lunes, 19 de octubre de 2015

Él estaba allí

Fernando y Patri el día de su boda en La Gomera con el Teide al fondo.

Por curiosidad o tal vez para comprobar las jugadas del destino, muchas veces he preguntado a los integrantes de una pareja estable cómo se conocieron. "Yo fui a pasar el verano con mis primos en San Andrés y él estaba allí", me contó mi madre. Mi amiga Lourdes conoció a Pepe, su futuro marido, cuando ella el día de San José entró en la cafetería del Hotel Aguere en La Laguna y dijo en voz alta: "¡Felicidades a todos los Pepes!", y él, que estaba sentado allí, se acercó a ella después para agradecérselo. Pili conoció a su chico, Juanse, en un viaje que hizo en barco con las monjas a Cádiz en el año 63. En el muelle estaba el novio de otra compañera con Juanse. Ella recuerda que, cuando lo vio, pensó. "Ese es para mí".


¿Qué hubiera pasado si ese día a mi padre, a Pepe o a Juanse les hubiera surgido otra cosa y no hubieran estado allí? O aun estándolo, ¿por qué ellos? ¿Qué hace que nos enamoremos de una persona y no de otra? ¿Qué substancias bioquímicas se liberan al mismo tiempo en un determinado momento de nuestras vidas en dos personas que se ven por primera vez? Porque es verdad que, a pesar de toda la literatura en contra o de que corren malos tiempos para el amor en esta sociedad de consumo que ofrece sustitutos de pacotilla, el flechazo no es un mito, sino que existe de verdad. 

Eso sí, nada de cupidos regordetes, nada de flechas ni de corazones atravesados. De hecho, según los neurólogos, en el amor manda la cabeza, no el corazón, y es una evidencia científica que solo se necesita medio segundo para enamorarse, medio segundo para que por lo menos 12 regiones del cerebro empiecen a funcionar a todo tren y los neurotransmisores -la adrenalina, la dopamina o la oxitocina- nos hagan sentirnos en las nubes, tener mariposas en el estómago y actuar como Julieta en el balcón el mismo día en que conoce a Romeo: "Si tus pensamientos amorosos son honestos y tu fin el matrimonio (...), pondré mi suerte a tus pies y te seguiré por el mundo como a mi dueño y señor". Para esta explosión de amor hace falta que el cerebro se ponga en marcha, hace falta que los ojos se encuentren, pero, sobre todo, hace falta coincidir en un lugar y en un tiempo determinado, estar allí, ya sea una cafetería de La Laguna, un muelle de Cádiz o el salón de baile de los Capuleto.

Yo fui testigo una vez de un flechazo, hace 5 años, en la boda alemana de mi sobrino Jesús. Él, Fernando, vivía entonces en Escocia. Ella, Patri, en Tenerife. Sus respectivas familias estaban relacionadas con la nuestra desde que ellos nacieron, pero, aunque sabían uno del otro, nunca se habían conocido. Y ahora estaban allí. Todos nos dimos cuenta, no de los procesos de los que hablan los neurólogos, sino de las miradas, de las sonrisas y de que no se separaron en toda la semana que duraron los festejos. A él le atrajo de ella su sonrisa y su alegría. A ella de él, su voz y su sentido del humor. Y todos, que los conocíamos y queríamos, cruzábamos los dedos para que los dos se dieran cuenta de lo que valían. Casi se nos escapaban palabras parecidas a las de la nodriza de Julieta cuando informa a Romeo: "Os juro que el que logre conseguirla se llevará un tesoro". 

Luego, la relación siguió su curso natural y Fernando y Patri han pasado 5 años conociéndose, reorganizando sus vidas para estar juntos y entregados también a una pasión compartida, los viajes, cuanto más exóticos mejor. Y esta semana pasada se han casado y nos han invitados a todos los testigos de aquella ocasión memorable a su boda junto al mar. 

Ha sido una boda alegre y festiva, como son ellos, hecha con mimo y humor. Y como "el amor es como los viajes, cuanto más lejos se llega, más recuerdos se tienen", el motivo del viaje estuvo presente en todos los detalles. Desde la invitación (sobre y tarjeta hechos con mapas y aviones antiguos), hasta el abanador que repartieron por si los calores -con su mapamundi y la rosa de los vientos-, y el Menú con el "Estimados pasajeros" y el "Por motivos de seguridad los dispositivos móviles deberán permanecer desconectados" y el "Comprueben que están sentados en la mesa que les corresponde y que el cinturón no les aprieta demasiado". Un móvil colgante con globos aerostáticos anunciaba en qué mesa te tocaba sentarte y en cada una había una postal antigua de los sitios que habían conocido y que habían significado algo para ellos en esa aventura que había comenzado en julio de 2010: Londres, Edimburgo, Lisboa, La Habana, Río de Janeiro, la India, Brujas...

