lunes, 6 de agosto de 2012

Sostiene Gomeira: el caso de la santa desahuciada


El escritor Antonio Tabucchi, que murió este año cuando empezaba la primavera, tiene un libro maravilloso, “Sostiene Pereira”, sobre un viejo periodista portugués que reflexiona, sostiene opiniones sobre el tipo de sociedad en la que vive (Lisboa, 1938, dictadura de Salazar) y toma conciencia de lo que hay que hacer frente a ella.
Recordando a Tabucchi, en su honor voy a llamar Gomeira a una amiga que, como su nombre indica, vive en la isla de enfrente, La Gomera, y que me llama de vez en cuando, concretamente desde Valle Gran Rey. Aunque no se parece en nada al héroe portugués (ella no es de tortilla a las finas hierbas, como él, sino más bien de garbanzas),  coincide con él en que me cuenta los pormenores de su vida por allí, analiza todo lo que no sale nunca en los periódicos y reflexiona sobre ello.
Sostiene Gomeira que lo que no pasa en Valle Gran Rey no pasa en ningún lado. Que anda el pueblo enfolinado con la pelea de las vírgenes. Que la cosa empezó, sostiene, porque en La Rajita, uno de los barrios de Vallehermoso, echaron abajo la Fábrica de conservas y, de paso, se cargaron también la ermita que estaba a su vera, dicen que porque no fuera a ser que luego, topando con la Iglesia, no pudieran vender el terreno; pero también sostiene que pudo ser por otra cosa, que la gente allí, mucho jabla, jabla y, a veces, con poco fundamento.
Sostiene Gomeira que con la ermita desapareció la imagen de Santa Marta, la patrona de La Rajita, que vete a saber quién se la mangó y a dónde fue a parar. Los rajiteros, desconsolados y huérfanos, porque un barrio sin patrón es como un bocadillo sin pan, porque a ver entonces en honor de quién celebran las fiestas, rápidamente organizaron una colecta y apoquinaron todos para comprar otra Santa Marta remozada.
Gomeira sostiene que ahora tienen una nueva imagen pero, como en la canción, Santa Marta no tiene tren ni tranvía ni iglesia y, como las colectas no dan más de sí, los rajiteros pidieron aposentarla en la iglesia de Vueltas, otro barrio de Valle Gran Rey, y hacerle allí los agasajos y armar la fiesta correspondiente por todo lo alto. Pero la que se armó fue la de Dios, sostiene, porque los de Valle Gran Rey, sobre todo los de Vueltas, dicen que cómo va a venir esa intrusa a hacerle sombra a la Virgen del Carmen, que es la verdadera patrona. Que Santa Marta nunca ha sido de Valle Gran Rey. Y de Vueltas, menos.
Sostiene Gomeira que el cura, intentando calmar las iras, determinó que podrían bendecir a Santa Marta en la iglesia e incluso hacerle una misa, pero nada de sacarla en procesión, que dicen los enfolinados que hasta ahí podíamos llegar.
Gomeira cuenta que, al final, le hicieron una fiesta de las que a ellos les gustan, con verbenas, fuegos y toda la pesca, pero a la que no asistió nadie de Vueltas, que no se iban a rebajar a dar la bienvenida a una advenediza, que será todo lo santa que quieran pero no está al nivel de una virgen y que viva la Virgen del Carmen.
Pero tampoco, sostiene Gomeira, hay acuerdo entre los rajiteros, que después de todo se criaron viendo desde chicos otra Santa Marta. Me cuenta que le dijo a una: “Uy, Carmita, ¿y cómo no fuiste a la fiesta de Santa Marta?” Y Carmita, remangando la nariz, le contestó: “¡Esa no es mi santa!”.
De todas formas, sostiene Gomeira, al final la fiesta de Santa Marta resultó estupenda, a pesar del cura, de los de Vueltas y del enfrentamiento virginal, porque estuvo en ella el ventorrillo de La Rubana, que hace la mejor carne de cordero de toda la isla, acompañada, además, de ñame guisado y de un vino que te puedes morir. Y no importa un buen rifirrafe, incluso una pelea entre patronas al más alto nivel, si al final se puede catar algo así, según sostiene Gomeira.

22 comentarios:

  1. Me ha encantado y que viva Santa Marta!!!!

    ResponderEliminar
  2. La animadversión que se exhibe en los derbis, ya sean futbolísticos, ya religiosos, siempre me han intrigado: ¿por qué las rivalidades son tanto más intestinas cuanto más parecidos somos? Si nos cuesta tanto ponernos de acuerdo entre vecinos, ¿cómo esperar que nos entendamos entre ciudadanos de países y culturas diferentes? En fin, supongo que no siempre es así y que hay ejemplos de rivalidad sana y bien entendida, como los Juegos Olímpicos.

