lunes, 19 de diciembre de 2016

A vueltas con los fantasmas de la Navidad




Si como a Scrooge, el protagonista del "Cuento de Navidad" de Dickens, se me apareciera el fantasma de las navidades pasadas, seguro que me traería el olor del cabrito en adobo que hacía mi madre en Nochebuena, el sonsonete de los niños de San Ildefonso con el que se abría en mi casa la Navidad, o las figuritas de barro del nacimiento con las que jugábamos (y que a la que no le faltaba un brazo, le faltaba una pierna).


Pero cuando le tocara el turno, con su arrastrar de cadenas, al fantasma de las navidades presentes, llegaría cargado, no sólo de compras, comilonas y vídeos musicales ad hoc, sino también de miles y miles de listas.

Las personas despistadas y casi organizadas como yo las necesitamos como agua de mayo para funcionar en la vida. Y en estas fechas, más. Me aparecen por todos lados: en bolsillos, en monederos, en 7 u 8 libretitas que tengo repartidas en cada bolso, en los post-it de la nevera, tiradas sobre la mesa... Las hay vulgares listas de la compra, lejos del exotismo y la magia de las de, por ejemplo, Harry Potter cuando va a comprar el material para el colegio en el callejón Diagon:
- Tres túnicas sencillas de trabajo (negras)
- Un sombrero puntiagudo (negro) para uso diario.
- Un par de guantes protectores (piel de dragón o semejante)
- Una capa de invierno (negra, con broches plateados)
- 1 varita
- 1 caldero (peltre, medida 2)
- 1 juego de redomas de vidrio o cristal...


También aparecen listas de cosas que tengo que hacer, no tan divertidas y extrañas como la que Poppy, la protagonista de "Tengo tu número" de mi admirada Sophie Kinsella (mucho me ha hecho reír), hace antes de casarse con un intelectual:
- Convertirme en experta en filosofía griega.
- Aprenderme de memoria todos los cantos de La Odisea.
- Aprender palabras largas para el Scrabble.
- Recordar: soy hipocondríaca.
- Ternera strogonoff. Conseguir que me guste (¿Hipnosis?).

Y es que en esto de las listas también hay clases y las mías son más normalitas, más de andar por casa. Pero eso no quita para que no tenga con ellas un doble problema. Por un lado, se me pierden muchísimas veces. Una vez, una de mis alumnas me entregó una que, por lo visto, me dejé en clase, diciéndome: "Ya sé todo lo que los Reyes Magos le van a dejar a sus hijos". Y por otro lado, a veces ni yo misma las entiendo. Esta semana encontré una que decía:
- Ver si está funcionando
- "Se vende"
- Sueños de piedra
- 7 de diciembre
- Alcaparras
¡No me dirán que no parece más bien un mensaje encriptado de espías para el Día D que una lista con fundamento!

A pesar de todo, si me visita también el fantasma de las navidades futuras, lo tengo clarísimo con lo que quiero que me traiga, una lista con una sola cosa: que haya muchas navidades futuras.
Y que brindemos por ellas juntos ¡Feliz Navidad!




38 comentarios:

  1. Carmen María Duque Hernández19 de diciembre de 2016, 11:07

    Gracias a ti mi niña, eres tan amena. Paz, Amor y Armonía para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras y por tu compañía durante todo el año. Como te digo, eres de las sufridoras.
      Y ojalá el fantasma de las navidades futuras nos trajera esos 3 deseos.
      Un abrazo grande,

      Eliminar
  2. Hermosa reflexión navideña y real como la vida misma.....todos hacemos más o menos lo mismo, especialmente a estas alturas de la vida, el más importante de todos el tercer fantasma y el más grato el primero, los recuerdos casi siempre son hermosos...el segundo produce mucho dolor de cabeza.....
    Feliz Navidad para todos y de todos.....un abrazo y no dejes nunca de votar vivencias....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jesús, el de las presentes a lo mejor tendría que ser el más importante porque es lo que tenemos ahora. Antes de que se convierta en pasado, vamos a proponernos este año disfrutar a tope de ese árbol encendido, de la bolita que los nietos nos rompen, de la mirada encantada de ellos, de hacer un plato rico para que todos lo prueben y digan "mmmmmmm..."... Y también de ese contacto obligado con los amigos como tú en el que les digamos que, aunque no nos veamos mucho porque la vida es así, los tenemos presentes siempre y los queremos.
      Pasen una feliz navidad. Un abrazo grande para todos.