Pero, por muy maravillosos que hubieran sido los viajes lejanos y cercanos, la mesa 1, donde estaban los novios, solo podía estar presidida por un lugar: Friburgo. Porque allí se enamoró Fernando de una mujer preciosa y encantadora y allí se enamoró Patri de un hombre que la hacía reír. Y porque, aunque hubiera podido pasar otra cosa (él hubiera podido perder el avión, a ella le hubiera surgido otro compromiso y no ir...), él y ella, milagrosamente, estaban allí.



Ante el TajMahal, símbolo de amor donde los haya

Tarjetas de las mesas


Invitación, Menú y abanador


56 comentarios:

  1. Me encantan tus escritos, soy fans de ellos. Gracias por llenarnos de escritos agradables en Facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Esther, por estar ahí desde hace tiempo. Es un placer compartirlos contigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bonito. Felicidades para la pareja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que todos deseamos y esperamos, Mary. Luego, el que verdaderamente sean felices y coman perdices ya solo depende de ellos. Pero hay buenos cimientos.

      Eliminar
  3. Ay Isabel....que mejor que esto para un día de lluvia...me falta la chimenea! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tampoco vendría mal un chocolatito y unos churros :-D
      Un beso, Violeta.

      Eliminar
  4. No puedo creer que estuviéramos en la misma boda, me encantan sus relatos, me habría encantado saludarla y felicitarla por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pues qué pena, Miriam, también me hubiera encantado saludarte. Fue una boda muy divertida, llena de gente joven (yo entre ellas, eh :-D) y en la que hubo sorpresas de todo tipo. No fueron las menores encontrar también a gente que no esperaba, como a algunos de mis ex-alumnos y a algunos amigos que resultaron ser parientes y amigos de la novia. El mundo es un pañuelo.
      Un abrazo y a ver si nos conocemos en otro momento así de divertido.

      Eliminar
  5. A medida que leo sus entradas más me enamoro de usted, porque yo me voy enamorando de toda la gente encantadora que se cruza en mi camino. Es como un vicio.
    La mención de Pili y Juanse me ha encantado porque los tengo por amigos, aunque nos veamos de tarde en tarde. Tras ella voy caminando con sus arrebatos.
    Los protagonistas, Patri y Fernando, son personas con suerte, como muchas otras parejas, solo que ésta, además, han recorrido mundo antes de casarse, algo que no es frecuente. Supongo que ha sido propiciado por su distinta ubicación de residencia.
    Las personas se enamoran a primera vista: a eso se llama enamoramiento; el amor viene de la prolongada, correcta y enriquecedora convivencia.
    A mí me costó más de un mes, a mis 17 años, determinar que la mujer que conocí aquel día sería la “mujer de mi vida”, y eso fue hace 47 cortos años. Claro que nunca he podido determinar si realmente la amo o es que le estoy agradecido y la necesito; o las tres cosas a la vez. Mientras lo dilucido, seguiré a su lado; y al suyo, leyendo sus entradas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Saltador, me animas un montón. Y me alegro de tener amigos comunes. Pili es amiga de infancia y también la sigo en sus arrebatos. Ella y Juanse son de esas parejas que corroboran que el amor existe después de tantos años.
      Yo también me enamoré a los 17 y hasta hoy. El próximo 15 de noviembre va a hacer 50 años de mi "flechazo" (porque también lo fue). Luego, como dices, vino el amor, la necesidad, la gratitud y todo lo demás. Doy, como en la canción, gracias a la vida que me ha dado tanto.
      Espero que parejas como la tuya, la mía, las de sus padres o la de nuestros amigos sirvan a Patri y Fernando como ejemplo de que es posible una convivencia feliz. En nuestros tiempos, recorrer mundo juntos antes de casarse era impensable, pero eso es algo que ellos ya tienen en su haber. Les deseo más suerte todavía (o por lo menos, tanta como nosotros).
      Un abrazo y otra vez, muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
    2. Gracias Saltador, aunque llegue tarde porque no habia leido los comentarios y despues de casi un año de aniversario que ahora voy hacer con fer el 10/10 y muy feliz porque somos a fortunados por encontrarnos en el camino y por seguir viajando, que es la mejor forma para conocer a alguien de verdad fuera de tu zona de confort.. y gracias de nuevo mary porque se puede conseguir una convivencia feliz y que dure muchos años.. saludos patri

