domingo, 21 de junio de 2009

Noche de San Juan bendito




Yo me puse de parto por primera vez una noche de San Juan hace 37 años. Según mis cálculos todavía faltaba un mes y pico para que naciera mi hija y esa noche fuimos a ver a unos amigos que se casaban al día siguiente. Tomamos algo en la terraza de su casa en el barrio de la Salud, viendo las hogueras que en aquel entonces llenaban de humo y luz la noche chicharrera.
Al llegar a casa pensé que algo me había sentado mal y le pedí a mi marido que me hiciera una manzanilla. Y entre manzanilla y manzanilla, de repente caí en la cuenta de que probablemente estaba dando a luz.
Mi hija siempre ha sido así. Si la citan a las 9, ella ya está plantada una hora antes esperando el santo advenimiento. Y para nacer no iba a ser menos. En lugar de ser como su hermano que, 3 años más tarde, casi viene de 10 meses (yo nunca he tenido partos normales de 9 meses), no. Me dejó sin boda de amigos, sin la gimnasia preparto que iba a hacer después de terminar las clases en ese mes que me faltaba, y sin poder comprar ropita para ella, que también tenía previsto hacerlo ese mes. De hecho, la vistieron con cosas de la clínica, mientras mi madre y mi hermana salían escopetadas a comprarle pañales y faldellines.
Así que el día de San Juan siempre ha sido especial en mi casa. Siempre ha habido fiesta de cumpleaños y, cuando nos vinimos, 8 años después de nacer mi hija, a vivir al campo, la celebración se acompañó siempre también de una hoguera con el muñeco correspondiente en su cumbre.
Los niños pasaban cerca de un mes recolectando palos, cartones, ramas, cajas, alguna silla rota… Buscaban trapos y sombreros para hacer un muñeco tamaño natural que a mí siempre me recordaba a los “mayos” que en mi niñez hacía mi abuela: el día 1 de mayo abrías los ojos y allí enfrente de tu cama estaba el “mayo”, con su cara de trapo y su sonrisa roja, dándote de paso un susto de muerte. No sé de dónde venía esa costumbre de mi abuela pero ella se partía de risa. Los muñecos de mis hijos, sobrinos y niños de los alrededores no eran tampoco difíciles de hacer: rellenaban una escoba y un palo atravesado y allí estaba “Telesforo” o “Pancracio” o como quiera que lo llamaran. Lo realmente difícil era evitar que encendieran la hoguera a las 5 de la tarde.
Hoy los alrededores de mi casa están ya asfaltados y no hay terreno para hogueras. Pero, dentro de la celebración por el cumpleaños de mi hija, está también el verlas en el valle, aspirar el olor a madera quemada, oír a cierta distancia las risas y los petardos de los niños, y ya, de noche, después de la cena, con velas en la mesa en homenaje a los fuegos de otros tiempos, cantar al son de la guitarra la canción sabandeña: “Noche de San Juan bendito, alumbrada por hogueras…”

Feliz cumpleaños, hija. 

21 comentarios:

  1. Con super Luna Llena.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Araceli, va a ser una noche preciosa, de las de brujas montando en escobas... Ah, no, "que les quemaron la escoba que barría en el pajar". A disfrutarla como yo lo voy a hacer.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tanto y tanto y tanto.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a la vida por que estés conmigo.

    ResponderEliminar
  5. (Hace 4 años)
    Felicidades a una chicharrera y a otra, como no se con cual quedarme lo hago con las dos, jajaja

    Lo paso deliciosamente leyendo a ambas, bss!!

    ResponderEliminar
  6. Este fue uno de los primeros comentarios de mi amigo Gangas. 4 años ya juntos, ¿eh? Un año de estos a ver si te desvirtualizo y nos tomamos un vinito en tu tierra, que bien buenos que son. Gracias, Gangas, gracias, José María.

    ResponderEliminar
  7. (Hace 4 años)
    ¡ felicidades a las dos !. Tiene un encanto especial la noche de San Juan. Desde que era pequeña mi madre me llevaba a las hogueras y me hacía lanzar una piedra (tenía que caer en el centro para cumplirse) pidiendo un deseo, no he dejado de hacerlo ni una sola vez desde la primera, ahora siempre llevo a mis hijos conmigo y veo en ellos el mismo nerviosismo y la misma ilusión que tenía yo. Empiezas pidiendo deseos de niño y se te cumplen, luego, a medida que pasa el tiempo cada vez se lo pones más dificil a San Juan, pero yo no dejo de hacerlo, mira que si alguna vez la piedra vuelve a caer en el centro y se me cumple eh. Que cada cual vaya pensando en su deseo que se acerca la noche de San Juan. Voy a colgar en mi blog una foto de la hoguera en la que pedí mi deseo el año pasado en el fondo del barranco de Valle Jiménez, era preciosa , el chico que la hizo lleva desde niño ( y ya lo hacían antes su padre y su abuelo ) montando la hoguera, el año pasado enseñaba por primera vez a su hijo a montarla con él. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Fíjate qué casualidad, Ancaria. Este año va a ser el segundo que voy a una hoguera de San Juan en María Jiménez. El año pasado me impresionó verlas en el fondo del barranco iluminando las montañas y la noche. No sabía lo de los deseos pero voy a empezar, que nunca es tarde.

