lunes, 27 de octubre de 2014

Días para guardar




Hay días para olvidar -que, sin embargo, no olvidas-: aquel en que te dijeron que a un ser querido le queda poco tiempo de vida, cuando te enteras de la traición de un amigo, cuando tuviste un dolor, también del cuerpo, y te encuentras indefenso, cuando te suspenden (injustamente, por supuesto) de Hogar y Labores en el Bachillerato...


Y hay otros días para guardar, como se guardaba antes entre papeles de seda una rosa que nos perfumó la mente, o una foto de tiempos felices, o la risa de tus niños cuando eran pequeños.

El jueves tuve un día de esos, un día perfecto, un día en La Palma con mis amigas del colegio -60 años juntas ya-. Y eso que no empezó con buen pie por culpa de una señora -muy amable de todas formas- que en el Aeropuerto de Los Rodeos, a la ida, se ofreció a hacernos una foto. Cuando me devolvió la cámara, me dijo: "¡Qué buena verlas a todas tan alegres! Lo malo de estas fotos de amigas es sacarlas del álbum al pasar los años y empezar a contar las ausencias...".

La miré como quien mira a la bicha ¡Quita, quita, pájaro de mal agüero! Ya me vi en las noticias del periódico del día siguiente con el titular: "12 amigas del colegio, ya talluditas, caídas al fondo del mar en un avión cuando iban tan contentas a pasar el día a La Palma".

Pero no. El viaje, redondo (todavía en los aviones de las islas nos ofrecen una chocolatina y una bebida), y en 20 minutos ya estábamos en tierra, olvidadas de la agorera y sin parar de alegar.

Las reuniones de amigas no tienen historia Son días felices, como el del jueves, en los que brillan momentos especiales: el recibimiento generoso -¡Bienvenido, patio!- de la anfitriona; las camisetas para cada una con la imagen del patio del colegio, aquel sitio que sólo existe ya en los corazones de todas; la comida con especialidades palmeras (los polines, el escacho -todo un descubrimiento-, las garbanzas, el mojo de queso, el conejo en salmorejo, las sopas de miel, los almendrados, piñas, marquesotes y rapaduras...); los regalos de vacilón con premios y bandas de colores como en el colegio (¡me nombraron Atenea laureada con corona y todo!); y lo mejor de todo: las risas, las conversaciones sobre lo divino y lo humano y el descubrimiento renovado de la amistad.

¡Y hay tanto que agradecer! A Nievitas, nuestra anfitriona, que tiene el corazón más grande que la preciosa casa en la que nos acogió con los brazos abiertos; a los que ayudaron para que todo saliera bien (Pedro, Chicha y Nieves, que nos fueron a buscar y a llevar al aeropuerto; Cala, con el escacho; Pepito, con las camisetas y los pins; Pablo, por hacernos pacientemente fotos cuando se lo pedíamos...); y, sobre todo, a mis niñas, mis amigas de siempre, por ser como son y por hacerme sentir cómoda con ellas. Que te acepten tal como eres, sin pedirte más de la cuenta, no tiene precio.

Una vez les escribí: "En los distintos caminos que hemos tomado en la vida, siempre nos unirán las voces de la infancia y el eco de las risas en los laureles del patio del colegio". Y eso no lo va a cambiar nadie ni nada, aunque, inevitablemente algún día no estemos. Como dijo Ángel González: "Todo esto será un día / materia de recuerdo y de nostalgia..." porque así es como funciona la vida. Pero, por ahora, es un tesoro, un día de los de "¿te acuerdas cuando...?", un día para guardar con la sonrisa en los labios.



(El patio del colegio)

56 comentarios:

  1. Genial encuentro y hermosas palabras que quedarán siempre en algún lugar. Un fuerte abrazo para tí Isa y para todas las niñas, están guapisimas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estamos de buen ver, oye. Pero como dije una vez, cuando nos reunimos no vemos ni canas, ni arrugas, ni el paso del tiempo. Nos vemos como fuimos y como somos, tan cómodas, que no nos importunan ni las distintas ideas que cada una tiene. Después de todo, siempre fue así.
      Un abrazo, Margarita.