      Eliminar
  6. Bravo Camach! Muy bonito, Isabel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dani. Lo bonito fue verlos con una sonrisa de oreja a oreja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Patricia Martorell Dorta19 de octubre de 2015, 14:31

    Mary muchas gracias por este blog, me encanta. Un regalo que será todo un recuerdo con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les ve felices y compenetrados, Patri. El amor es todo un camino. Por eso, te mando también un poema que hizo mi hija Ana sobre el amor y el matrimonio. A esto, añádele tú todo lo que la vida les vaya enseñando:

      El matrimonio es pensar
      al finalizar la vida:
      “Fue una buena vida”.
      Es el mar en calma,
      estar juntos en esa crisis,
      en un cambio de empleo.
      Es hacer el equipaje
      y mudarse de casa,
      compartir la alegría
      y las penas de los hijos,
      llorar al lado del otro
      la partida de quien quieres,
      rezar juntos en la sala
      de espera del hospital,
      apoyarse en el dolor,
      abrazarse en navidad,
      perdonar los errores
      y envejecer juntos.
      Es ese beso dormido,
      el desayuno de siempre,
      el trabajo y el cuidado
      y es ese cuerpo
      a tu lado
      cuando se apaga la luz.

      Un abrazo y toda la felicidad para los dos.

      Eliminar
    2. Gracias de nuevo mary por compartir el poema que no lo lei y felicitar a Ana por ello, me ha gustado mucho y lo comparto totalmente.. despues de la boda fueron tantos los recuerdos que se me escaparon muchas cosas entre ellas esto pero como dice el dicho mas vale tarde que nunca. Besos

      Eliminar
  8. Precioso relato, magnífica boda e idílica pareja. De una boda brotó una relación y otra ceremonia. Felicitar a Isabel por la publicación, mejor narrado imposible. Me sumo al plan de la lluvia, chimenea y una buena lectura como esta ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jarome. Ya sabes que el refrán dice: "De bodas, bodillas". Y he conocido a más de una pareja que se ha conocido en una boda. Pero la boda del flechazo de esta pareja fue especial, porque duró una semana entre fiestas preboda y celebraciones postboda. Hasta hicimos todos los invitados (y Fernando y Patri, también, por supuesto) un tour por la Selva Negra con lo romántica que es (pueblitos, bosques, cascadas...), o sea, que todas las circunstancias estaban a favor del emparejamiento ¿Qué podían ellos hacer sino rendirse a lo inevitable?
      PD: Yo también me sumo al plan. El día está para eso. :-)

      Eliminar
  9. ¡Bonita historia,Isabel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elvira. Ya sabes que algunas historias de amor son bonitas: chico y chica se enamoran y viven felices para siempre. Yo, que he ido en este último mes a ¡3 bodas!, me he visto emocionándome en cada una de ellas. En ellos está la capacidad de que siga siendo una historia bonita, cosa que espero de corazón.

      Eliminar
  10. Así es amiga, el flechazo en el amor existe, te llena de mariposas revoloteando y estremeciendo tu cuerpo, tu alma, tu corazón y cabeza, vive la ilusión y la esperanza
    Maravilloso momento que hay que mantenerlo día a día, enriqueciéndose con bondad, comprensión, cabeza y sobre todo, mucho amor. Les deseo lo mejor.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Pili. También es verdad que mucha gente desconfía de esos amores a primera vista y los prefiere de cuarta o de quinta vista, después de ver muchos casos en que el príncipe azul se va decolorando o la princesa se convierte en la bruja Piruja. Pero démosle un voto de confianza a ese instante maravilloso en que miras a los ojos a alguien, le sonríes y el mundo se pone patas arriba. Es de los momentos más fantásticos de la vida.

      Eliminar
  11. America Esperanza León González19 de octubre de 2015, 16:38

    Aish! Que preciosidad de historia. Y sí, claro que existe el flechazo y si no fuera así, habría que inventarlo. Gracias Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, América. El sábado, que fui a la peluquería por otra de las bodas de este mes tan matrimonial, leí en la Biblia de las pelus (es decir, el "Hola") la entrevista que le hacían a una diseñadora llamada Anine Byng. Su lema, decía, era "you know when you know", "cuando lo sabes, lo sabes" (lo tenía escrito hasta en un enorme cuadro en el salón de su casa), una intuición para ella tan fuerte que era más bien una certeza que presidía su vida, tanto para los negocios como para las relaciones. Contaba que cuando conocíó a su marido fue así. Dice: "Nos miramos y fue "te encontré. Tú eres mi hogar". Sí, el flechazo existe y de él dan fe miles de parejas.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Ana Salazar Bethencourt19 de octubre de 2015, 16:50