    Felicidades por el blog, Isabel. Es muy confortable y se leen cosas muy interesantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Martuka. Fíjate qué casualidad, anoche nació Marta, mi sobrina nieta, así que ¡viva Santa Marta!

    ResponderEliminar
  4. La verdad, Andriu, es que yo también me pregunto por la causa del pique entre unos y otros y del "yo más", que luego puede generar esas peleas entre vecinos, entre barrios, entre pueblos, entre islas, entre países... . ¿Estará en los genes, en la agresividad que Lorenz veía como una de las claves de la evolución? ¿O lo fomentamos todos, los profesores con las comparaciones o los padres cuando decimos cosas como "A ver quién se termina antes las croquetas"? Y no creas, también está presente en los Juegos Olímpicos, no te olvides del lema: Citius, altius, fortius. Más rápido, más alto, más fuerte (y rabia, rabia, que yo tengo una medalla de oro y tú te quedaste con 3 palmos de narices)
    Así somos los humanos de absurdos.
    Gracias por tus palabras y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues larga vida a la Santa...y felicidades a la madre, a la tía y a la abuela por la llegada de Martita!!

    Besos, Mayuye

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya filón tienes en Gomeira, Jane, que te cuenta tantas historias de dimes y diretes vecinales!. Con la gracia que te caracteriza, has suavizado los celos y las envidias que suelen subyacer en la competencia y la rivalidad humanas (desconozco si existen en los animales irracionales).
    Creo que todos forman parte de la condición del hombre y la mujer y, creo también, que sólo la educación, desde pequeños, puede domeñarlos, en alguna medida, o encauzarlos en direcciones más positivas y rentables.
    Más sabes tú que yo, de todo esto, y sabes, además, que son temas sin o de difícil solución. De momento, mientras nos lo sigas contando con tanto humor y cercanía, nos los harás más llevaderos.
    Muchas felicidades por la llegada de una nueva heredera, a tan ilustre familia, y besos para toda la saga que le precede.

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades por esa Martita recién llegada al mundo, espero que toda la familia la disfrute muchísimo y que sea una niña sana y feliz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. La verdad Jane, que estos son tiempos revueltos que hasta en las más "altas instancias" hay marejada.Saluda a Gomeira y un besito

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Mayuye. Y no te olvides de la tía abuela, que soy yo, que no es por nada pero "pa" mí que se me parece un montón (pero en blanquita). Y también fue casualidad que naciera el día en que yo menté a Santa Marta ¿verdad?
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón, Cehachebé, mi amiga Gomeira me tiene al día en las peripecias, desventuras, bienandanzas y sucesos varios de la isla vecina. Oh, hasta le he creado una Sección especial para ella... Este fue el primer caso pero de vez en cuando irán apareciendo otros por aquí. La Gomera tiene un aura singular y mágica y, como cada isla, una idiosincracia característica. Me encanta.
    Sí se dan celos entre animales, por lo menos, una vez que tuvimos dos perros, uno de ellos se ponía celosísimo si acariciábamos al otro. Y las rivalidades son como los cuchillos, pueden ayudarnos a superarnos o pueden llevar a rifirrafes e inquinas. Como dices, cuestión de educación.
    Gracias por la enhorabuena. Mi hermano y mi cuñada están que se les cae la baba... Es su primer nieto y, para mis padres, hubiera sido su quinto bisnieto. Una pena que no los hayan conocido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Martuka, yo también espero por lo menos conocerla. Ha nacido en Los Ángeles donde mi sobrino está becado unos años (hablé de la niña ya en un post que se llamó "Estrenando vida en 3D", cuando nos mandó las ecografías). Ya nos mandó fotos (igualita a mí), pero no es lo mismo que tenerla en brazos, que nos coja el dedo y que nos mire con cara de decir: "¿Y esta quién demonios será?". A ver si en Navidades vienen...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Tona, ya no se salvan ni el Papa (que ya sabes que el Vaticano anda bastante revuelto también ) ni las santas esferas. Y no te puedes fiar mucho, porque ha pasado, un suponer, que tú seas devoto de San Eleuterio y que de repente, igual que nos quitaron el limbo, se descuelguen con que ese santo no existió. Así que mejor desconectar un poquito para no chiflarnos. Un besote.

    ResponderEliminar
  13. La Estulticia Humana, Capítulo MMCCCXXVII.

    O resumiendo "La madre del cordero" (y nunca mejor dicho, lo de la madre, y el cordero)

    ResponderEliminar
  14. Sí, Loque. Y lo malo es cuando la estulticia llega a los que manejan las cosas o a los periódicos o partidos que acentúan las diferencias entre los humanos en lugar de subrayar las semejanzas . Como dices, y una vez más has dado en el clavo, esa es precisamente la madre del cordero.