      Eliminar
  2. Hola Jane. Claro que hay días para guardar: Los primeros pasos de una hija, la sonrisa de tus hijas cuando te veían como si fueras un superhéroe, el abrazo a unos amigos que tal vez hace 25 años que no ves, y que cuando comienzas a hablar parece que fue ayer por la tarde cuando reías o hacías confidencias.Esos días no se olvidan nunca. Ya sé que los días malos también cuesta olvidarlos, pero un día bueno hace que te olvides de los malos, y eso no te lo pagan ni con todo el oro del mundo. Un beso Jane. Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Juan. En nuestro caso hubo periodos en los que no nos vimos durante años. Estábamos estudiando fuera, o criando hijos o trabajando en otros sitios. Pero, cuando nos encontramos, era como si no hubiera pasado el tiempo. Y te pones a hablar y a compartir, como cuando en 5º de Bachillerato nos uníamos para hacer trastadas juntas.
      Agatha Christie en su hermosa "Autobiografía", al final, al hacer balance, se queda con los momentos felices: caminar sobre una alfombra de flores hasta el santuario de los Yezidis, ver la belleza de los tejados de Isfahan, el regreso de su marido de la guerra y los arenques de la cena de aquella noche, cenar con la Reina de Inglaterra,el día en que pudo comprarse un Morris de morro achatado... Y dice: "Tantas cosas: algunas tontas, algunas graciosas, algunas hermosas". Así son, en definitiva, las cosas y los días que guardamos como tesoros.
      Un beso, Juan.

      Eliminar
  3. Lo explicas requetebién... Uno/a jamás echará de menos tantos buenos recuerdos como los del patio del colegio... aquellos juegos, los primeros aleteos de aquellas mariposas... los cuchicheos... (mira a ver si me está mirando...) los secretos... aquellas críticas... las risas... la inocencia... la amistad a toda costa... Ains... Me encantó!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gladys. Y los juegos de los cromos, y el intercambio de colorines, y las meriendas del recreo y como compartíamos mordidas de galletas (las que traía Dulce eran buenísimas), y las confidencias sobre los primeros novios, y el no chivarnos y formar una piña frente a los mayores... Como dices, esas cosas y la amistad a toda costa formaron el tejido de lo que somos ahora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Bonito grupo. Les felicito por seguir unidas tanto tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotras también nos asombra, Esther, Pero hay que decir que con las que están lejos tenemos el milagro de Internet. Gracias a él hablamos normalmente con Sevilla, Málaga, La Palma, Las Palmas y Venezuela. Eso era impensable cuando nos conocimos. Durante el jueves pasado íbamos mandándoles las fotos, según las hacíamos, a todo el grupo. A mí me parece un milagro.

      Eliminar
  5. Elena Villavicencio27 de octubre de 2014, 18:23

    Y que guapas todas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Elena, es que, aunque hay una entre nosotras que fue Miss Tenerife (y que sigue siendo muy guapa), ahora lo que tenemos es un pasar, pa' que nos vamos a engañar... ;-D

      Eliminar
  6. Mónica Martin Tejera27 de octubre de 2014, 18:27

    Me he emocionado mucho al leerte porque he sentido en mi madre esa misma emoción con la que describes lo bien que lo pasaron y lo bonito que es reencontrarse y que la vida les de la oportunidad de compartir tantos momentos mágicos. Me alegro mucho por todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Mónica. Compartimos momentos felices, como estos. Pero también en los malos sabemos que podemos contar con las demás. Eso es una suerte que todas valoramos. Gracias.

      Eliminar
  7. Blanca Martín Torres27 de octubre de 2014, 18:32

    Grupo de chicas fantásticas. Entre ellas, Isabel Duque por supuesto, Charo Borges y Conchitina Perez Joffre, que fueron entrañables compañeras en el IES Tomás de Iriarte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí, Blanca? Del grupo que ves, otras dos más han estado en la enseñanza. Ya estamos jubiladas prácticamente todas. Por eso se nos ve tan sonrientes, je, je.

      Eliminar
  8. Mary Carmen González Zamorano27 de octubre de 2014, 18:38

    Encuentro de amigas, nos lo pasamos genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que alegamos y nos reímos y nos hicimos fotos... Todo bajo la tutela de nuestra Nievitas que mejor no lo pudo hacer. Así es imposible no pasárselo genial.