    Precioso. Que sean muy feluces
    Perdon. Felices

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa la paranomasia, Ana. Sí, que sean felices y tengan momentos de esa placidez que tanto se le parece.
      Pero que también sean feluces, que se parece algo a la luz que puede iluminar sus vidas. Y felaces, que se parece con feraz y la fertilidad que les puede bendecir con hijos y nietos.
      Lo que nos les dejaremos nunca que sean es feloces uno con el otro, sino muy cariñosos.
      ¡Ay, Dios, estos teclados paranomásicos nos van a chiflar! ;-D

      Eliminar
  13. Estoy con Saltador...me gusta su "usted", su respeto hacia ti y lo que te dice. Primero, claro está, has escrito un post muy rosa, que se presta a tal respuesta. Besos, señora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan sus opiniones y ese toque original que le da a todos sus comentarios.
      Y sí, de vez en cuando hay que escribir, en este mundo que cada vez se está volviendo más gris, un escrito rosa (o muy rosa). Nos demuestra que no todo está perdido ;-D.
      Besos.

      Eliminar
  14. Tus relatos nos alegran el corazón. Gracias Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sole. Menos mal que en la vida ocurren hechos -un flechazo, una canción, una caminata por el monte, una fiesta con amigos, un baño tempranero en aguas claras...- que nos alegran y nos distraen de tanta noticia periodística que causan todo lo contrario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Jane precioso escrito y muy acertado!! Gracias por este regalo!!No hay dinero que pueda pagar unas palabras tan bien escritas y con tanto sentimiento. Me has emocionado!! Un beso enorme Jane y, una vez más, gracias por estar siempre cerca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Fernando, por todo el trabajo que han tenido tú y Patri para darnos a los familiares y amigos una boda de ensueño: original, divertida, llena de detalles y de cariño. No cuento aquí ni la mitad. Lo más bonito es que se vio lo que los quiere la gente. En el discurso de Julio estuvo claro cuando habla de ti: "Lo más difícil de este hombre es no quererlo". Sigan siendo así, generosos y amables. No crean que es tan fácil.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  16. Que bonito Isabel, algun dia te contaré mi historia que tambien es muy bonita como todas. El enamoramiento llega derrepente, pero el amor, cariño, ternura y sobre todo estar convencido de que no podrias vivir sin esa persona, eso viene despues y cuando se llegas a esa conclución te dices a tí misma. he cumplido mi misión en la vida, me he casado con el hombre de mi vida, he tenido dos hijos maravillosos y dos nietos que aunque son dos trastos los adoro y sobre todo he sido y soy muy feliz. S E PUEDE PEDIR MAS??...UN BESO ERES UN ORGULLO PARA TODAS...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen, y todos mis deseos de que sigas teniendo momentos felices. Ya me dejaste intrigada con tu historia. A ver cuándo me la cuentas.
      Un beso grande y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  17. Gracias Isa por poder ver la boda de Fdo y Patricia , es el hijo de Paloma y Servando. Da mucha alegría ver una pareja tan feliz.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue tan bonita, Elena, como la que vivimos juntas hace un mes. Y como aquella, fue también un testimonio de una pareja estupenda, que se quiere mucho y a la que queremos mucho.
      Un besote.

      Eliminar
  18. Qué bonita historia de estos enamorados a los que les deseo una vida llena de momentos entrañables que realmente llenen sus vidas. Y tú que bien lo cuentas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Las historias de amor compensan los problemas de la vida con esos momentos que dices. Y compensan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Sí, Isa. Debemos tener un sexto sentido que nos indica la persona que va a ser para nosotros. Mi padre estaba en Aracena (Huelva), cuando vio a mi madre bajarse del autobús que llegaba de Alajar. Él dijo a un amigo con el que estaba que se casaría con ella, y así fue.
    Yo conocí a Mane en la Universidad de Sevilla y empezamos a salir aquel precioso mes de abril del 65, en plena feria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez leí un cuento de Jardiel Poncela, creo, (no me acuerdo del título, lo leí hace unos 50 años, por lo menos), en el que habla de que en los humanos se había atrofiado el sexto sentido que nos permitía elegir a "nuestra media naranja". Pero alguien lo regeneraba o algo así, y a la pareja protagonista llegaba el destinado a la mujer. Ella nada más verlo, lanza un grito y se va con él, recomendándole al marido que parta en busca de la suya.
      Llamémosle sexto sentido, química, feeling... pero desde luego algo debe haber para que nos gusten unas personas y no otras. A mi abuela le gustaba para mí uno de mis amigos, y por más que me cantó sus virtudes a mí ni fu ni fa. Y ahora se van a cumplir también 50 años del momento en que me quedé enredada en la sonrisa del que es mi marido, y pienso celebrarlo con él.