      Eliminar
    2. Tienes razón, el problema es que las dichosas listas no nos dejan ver la parte positiva de la fiesta.....Afortunadamente nosotros seguimos teniendo la suerte de disfrutar muchísimo de la familia y de las pequeñas cosas que nos brindan estos días.....
      Los recordaremos desde La Palma.....

      Eliminar
    3. Ya estoy viendo el ambiente de Los Sauces con las rondallas, Lo Divino y todo eso. Estoy segura de que lo pasarán estupendo. La clave está en lo que dices: valorar las pequeñas cosas y tener cerca a la familia.
      También los recordaremos.

      Eliminar
  3. Feliz Navidad, Isabel, y que haya muchas más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso de que haya muchas más por detrás que por delante es un fastidio, la verdad. Pero así es la cosa y lo que queda es pedir que las que vengan sean igual de pacíficas y placenteras que las que hasta ahora han sido. A ver si el fantasma de las futuras nos hace caso.
      Felicidades y un abrazo grandote, Sole.

      Eliminar
  4. Hola, guapa.
    Que no me creo que seas despistada. Lo que pasa es que si se tienen frentes que atender, en todas las direcciones, difícil no despistarse. Así lo he puesto en mi introducción a tu divertido post de hoy, cuando lo compartí.
    Como decía Gladys (q.e,p.d.), me supo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sí lo soy, lo juro. Ya mi marido, cuando he dejado algo al fuego y me olvido, a punto de quemar la casa, me mira con cara de pena (¡la pobre!). A lo mejor es por lo que dices: demasiados frentes y en la cabeza no cabe más que lo que cabe. Es una interesante teoría y la próxima vez la diré en mi defensa.
      Muchísimas gracias por tus palabras y por compartir el post. Los blog, igual que los libros, tienen que volar.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  5. A estas alturas, Isa, creo que ninguna escapamos a las "listas"...ya son cotidianas y necesarias en nuestra vida. Esa que dices que encontraste con el 7 de Diciembre.....no seria un recordatorio de que al dia siguiente tenias una amiga, muy querida por cierto, que felicitar por otro cumple???? Ja.ja.ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, hubiera puesto 8 de diciembre. seguro. Además en mi agenda tengo las fechas de cumpleaños de las personas a las que quiero. No suele olvidárseme jeje. Supongo que era algo que tenía que hacer ese día, vete tú a saber.
      Y ahí seguiremos nadando en listas.
      Un besote, Ligia.

      Eliminar
  6. Querida Isa, ha sido un verdadero placer leerte todos los lunes.Te deseo una y todas más Navidades felices y rodeada de toda tu familia.Un gran abrazo y salud! Chin,chin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Begoña, también ha sido un placer haber contactado contigo después de tanto tiempo (Gracias, Clari). Brindaré por ti estas fiestas, chinchín (me acabo de enterar que chinchín no es el sonido de las copas al brindar, sino que viene del chino ch'ing ch'ing que significa "por favor, por favor" que es su forma educadísima de invitarte a algo. Nunca te acostarás sin saber una cosa más).
      Feliz Navidad. Un abrazo grandote.