      Eliminar
  9. Bonito encuentro, me encanta la foto y la crónica de Isa. Están bellísimas. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Margarita, y gracias. Tú sabes lo bien que se pasa en estas ocasiones y el sabor que luego se nos queda en la memoria. Un día para atesorar.

      Eliminar
  10. Un pasar no de misses... de Ladys!!! Otra Categoría...!!! Manteniendo la belleza y con muchísima más sabiduría!!!
    Anda... Una rima!!! JEJEJE...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, Gladys, sabiduría entre todas amontonamos alguito. Por lo menos, cuando a alguna no le sale la mancha de un mantel, o está acatarradísima, o no sabe dónde venden un destupidor, o quiere la mejor receta para hacer un cazón, con ponerlo en el wasap común, encuentra la respuesta.

      Eliminar
  11. Qué preciosidad de escrito, Isa, una vez más ha surgido de ti lo que sientes dentro cuando tienes que ponerte a la tarea de lo que tanto te gusta... escribir. No tengo palabras para describir lo que quiero decirte... pero es tan real lo que has expuesto y me siento tan feliz de formar parte de la historia de este lunes, que solo puedo decirte que no dejes de escribir, Isa, porque aparte de que lo haces de lujo, nos haces felicísimas a todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que me dejas apabullada, Candelaria, con tantos piropos. Y no te preocupes, mientras pueda, seguiré dándoles la lata con mis rollos. Yo también me siento feliz de tenerte como amiga y de que formes parte de esta historia, siempre tan bondadosa y alegre. Un beso grande.

      Eliminar
  12. Hum... ésa no es la sabiduría de la que hablo... se les ve en la cara que son sabias... de otra manera... DE LA BUENA!!!
    Aunque más sabe la diabla por vieja... JEJEJE (Eso en mi caso!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la otra sabiduría, se nos está olvidando rápidamente. Yo creo que alguna vez supe hasta quién era Platón,.. je, ja, je.
      Pero en serio, creo que es verdad que somos más sabias que antes, que sabemos lo que valen las cosas y que no hay que perder tiempo ni el buen humor en lo que, al fin y al cabo, no tiene tanta importancia. Y, como dices, la experiencia es un grado, incluso en las diablas.

      Eliminar
  13. Que puedo anadir a lo que ya se ha dicho.......me siento nostálgica por la imposibilidad de haber estado con todas ustedes,pero por otro lado feliz de pertenecer a este bello grupo que no merezco......debemos y tenemos que seguir con esta unión y esta amistad contra viento y marea.Pocas veces se obtiene una unión y una camaradería igual y no podemos dejar que se pierda....Ninas,esto es lo máximo y todas nosotras formamos parte de ello.Isa te felicito por plasmar en tus palabras el sentir de todas.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ligia. También te echamos de menos pero en realidad estabas también allí ese día. Cuando hace 6 años escribí el post "Las niñas del colegio" (fue el 9º que escribí, casi al principio), decía: "Pero también recordamos a las ausentes (Carol, Cae, Nieves, Esperanza, Marta, Lourdes, Ligia, Pili, Consuelo…) que andan por esos mundos y a lo mejor también se han jubilado". En esos momentos no me podía imaginar que 6 años después, todas las que nombré forman ya parte del grupo y estamos en contacto apoyándonos, alegando o simplemente mandando la foto del nieto o la receta del antipasto de atún. Todavía me parece mentira. Tú, tan lejos, allá en Venezuela, (antes era como estar en la estratosfera) y, sin embargo, tan cerca, tan cerca.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  14. Marilú Díaz Estrada27 de octubre de 2014, 20:05

    Me gusta mucho como redactas tan minuciosamente todos los detalles, te puedo decir que desde lejos disfrute mucho el encuentro, como me gusto ver a todas tan joviales y alegres, desde que salieron del aeropuerto hasta llegar al lugar, es un paraíso. Lástima que no lo puedo compartir en mi perfil por respeto a todas. Pendiente de la nueva crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Marilú, que la Palma es un paraíso (tú la conoces) y más en esta época del año. El jueves fue un día lleno de sol y cielos azules. Si alguna vez vienes, ya nos veremos.
      Por supuesto que puedes compartir en tu perfil el escrito de hoy. Ha sido compartido por otras personas y no hay ningún problema ni supone una falta de respeto. Antes de poner cualquier foto siempre pido permiso antes a las integrantes de la foto y ninguna puso inconveniente. Ya salimos todas en el post "El Tour Moore y los cubiletes". Y después de todo la función de un blog es compartir experiencias, cuantas más mejor.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  15. Estupendo grupo,envidiable amistad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen las Sentencias del Tata Viejo:
      "La amistad es como el vino,
      mejor cuanto más añeja,
      una conducta pareja
      hace a los buenos amigos
      y son más dulces los higos
      de la higuera que es más vieja".
      Los viejos amigos son fiables y tan valiosos como una joya, Esther. Me siento afortunada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Blanca Martín Torres27 de octubre de 2014, 22:30