      Eliminar
  20. Yo creo que Friburgo tiene la culpa de que la gente se enamore: con sus canales, la catedral, la selva negra, la cerveza alemana,... Y lo digo por experiencia... Nos alegramos mucho que de una boda haya salido otra boda y sentimos no haber podido compartir ese día tan especial con Patri y Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Jesús. Un buen escenario (y Friburgo lo es) es el mejor telón de fondo para una historia de amor. Nadie puede resistirse a un atardecer romántico ante la silueta de la catedral, rozando los canales en donde las friburguesas empujan a sus novios para que se queden siempre allí.
      Nosotros también los echamos de menos. Un abrazo grande.

      Eliminar
  21. Qué entrada más romántica, qué regalos más monos y qué novios más guapos!!

    Entrar aquí, en tu casa, y salir con una sonrisa en los labios es todo uno!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Loque, ¡y eso que no viste el fulard que nos regalaron a todas (el mío es azul)...!
      La verdad, Loque, es que este mes ha sido todo de celebraciones y encuentros bonitos, de esos que te hacen sonreír.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Que historia tan romántica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo es, porque hay flechazo, amor, casualidades y final feliz ¿Qué más queremos?
      Un saludo.

      Eliminar
  23. ¡Precioso post! Sólo me ha quedado la duda de qué es un abanador. ¡No lo he oído en mi vida! Imagino que un abanico, ¿no?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola.
      "Abanar" es un canarismo y significa sobre todo "hacer aire con un abanador" (también significa saludar con la mano o espantar las moscas). El abanador (otro canarismo) es un instrumento para avivar el fuego que generalmente es un palo con un cartón grueso o una superficie de palma. En la última foto lo ves en el centro con las letras P&F. El abanico, aunque tiene una función parecida es más elaborado.

      Eliminar
  24. Qué bien hace leer estas cosas! Gracias, Jane!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, sí, Christparke! En tardes depres no hay nada como una historia grata en la que todos son felices y comen perdices. Bueno, y en las no depres, también...

      Eliminar
  25. Precioso blog !!!!! Me hiciste llorar de emoción !! Muy , muy bueno . Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lloré de emoción en la boda, en el momento de la ceremonia, cuando hablaron los amigos, cuando los vi tan contentos... Y tú y yo hemos llorado de emoción también tantas veces juntas... Un buena llorada de estas limpia el alma.
      Muchos besos.

      Eliminar
  26. Isa, me ha encantado tu escrito de hoy ¡¡¡que viva el amor!!! Y para Patri y Fernando, mucha felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todos los buenos deseos se traducen en caudales de felicidad, Patri y Fernando están ya abastecidos para siempre. Me comentaba Patri hace unos días que se habían visto abrumados por la cantidad de felicitaciones y buenos deseos que les había llegado de todas partes. Eso, le dije yo, les pasa a la gente que todo el mundo quiere.
      Y que viva el amor, Úrsula.

      Eliminar
  27. Estoy de acuerdo con que el flechazo existe, de hecho yo me enamoré de mi marido así, con un flechazo... Y sí, entré en un pub, al que iba todas las semanas, y él estaba allí. Aunque no había estado allí ninguna de las veces anteriores que yo había ido (y habían sido muchas), estuvo allí en el momento adecuado. Y nos miramos a los ojos... Y de repente han pasado ya quince años.
    Una bonita historia, la que nos cuentas. El que sea real la hace más mágica aún. Preciosa manera de contarlo.
    Por cierto, me encantan los detalles de la boda.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito también tu flechazo, Trescatorce. El mío fue por el estilo. Estaba en 1º de Filosofía y nos invitaron los de Ciencias a una macroexcursión que hacían por San Alberto Magno (el 15 de noviembre). Era a una piscina en el Puerto de la Cruz: baño y baile por la tarde. Estuve a punto de no ir, pero mis amigas me animaron. Y nada más subir a la guagua, miré al fondo y él estaba allí con una guitarra ¡y me sonrió! Ese día ya no nos separamos y hasta hoy. El 15 de noviembre hace 50 años de esa excursión.
      Muchos besos.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html