      Eliminar
  7. Las Navidades que han pasado, han quedado allí, en el pasado. Los sillones vacíos deben ser ocupados por nuevos componentes de la familia y en extensión por amigos. Nunca aquellos han de quedar vacantes. De ellas debemos tomar las agradables costumbres que recordamos y transmitirlas engalanadas con el mismo cariño con el que las recibimos en su día.
    Y además les daremos, a la presente y a las futuras que nos toque disfrutar, un toque personal que las haga más nuestras, y más suyas. Que nuestros descendientes sueñen con ellas de la misma manera que lo hicimos nosotros en su día. Me niego a renunciar a ello.
    Así que con este espíritu positivo te deseo que pases unas excelentes fiestas. Ya habrá tiempo de adelgazar y ahorrar. Aprovechemos que son dos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bravo por el espíritu positivo. Mis nietos mayores (13 y 11 años) por primera vez van a participar activamente en la fiesta haciendo su amigo invisible y su poesía. ¡Y si vieras la ilusión que tienen...! Este año seremos 29 a la mesa en nochebuena.
      Nunca hemos dejado de celebrar las fiestas tampoco. Mis padres murieron en diciembre los dos, mi madre hace 20 años y mi padre, hace 10. Pero esas navidades, a pesar del dolor y la pena, celebramos la navidad los recordamos y nos congratulamos de la suerte tan grande que tuvimos con tenerlos y quererlos.
      Pasa unas navidades estupendas. Y los propósitos de año nuevo, eso, que sean para año nuevo. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues en mi caso, mi madre nos dejó un 8 de diciembre. Ese año nadie quiso celebrar la Navidad así que me prometí que aquella soledad no volvería a repetirse. De eso hace ya más de 20 años y todos los siguientes he reunido en mi casa a familia, tanto de la mía como de la de mi mujer. Año tras año, los sillones que han ido quedando vacíos los hemos cubierto bien con otras personas -incluso amigos- o bien haciendo más recoleta la mesa y más suntuosa la presentación, árbol y belén. Claro que, mis deseos han sido satisfechos por mi mujer: otra de las mujeres importantes y necesarias de mi vida, sin duda la más importante. Y, no veas la fanfarria que montamos en la Cabalgata de Reyes. En fin, soy un niño grande. Otro abrazo.

      Eliminar
    3. Yo también las vivo con la misma ilusión de cuando era pequeña. O más aun, porque ahora soy consciente de que son días preciosos que no van a ser para siempre. A disfrutarlos y a vivirlos intensamente, fanfarrias incluidas.

      Eliminar
  8. Jajaja, qué buen tema. Tienes toda la razón: yo hago anotaciones en el móvil en la aplicación "notas" (valga la redundancia) y el otro día cuando las leí me pareció entrever un mensaje encriptado: una cifra en euros (¿¿de qué??), una fecha de cumpleaños (¿¿de quién??) y un nombre de un medicamento (¿¿para qué??).

    En fin, que somos como somos, pero espero lo mismo, ¡que tengamos muchas navidades por delante!

    Felices fiestas, Isabel, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me recuerdas a mí. Hasta a veces en una fiesta empiezan a contar chistes graciosos y yo voy y apunto alguno para contarlos después. Claro, luego te encuentras anotado en un papel "el de la farmacéutica y el perejil" y ya me dirás de qué iba, ni idea.
      Un besote y pasemos un ratito de estas navidades sin listas ni nada (total, no nos vamos a acordar después de lo que eran) ¡A disfrutar!

      Eliminar
    2. Me pasa lo mismo que a Chelo :D Fíjate que me sorprende que seas despistada. Quizás es por todas esas referencias literarias con las que nos deleitas en tus posts :)

      Felices fiestas!

      Eliminar
    3. Es que soy una mezcla de despistada y organizada. Soy muy organizada (fíjate que tengo las especias por orden alfabético...). Y desde que me jubilé hace 8 años, anoto todos los libros que leo (que son muchos, de 7 a 9 al mes), con argumento, citas que me hayan llamado la atención, mi crítica... Por eso y porque tampoco soy excesivamente desmemoriada, puedo hacer referencias literarias. Después de todo en mi profesión eran necesarias. Pero claro, hay muchas cosas (citas, cosas que tengo que hacer, compras, eventos...) que si no los apunto en listas , se me solapan, trastocan y a veces se me olvidan. Por no hablarte de los calderos que he quemado cuando me olvido de poner un reloj avisador.
      Gracias, Dorotea, un abrazo y felices fiestas.