    Isabel , yo también me jubilé ya va a hacer dos años, este es el mejor estado que conozco!! Un abrazo y me alegro mucho que compartan tanto cariño y amistad en este grupo de antiguas amigas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he visto en las redes, Blanca, toda privada, viajitos van, viajitos vienen (como tiene que ser). A disfrutar de estos años, sin evaluaciones ni competencias curriculares, que ya nos tocaba. Un abrazo para ti y otro para Javi.

      Eliminar
  17. Gracias Isa, y yo, también....¡Me apunto a esos días para guardar.! .

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, apuntémonos a tener, cada vez, más días para guardar. O mejor, hagamos lo posible para que cada día merezca la pena de ser guardado.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  18. ¡Qué bonito! ¡Qué día tan maravilloso! Espero que dentro de otros tanto años volváis a repetirlo con tanta alegría y ¡qué yo pueda vivirlo como tú y contigo! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es bueno encontrar a gente que se convierte en tu territorio. Le leí a Rosa Montero que la única patria que conoce son los amigos. Y es bueno cuidar y mimar esa patria para que esos momentos se repitan. Espero seguir haciéndolo y compartiéndolo contigo.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Buenos días Jane: Hacéis muy bien en mantener el contacto físico o virtual entre las compañeras de curso. En nuestro caso lo hicimos varios años, pero las circunstancias normales de la vida, o la pereza por intentar contactar, nos fue alejando y ya hace tiempo que no nos vemos, por desgracia, nada mas que en funerales.Y que consté que no quiero ser la "gafe" del avión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rosa Mª, a veces nos pasa eso de no vernos sino en funerales. En mi caso muchas veces con familiares. Y es una pena. En el funeral de mi tía Isabel (por quien llevo el nombre), en cambio, decidimos cambiar la cuestión. Después de hablar de lo estupenda que era, de lo que la queríamos y de que no daba ninguna receta de las maravillosas que hacía sino con cuentagotas, acordamos hacer una fiesta en su honor en la que cada uno llevara un plato según la receta que la tía Isabel le había dado. Nos reunimos, probamos sus recetas, brindamos por ella y por lo menos paramos la racha de vernos solo en entierros. Habrá que hacerlo más a menudo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Querida Jane, el pasado jueves fue otro de esos grandes días que hemos compartido ya, en unas cuantas ocasiones, y que siempre mantendremos en el recuerdo.
    En estas mismas fechas de hace cuatro años, emprendimos viaje hacia Gran Canaria, a visitar a Ely y nunca olvidaremos su recibimiento, en el aeropuerto de Gando, bajo la pancarta de Las Niñas del Colegio. Antes de esa fecha memorable y después de ella, están las que hacemos, como mínimo una vez al año, en tu casa. O en la de Leonor. O en la de Esther... O, la más reciente, la que tú ahora recuerdas tan bien, en otra isla hermana y en casa de Nieves.
    Una vez fuera del Colegio y después de un largo período, en el que apenas nos vimos, fue en 1989 cuando Carmen María localizó a unas pocas, para reunirnos con antiguas alumnas de muchas promociones y celebrar los 80 años de las Dominicas, en nuestra isla. Aquel fue el germen que dio origen a que siguiéramos viéndonos, una vez al año.
    Poco a poco, las de nuestra promoción fuimos contactando con otras y así, a partir de 2004, no hemos hecho otra cosa que procurar motivos, para no dejar de vernos y recuperar toda aquella larga etapa de estudios, trabajo, casamientos, hijos y vida familiar que no nos permitieron que lo hiciéramos con la asiduidad que nos hubiera gustado.
    Lo que vivimos el pasado jueves fue una ratificación más de ese vínculo, tan fuerte y tan especial, que comenzó a forjarse, allá por los 60, y que a pesar de esos años, algo alejadas, pero no olvidadas, nunca se rompió o se perdió.
    Ahora, el desquite es constante, desde hace algo más de un año. Ya no nos conformamos con vernos en vuestras casas, para alegar, reír o emocionarnos, mientras degustamos las mejores exquisiteces gastronómicas de cada una. Ahora, la visita a un museo, a varias salas de exposiciones o un paseo por un exótico parque han sido, y seguirán siendo, pretextos maravillosos para volver a estar juntas y seguir alegando, riéndonos y emocionándonos, con la mejor compañía posible: la de todas y cada una de nosotras.
    Un abrazo, querida amiga, enhorabuena por este precioso testimonio de nuestra amistad y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el artículo que nombré antes de Rosa Montero (se titula "Gracias") dice: "La amistad requiere atención, entrega, riego constante. Hay que invertir muchas horas en cultivarla. Ahora que soy mayor, sé con toda certidumbre que es el mejor destino que puedes dar a tu tiempo. Es una de las cosas que he aprendido".
      Creo que esta lección de Rosa Montero, nosotras la hemos asumido hace tiempo. Hemos crecido juntas, hemos envejecido juntas y tenemos una biografía compartida. "Con los años, con los muchos años, las amistades se profundizan y se agigantan". Y termina con un pensamiento que también asumo: "En el recuento final brillarán como islas de luz algunos momentos mágicos con mis amigos. Esos regalos de cariño que me han dado, tan inmensos que pienso que es imposible merecerlos.".
      A esos momentos mágicos me refiero cuando hablo de una experiencia como la de este jueves. Unos momentos por los que una tiene que estar verdaderamente agradecida a la vida que las ha puesto en mi camino. Gracias por tu resumen de ese camino, siempre tan preciso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. La Candidaeréndira30 de octubre de 2014, 10:16