    ResponderEliminar
  15. Querida Jane,
    Nos ha gustado mucho este otro Blog que le has dedicado a nuestra hija sin saberlo. Mira que mantuvimos en secreto el nombre de nuestra hija hasta el dia que nacio. Pero, casualidades de la vida, publicas el blog de Santa Marta aquel mismo dia.
    Nosotros tambien esperamos visitarles por Navidades y asi pueden comparar la Marta de 3D, de las fotos del Facebook y la de carne y hueso (a ver si la reconocen).

    Un beso muy fuerte y Viva Santa Marta!!!

    Corina, Jesus y Marta.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, familia. Que Santa Marta vele por esa niña que va a ser trilingüe, pero que ya es guapísima e igualita, igualita a su tía abuela (bueno, vale, concedo que algo de Corina tendrá) Sí que fue casualidad ¿verdad? O telepatía, vete tú a saber. Los esperamos en Navidad para la presentación en sociedad. Hasta entonces, tómenselo con paciencia y filosofía, que estos meses primeros son un sinvivir (pero también únicos y maravillosos, para ustedes y para Martita) Un beso muy fuerte para los tres.

    ResponderEliminar
  17. Pues mira, Jane, yo creo que nos lo han ido inyectando desde pequeños.Aunque en algunos casos la cosa falla.En mi familia , de siete hermanos, de poco sirvió los esfuerzos de mi madre por llevarnos por el camino de la fe,los colegios religiosos a los que nos apuntó, las noches del rezo en familia unida o las misas dominicales,pues poco a poco nos fuimos descolgando de aquel discurso que nos iba aflojando el ánimo espiritual.Tampoco sirvieron de mucho las visitas periódicas del "padre visitador" al Colegio Nava La Salle , con sus caramelos y demás chucherías que regalaba al atontado alumnado , a cuenta de estampitas, rosarios,escapularios y reliquias que ,rebuscando en la casa familiar, corríamos raudos a presentarle en mano. Recuerdo cómo , tonto de mí, acudí a una invitación suya para una posterior charla.Supongo que yo, muy ingenuo antes, después y algo menos ahora,esperaba aumentar mi despensa de "chuches". ¡Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que la charla versaría sobre vocaciones y el camino de la fe!, adornada con una más que dudosa zalamería .Creo que estas historias, sumadas a la "Hora del Angelus",a quien nadie nos presentó, explicó o documentó, hicieron que al poco abandonara el centro siguiendo un reciente ofrecimiento de mi madre, a quien no le daba más el bolsillo para su pastoral familiar. Así que , mi historia en el gremio santoril tuvo corto recorrido. Un saludito y buen verano,Jane.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía llevó un camino parecido, Miguel. Hubo también ofertas de monjas que veían en mí una vocación segura cuando yo tenía 9 años, me dirás tú. Pero creo que acabamos saturados de rezos, novenas, ejercicios espirituales en los que nos amenazaban con todos los males del infierno, procesiones, rosarios en familia, misas a todas horas y toda la parafernalia que en aquellos años caía sobre nuestras cabezas.
      Pienso yo que la religión debe ser otra cosa, atendiendo más a su raíz de "unión", tal vez, con un aspecto más espiritual de la vida.
      Por lo pronto, creo que, como tú, tampoco formaré parte del gremio santoril. Eso sí, buenas personas sí somos ¿verdad?
      Buen verano, Miguel. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Y qué habrá sido de la santa? Tendrá ya su ermita?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo sé, Nélida. Gomeira no me ha comentado nada, pero la semana que viene voy a ir a La Gomeira y me entero. Espero que sí: una santa sin ermita es como un cocinero sin guachinche. No ejercería.

      Eliminar
  19. En casa de mi abuela... recuerdo de chica.. que pasaban una caja a modo de capillita, de madera... y dentro iba... la virgen del Carmen? estaba un día en casa de cada vecino... y luego a quién le tocaba llevarla a la casa del vecino siguiente? eso! Salí atea perdidita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi casa, el que pasaba dentro de la urna de madera era San Antonio. Eso sí, cuando se iba, siempre se le ponía dinero.
      Hay una película española (no me acuerdo del título) en el que unos jubilados, hartos del poco dinero que recibían, planean un asalto al Banco o entidad que les pagaba. El dinero que roban lo meten dentro de una urna de esas, y la viejita que la lleva pasa por delante de los policías sin que nadie sospeche de ella.
      Esa -el traslado de la urna entre las casas- era una imagen habitual de la vieja España.

      Eliminar