    ResponderEliminar
  9. (Hace 4 años)
    ¡Felicidades, mozas!
    Me alegro infinito de tener la posibilidad de leeros.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Matahari. También tú estás desde hace 4 años visitando esta casa y yo me alegro también infinitamente de contarte como amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. (Hace 4 años)
    Hija, ¡viva la madre que te parió!. Madre, ¡viva la hija que pariste!. Muchas felicidades a las dos y sí, sí que tiene que ser muy especial para ti, querida Jane, la noche de San Juan. Que ese fuego que la representa siga reavivando tus recuerdos y que nosotros sigamos disfrutando de ellos.

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel Daniel22 de junio de 2013, 23:26

    (Hace 4 años)
    Felicidades a ti, lo de la Dra. Jomeini no tiene mérito pues a ella la nacieron... fuiste tú la que la parió, así que todo el mérito es tuyo.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Gangas, Ancaria, Matahari, Cehachebé y Miguel Ángel por vuestras felicitaciones. Una de las cosas asombrosas de la red (y que a mí me ha cogido de nuevas) es encontrarte de pronto con personas como ustedes que ya te son familiares y de las que hablamos mi hija y yo como si los conociéramos de toda la vida. Gracias también entonces por estar ahí, al otro lado de las ¿ondas?. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Siempre recordaré la noche de San Juan!hace ya hoy doce años que mi madre hizo una super hoguera y en ella incluyó el tapizado y alfombras de mi mini!Yo que lo estaba arreglando!y ella interpretó que aquellos tapizados no tenían arreglo!joooo...que disfruten brujillas!!Besosss

    ResponderEliminar
  15. Susana, ese fue el origen de la noche de San Juan: hacer hogueras en las que se quemara todo lo viejo para empezar el verano renovados. Claro, que si te tiran también lo nuevo... Yo me acuerdo de tirar en una noche como esta todas las cartas de novios... Era bonito verlas desaparecer en chispas doradas.
    Acabo de llegar de una fiesta con hoguera y la verdad es que he disfrutado, con o sin brujas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Aunque no comento tus relatos, los leo siempre, me reconfortan un monton nos traen a la memoria historias que tenemos guardadas en el fondo de nuetro coco. Recuerdo con mucha nostalgia las hogueras de nuestra epoca , los papelitos con los nombres de los chicos que nos gustaban, los huevos, el buscar maderas por las casas para hacer las hogueras y saltarlas por la noche, la amistad que habia en las calles, todos nos conociamos. Muy distinto a hoy.Bss

    ResponderEliminar
  17. Es verdad, Marta, no me acordaba de que esta noche era también la de los papelitos con el nombre del chico con el que nos casaríamos. También hacíamos una cosa con papas, una sin pelar, otra a medio pelar y otra pelada. Las metíamos debajo de la cama y al día siguiente cogíamos una sin mirar. Y así sabíamos si nos iba a tocar un marido rico, regular o "pelado" ¡Qué manía con querer averiguar el futuro! Además, nunca acertaba.
    Pero sí que se añora lo de la gente del barrio haciendo cosas juntas. Supongo que algo de eso debe perdurar en algunos sitios. Yo hoy estuve en María Jiménez y sí que veía espíritu de barrio allí: hogueras a lo largo del barranco y la gente llevando todavía, cuando íbamos por la mañana, tablones y ramas. Me gustó.

    ResponderEliminar
  18. Toñita Bullarengue24 de junio de 2013, 11:21

    En mi pueblo, Alhama de Murcia, existe la tradición en la que cada 1 de mayo por todo el pueblo la gente se dedica a hacer "mayos" y ponerlos en las puertas de las casas de todo el pueblo imitando situaciones de antaño, como por ejemplo situaciones en el colegio, maestros con diálogos antiguos enseñando a sus alumnos, en los lavaderos las mujeres manteniendo una charla, o en el mercado hablando en pesetas... Es muy bonito y me ha parecido muy curioso lo de tu abuela.

    ResponderEliminar
  19. No sé, Toñita, de dónde sacaba mi abuela esa costumbre que me dejaba taquicárdica, pero es curioso lo que dices porque ayer mismo una de mis amigas me mandó fotos desde Santa Cruz de La Palma contándome que hay ahora en la calle una exposición de muñecos de trapo tamaño natural con escenas cotidianas, como una escena de escuelita con su maestra, 3 niños en sus pupitres de los de antes, los cuadernos, los tinteros... Seguramente también hubo en La Palma (mi abuela era palmera) una tradición de "mayos" parecida a la de tu pueblo.

    ResponderEliminar
  20. Para barrios el mío... ahora vivo en el Barrio de San Juan y ains... el barrio en peso pasea una machanga inmensa hecha de materiales inflamables por todo el barrio y la queman en la plaza dando gritos de ¡viva Juanito que nos cuida el barrio!... Muy pero que muy peculiar y divertido. Besos miles

    ResponderEliminar
  21. Ya me contó hoy tu madre, que me la encontré en Mercadona, la animación y vida que hay en tu barrio. Es estupendo que participes de una experiencia así, el barrio es una "unidad de destino en lo universal". Algo parecido viví también este año en las fiestas de San Juan en María Jiménez, todo el mundo metido en los festejos y buen rollo. A disfrutarlo.
    Otros miles.

    ResponderEliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html