    Querida Jane:
    ¡Bien dices, un día para recordar!

    ¡Todo fue tan bonito!. El cariño y nerviosismo emocionado con que nos recibió Nieves, la anfitriona pluscuamperfecta, junto al "negrito cubano" sentado, impasible, en su mecedora del porche, con un cartel que ponía: "BIENVENIDO PATIO". ¡Precioso porche, con sus helechos de "a metro" y la piedra de destilar, cuajada de culantrillos...!
    El primer detalle del día, una cesta llena de camisetas con una foto impresa del patio de nuestro colegio y un broche con la foto de cada una. Cogíamos la camiseta al azar y teníamos el encargo de "cuidar" a la "niña" que nos había tocado en la foto, para ayudar a Nieves de que no nos faltara nada, ¡qué detalle!
    A mi me tocó cuidar de una tal Jane (¡qué por cierto, Ella se cuidó solita!)
    Además Nieves nos fue distinguiendo con una banda, indicando las atribuciones por las que nos la otorgaba...
    A esta pupila mía, no sólo le tocó banda, ¡también una corona dorada con laureles olímpicos! (por tantos laureles conseguidos en "LO QUE LAS PIEDRAS CUENTAN", ¡digo yo...!) Creo que una coruja estuvo todo el día sobrevolando el jardín con intención de posarse en su hombro...
    ¡Inolvidable día!
    La camiseta con la foto de "El Patio"...
    ¡No se llamen a engaño! ¿No se dieron cuenta de que la imagen de "EL PATIO" se transparentaba de nuestro corazón y se reflejaba a través de nuestra piel sobre la tela...?
    Gracias a todas por el día que disfrutamos, a Nieves especialmente, por brindarnos su casa, su jardín y sobre todo su cariño, y a ti Jane, por saberlo contar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cándidaeréndira, me encantó que fueras mi cuidadora y, al mismo tiempo, que me tocara tu pin para cuidarte yo a ti ¡Ojo y a portarse bien!
      Aprovechar y disfrutar los días en que nos reunimos, sentirnos cómodas, reírnos por bromas compartidas, saber de qué se está hablando, compartir sabiduría (de recetas, de anécdotas, de saberes prácticos y no tan prácticos), apoyarnos en los momentos malos, desear lo mejor para el otro, cuidarnos... esas son las cosas que hacemos los amigos.
      Que sigamos yendo de menos a más, de los límites del Patio a los límites de la amistad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Qué bonito que os sigáis reencontrando! Qué guapas y lozanas se os ve a todos!!! Y qué manera más agradable que de contar el reencuentro.