      Eliminar
  9. Ay, mi niña, todo lo que conté en wsap del grupo, que me había pasado hoy, concuerda con lo que te pasa a ti. Las locuras de las compras, llena de paquetes, pensando en lo poco que queda para la Navidad y yo con estos pelos, hizo que me encontrara saliendo de una farmacia con una bolsa amarilla que no era mia ni de mi hija, qué me acompañaba. Y empieza la batalla y el perplo por las tiendas buscando al propietario de la dichosa bolsa amarilla conteniendo un neceser con diversos enseres. Al fin apareció una señora, que se la habia dejado en el mostrador de una farmacia. Pero ahi no acaba la historia. Mi hija se fue a su casa y entré en una ventita a comprar tomates y me doy cuenta que no tenia la compra de la farmacia. Vuelta otra vez a desandar lo andado. Se me ocurre llamar a mi hija y me dice: lo de la farmacia lo meti en mi bolsa y lo tengo yo. Pues ahi voy a su casa a buscarlo. Al rato de estar en casa, suena el portero. Mi hija: tu te llevaste las llaves del coche en tu bolso?. No, te las dejé en tu casa. Pues mira a ver porque yo no las tengo. Nada, revolvi los paquetes, vacie el bolso y aqui no estaban. El coche estaba aparcado en mi casa asi que le dije: vuelve a tu casa a buscarlas porque aqui no están. Y ya muerta de risa, le digo: vete en el coche, no vayas a ir caminando para volver a subir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que a nosotros nos pasó en el metro de Londres algo parecido? Íbamos un grupo de amigos y al salir del vagón, uno de ellos cogió una bolsa que estaba al lado y sale corriendo diciéndonos: "¡Eh, que te dejabas esto!". Se cierran las puertas, el metro se va y la bolsa no era de nadie. Había dentro unos leggins y una camiseta recién comprada en Camden. Me imagino la cara de la chica a la que mi amigo se la "robó". Pero esas cosas pasan cuando vas cargada de paquetes ¡y más en estas fechas!
      Nos vamos a ganar a pulso el título de despistadas nacionales. Pero tienes que reconocer que lo de tu hija y tú hoy se lleva la palma. Por lo menos sirvió para reírnos un rato.
      Un beso grande, Ani.

      Eliminar
  10. Me ha encantado la lista de las alcaparras. Los "Sueños de piedra" eran para mí (ya hace tiempo porque fue el libro con el que terminé las lecturas de 2016).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por Dios, pues una cosa resuelta de mi lista. Ya sólo falta saber que era lo que tenía que funcionar, para qué quería el cartel de "se vende" (no tengo intención de vender nada), qué pasaba el 7 de diciembre y a qué le iba yo a poner alcaparras (¿a una salsa tártara?).

      Eliminar
  11. ¡Qué bonita entrada, Jane! Mira que yo no soy mucho de listas, o eso digo, porque al final parece que sí que tengo listas para todo, porque como soy muy despistada, si tengo que hacer algo, me olvido. Ahora las tengo todas en mi Bullet Journal, que parece que no pero al final me está resultando útil y todo. Precisamente hoy hacía una lista de cosas que tengo que hacer al menos un día a la semana: leer y comentar los blogs, escribir cartas, contestar posib. les comentarios de mi blog... Hasta ese punto llega mi vida ahora mismo.
    Me cuesta mucho pensar en mis navidades pasadas, precisamente por los sillones que faltan, dos de las personas más importantes de mi vida (mi abuela y mi padre), pero es que además mis recuerdos no son muy gratos. Lo pasábamos muy bien, pero acabábamos siempre escuchando discusiones... Y aún así lo hecho de menos... Qué le vamos a hacer.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tienes que decir qué es eso del Bullet Journal que suena tan bonito (para seguir haciendo listas).
      Hoy leí en el periódico un artículo de Almudena Grandes que hablaba precisamente de las discrepancias. Nombra las distintas opciones (políticas y sociales, sobre todo) que hay dentro de una familia y que hacen inevitable que a veces se monten discusiones alrededor de una mesa. Por eso dice "creo que nada, excepto la paciencia, es tan importante como el ánimo pacífico para que todos lleguemos enteros y razonablemente unidos al 8 de enero". Y al final dice: "mi doble deseo es paz y paciencia, sobre todo mucha paciencia".
      De todas formas, tu recuerdo, a pesar de las discusiones, es que lo pasabas muy bien.
      En mi mesa hay más huecos pero siempre recordamos los buenos golpes de antes. Yo también los echo de menos.
      Que tus navidades sean buenas.
      Besotes.

      Eliminar
  12. Me encantaron tus reflexiones, Jane. Yo también hago listas y cuando llego a las tiendas casi nunca las encuentro ¡Menuda calamidad! Muchos besos y feliz navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, encima si vas a un Chino (por lo menos al que está cerca de mi casa), van y te encierran el bolso dentro de otra bolsa de tela y no lo puedes sacar hasta que llegas a la caja. El otro día sabía que mi lista tenía 4 cosas pero sólo recordaba 3, así que una se quedó sin comprar. Entre eso y las que no sabemos dónde las pusimos, yo no sé qué utilidad tienen las listas.

