Ministerio? Así nos va. Afortunadamente nos reímos de nosotros mismos. Porque es que si no.... no aguantaríamos.

    ResponderEliminar
  16. Lo triste es que esta persona, la ministra de Sanidad, que se ha gastado, según parece, 4680 euros en el lanzamiento de confetis en el cumple de sus niños (que no te digo nada para barrerlos después), sea la que ha hecho unos recortes en Sanidad que pueden poner en peligro la vida de muchas personas. Y, como dices, aquí no dimite nadie.

    ResponderEliminar
  17. Hola Isa. Una vez mas gracias por estar y compartir estos escritos de los cuales ya soy una seguidora. Al empezar la semana deseo tener un ratito para leerlos.
    Este me hizo reir al leer lo bien que describes el sentir de todos. Asi pues, que sigamos riendo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Araceli, gracias también por compartir tu comentario. Y lo mismo deseo, que sigamos riendo. Lo malo es que no es sólo de chistes sino que la realidad a veces supera la ficción: ese Rajoy diciendo que no entiende su letra cuando está dando un discurso o ese ministro de Hacienda que, dando un plazo, dice "Más antes tarde que después"... ¡Ay, señor!

    ResponderEliminar
  19. Totalmente de acuerdo!! Nos multarán por manifestarnos,nos quitarán la paga,la sanidad y escuela públicas,pero no pueden quitarnos la guasa y el sentido del humor.Faltaría más!!!

    ResponderEliminar
  20. Sí, señor, eso es lo que hay, América. Muchas veces, después de leer el periódico y ver las medidas que se toman recortando todo lo recortable a los pobres sufridores, es reconfortante ver algo como. por ejemplo, "La Hora de José Mota", donde por lo menos nos reímos con el Montoro-Mota tomando otras medidas: la gripe B se facturará en ídem, la fiebre será a partir de 39... y cosas así. Que no nos quiten lo en serio que nos tomamos esas cosas de guasa.

    ResponderEliminar
  21. A mi me llegó uno que decía:
    "La mujer de Bárcenas no sabía nada, la de Urdangarín no sabía nada, La de Rajoy tampoco... Yo debo ser gilipollas, mi mujer se entera de todo".

    Lo peor del caso es que es verdad jajajaja.

    ResponderEliminar
  22. Guille, si lees bien el post, ves que ese es el primero que pongo. Sólo que en vez de la mujer de Rajoy, el mío ponía la de Julián Muñoz. Y desde luego, la cosa es que en el fondo todos los chistes y chascarrillos están hablando irónicamente en serio y encierran más verdad de lo que nos parece.

    ResponderEliminar
  23. ¿Ves lo que digo? Si en el fondo mi mujer va a tener razón, jajajaja

    ResponderEliminar
  24. Me he emocionado con el poema. Y ¿seguro que no lo escribió ayer mismo? ¡qué vigente está!

    ResponderEliminar
  25. Es la prerrogativa de los poetas, hablarnos de las preocupaciones eternas de los hombres: la paz y la guerra, el amor, la naturaleza... Y Blas de Otero es especial. En "La tierra" empieza con:
    "Un mundo como un árbol desgajado.
    Una generación desarraigada.
    Unos hombres sin más destino que
    apuntalar las ruinas..."
    ¿Estará también hablando de nosotros?

    ResponderEliminar
  26. La comparación de conducir los cochitos locos o un coche de verdad, con lo que está ocurriendo me parece muy buena.
    Es cierto que la vida hay que salpimentarla con una buena dosis de humor sino estamos perdidos. Para mi una de las mejores virtudes que tiene las personas es el humor: "A mal tiempo,buena cara"
    Un abrazo Isabel y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  27. Y no hay mal que por bien no venga (por más que en este momento no se me aparecen por ningún lado los bienes que estos males nos traerán, pero nunca se sabe)Y tienes razón, que por nosotros no quede, Cristina, a salpimentar de humor por todos lados esta realidad que a veces se nos pinta de castaño oscuro.
    Gracias a ti por estar ahí y otro abrazo.

    ResponderEliminar
  28. ¡Mira que me gustaba a mi subirme ahí jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y te ha dejado de gustar, Luisa? Porque si no, ya sabes, aprovecha los carnavales y ¡a chocar con los cochitos locos! No te prives de ningún placer.

      Eliminar
    2. jajajaja Ay... mi espalda!!!

      Eliminar
    3. Lo mío es peor ¡Yo creo que no quepo!

      Eliminar
  29. Hola Jane, la comparación de la situación política actual ya rebasa a los cochitos locos y me recuerda una anécdota de mi adolescencia. Mi tía misionera se vio casi obligada a regresar de sus labores en Cumanacoa- Venezuela, intuyendo que a mí abuela Petra le quedaba poco tiempo en este mundo, sin tener en cuenta los rejos de mi abuela, que se recuperó de su dolencia en la rodilla a golpe de levantar un saquito de arena de su propia manufactura y, sentada en el banco de la cocina decidió, mientras bajaba y subía el peso, permanecer algo más de tiempo en este valle de lágrimas ,que al poco tiempo la devolvería a la cuadra de las vacas. Mi tía, ausente de muchos años de la casa familiar debido al malhumor de mi abuela que nunca aceptó su huida a misiones, desconocía el trabajo de granja que mi abuela , ya con los setenta largos a cuestas, realizaba todos los días de Dios. Entre ellos : dar de comer y beber a las vacas, palomas y gallinas, regar el jardín, barrer el,patio y, a veces, matar una gallina. Mi pobre tia llevaba muy mal lo de acabar con cualquier bicho viviente, habida cuenta que había decidido salvar almas y no matar animalitos de Dios.Pero, a mi abuela Petra no se le podía decir que no y, cuando se vio con la gallina en su regazo mirándola con ojos de desesperación, no encontró la manera de acabar con ella y lo único que se le ocurrió fue cogerla por el pescuezo y zarandearla a los cuatro vientos, cual avioneta pronta a estrellarse. En un momento que soltó a la desplumada ave, ésta partió a correr patio abajo con el cuello torcido y cacareando medió estrangulada. Así me imagino yo a la política, descabezada como aquella gallina y nosotros, los pobres ciudadanos asistiendo atónitos a el espectáculo diario. Un saludito Jane.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste reír, Miguel. Desde ahora, miraré a las gallinas, y a la política también, con otros ojos. Pero debemos completar la imagen ¿A quién simboliza tu tía misionera, que deja a la gallina (política) descabezada y estrangulada? ¿Los bancos, la economía, la ambición...? Es para pensarlo.
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  30. Habrá que reirse porque no queda otra.

    ResponderEliminar
  31. Ay, Jane.Creo que la figura de mi tía representa a lo que nosotros querríamos hacer, dejarlos a todos mirando pa' Roma, de lo hartos que estamos. Cogerlos por el cuello a todos, incluido a los banqueros, que no se cortan un pelo a la hora de ganancias, comisiones y jubilaciones, y zarandearlos también hasta vaciarles el coco,a ver si así entran ideas nuevas en este país que tanto aguanta., aunque me temo que les pasaría como a la gallina, que quedarían, como siempre, " tocados" pero no " hundidos" y al poco regresarían con la nueva fragata a seguir haciendo su guerra...

    ResponderEliminar