    En cuando a la señora de la foto... hay gente que es un cascabel ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que no es precisamente la alegría de la huerta. Y que les basta ver a alguien pasándoselo bien para que empiece a conjurar los males del infierno. Yo tenía un tío así de optimista, cada día que llegaba a casa saludaba con "¡Un día más y un día menos!", que ya me dirás tú cómo nos predisponía al jolgorio y a la parranda.
      Lo de guapas y lozanas lo dices porque no nos viste cómo nos levantábamos de las escaleras esas... :-D

      Eliminar
  23. Desde luego que es un día para guardarlo entre los tesoros más preciados por todo lo que muy bien cuentas de ese jueves tan especial. Nuestro grupo es incomparable. Alguien dijo: "La amistad multiplica los bienes y reparte los males". Gracias a todas por esa amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes otra frase que a mí me gustó? La leí una vez y no sé quién la dijo pero es la verdad de la vida: "Los verdaderos amigos son los que, cuando uno hace el oso, no creen que uno se va a quedar así toda la vida". Que podamos hacer el oso sin temor a críticas ni a juicios no tiene precio tampoco.
      Un beso, Úrsula. Y gracias a ti también por todo lo que me has dado.

      Eliminar
  24. Hola Isa ;que bueno es cuando una se siente aceptada tal cual es.Para mi es lo mejor de lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te repito la frase que le puse a Úrsula: ""Los verdaderos amigos son los que, cuando uno hace el oso, no creen que uno se va a quedar así toda la vida". Aunque parezca una chorrada yo creo que es uno de los componentes de la amistad. Los amigos te conocen tan bien que no te piden que seas distinta a como eres, no te exigen y, si alguna vez haces el oso, da lo mismo porque saben cómo eres en realidad.

      Eliminar
  25. Que bien expresas ese día tan lleno de emociones, alegría y la mejor compañía que compartimos! Que buena anfitriona nos encontramos, atenta a múltiples detalles y a mostrarnos el corazón de esta amistad representado en el patio del colegio! El ser parte de este grupo de amigas es el mejor regalo que estamos disfrutando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Carmen. Y mira que es curioso porque generalmente nos solemos rodear de amigos con las mismas ideas y experiencias, con las mismas inquietudes. Y sin embargo, somos distintas, pensamos distinto en muchos temas (políticos y religiosos, sobre todo), pero nuestra relación está entretejida con el recuerdo común de la infancia y con los valores del respeto y de la tolerancia. Ahí es nada.

      Eliminar
  26. Qué gozada, Isa, qué bien has recreado con tus palabras el inolvidable día que pasamos todas en casa de Nieves. Se me han puesto los vellos de punta al ir leyendo. Si tú supieras que a mí también se me pasó por la mente lo de la señora agorera, lo que se te cruza en el pensamiento, lo que puede pasar en un viaje, pero gracias a Dios todo fue perfecto.
    Besos, te quiero, Dios te bendiga y sigue así tan sabia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen María.
      Yo creo que a todo el mundo se le pasa por la cabeza. Eso de estar suspendidas en el aire sin ningún soporte por debajo que nos mantenga, como que no nos lo creemos.A mí (y a ti) denme una tierra debajo en la que apoyar los pies... Pero viviendo en una isla, o nos sacudimos el miedo o no llegamos sino hasta la Plaza de Candelaria. Una solución contra el miedo es sentarte en el avión con Úrsula que transmite paz y serenidad :-D
      Un abrazo, Carmen María. Tú sabes que yo también te quiero.

      Eliminar
  27. Y quien guarda, halla. Disfrutemos todos esos momentos felices, eso no nos lo puede quitar nadie.
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre pienso eso también, Zazou. Son recuerdos para guardar como oro en paño.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Día inolvidable para vosotras, las que fuisteis, y para las que lejos contemplábamos las fotos que nos mandabais, y con las que disfrutamos tanto,
    Un fuerte abrazo Isa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos faltabas tú, Esperanza. Te recordamos un montón.
      Cuando vengas, armaremos una buena, ya lo verás. No nos lo vamos a creer después de tanto tiempo.
      Un beso grande.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html