      Eliminar
  13. ¡Fantástico! Tu lista de las alcaparras es insuperable.
    Recomiéndame un libro o dos de Sophie Kinsella, por favor, que me ha hecho mucha gracia. La cosa es que creo haber leído uno ya pero no caigo en cuál.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sophie Kinsella es la autora de una serie de novelas muy divertidas llamada "Loca por las compras" que ha sido llevada al cine. Pero a mí me gustan mucho "La reina de la casa", esta de "Tengo tu número", "No te lo vas a creer" y "Una chica años veinte". En todas la protagonista femenina cuenta su historia. Son novelas para pasar el rato, nada profundas (nada de hablar del sentimiento trágico de la vida), pero escritas muy bien y con mucho sentido del humor. Yo las llamo "novelas de avión" porque te duran lo que un viaje a la península, por ejemplo, y son tan entretenidas que no te fijas en los ruidos perturbadores que hacen los motores.
      Un beso, Alicia, y gracias.

      Eliminar
  14. Me uno a tu petición, sí que hayan muchas navidades futuras y podamos felicitarnos y brindar juntas, un abrazo grande y ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Ursulita, ¿qué sentido tendrían unas navidades sin todas estas felicitaciones y sin los brindis hasta por las cosas más disparatadas?
      Hoy me dio por documentarme e igual que le dije más arriba a Begoña, también me enteré que "brindis" viene del alemán "bring dirs" que significa "yo te lo ofrezco", fíjate tú. Y que se chocaban las copas para que el líquido saltara de una a otra y así se demostraba que no te querían envenenar. Cariñosos los antiguos.
      Nosotras sí que lo somos. Un abrazo grande y feliz navidad.

      Eliminar
  15. Hoy Jane has tocado el punto débil de muchas de nosotras. Hago la lista de la compra, nunca la llevo. Voy de viaje y me apunto los sitios interesantes y los miro pasado el lugar,y así creo controlar, no vivo sin mis papelitos por todas partes. Bueno ya me conocen lo despistada que soy. A todas éstas a seguir celebrando la Navidad con felicidad y el amor de los que están y el recuerdo de los que nos han dejado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, con los viajes otro tanto de lo mismo. En los últimos llevaba mis artículos y mis notas de sitios buenos para comer o ver. Total, cuando los iba a mirar, ya me había pasado de ruta. De todas formas, cuando era joven (más) y empezaba a viajar, quería controlarlo todo, ir a todos los sitios recomendados, no perderme nada... Ahora con los años he cambiado la forma de viajar. Prefiero conocer mejor un sitio que mal, un montón de ellos, y muchas veces dejarme llevar por las circunstancias e ir un poco a lo que salga. Sin listas ni recomendaciones.
      Feliz Navidad, Carmen, para ti y para todos los tuyos.

      Eliminar
  16. Muchas navidades futuras, sí señora. Yo también te deseo lo mismo y poder disfrutarlas juntas y con mucha salud.
    Si te sirve de consuelo, yo también soy de listas. Este hábito me ha acompañado siempre, desde que recuerdo. Listas de la compra, listas de cumpleaños, listas de cosas por hacer (los lunes incluyo leer blog de Isa), listas para enviar felicitaciones (ahora ya todo lo hacemos con el teléfono inteligente), listas de llamadas importantes que realizar e, incluso, listas de equipaje para no dejarme nada olvidado.
    Este año quiero una lista de deseos muy corta. Toneladas de PAZ y estabilidad para los países que sufren la mala gestión de los gobiernos despiadados y kilos de ESPERANZA para sobrevivir a la situación con dignidad.
    Para mí y los míos, qué mejor que dar gracias cada día por haber sido bendecidos por Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Cande, cuántas veces me he dejado olvidado algo en un viaje! "Pero ¿no lo tenías apuntado?", me dice mi marido. "Sí, pero no lo miré". ¿Será excesiva e injustificada confianza en mi memoria?
      Tu lista de deseos es lo que queremos todos. Anoche se me saltaron las lágrimas cuando vi al camión arremetiendo en Berlín contra un mercadillo navideño. La muerte arrasando la vida.
      Que entre también un poco de cordura en este mundo tan loco. Y que sea la vida un valor sagrado para todos.
      Feliz navidad, Cande.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html