lunes, 27 de agosto de 2012

Chafalmejadas o la restauradora de Borja




El pitorreo mundial que se ha montado a costa de la octogenaria de Borja, Cecilia Giménez, que transformó un eccehomo doliente con corona de espinas en un Paquirrín vacilando con gorro de batelero del Volga,  me hizo recordar a mi abuela y su “¡No seas chafalmejas!”.

Chafalmejas, para nosotros, es la persona, chapucera e informal, que no vale para lo que hace y, por lo tanto, lo hace mal. Que era exactamente lo que me pasaba a mí cuando mi abuela intentaba enseñarme a bordar y, más que un bodoque o un realce, me salía un reburujón parecido a una cotufa.
Así que Cecilia Giménez pintando y yo bordando somos unas chafalmejas ¿Y qué? El ser chafalmejas está entre las potencialidades humanas. Fueron chafalmejas los piratas somalíes que atacaron un buque de guerra el pasado enero confundiéndolo con un mercante; o el ladrón que atracó un banco con pasamontañas y mono azul de trabajo en el que aparecía su nombre y el de su empresa; o el Jefe de la lucha antiterrorista de Scotland Yard que llevaba un folio con información supersecreta a la vista de todos los periodistas. Por no hablar de las chafalmejadas de los que nos gobiernan.

Y, como nadie es perfecto, yo propongo en el caso de la restauradora del eccehomo prescindir del escarnio y la mofa y elevar, en cambio, al alcalde de Borja una petición formal: nombrarla Hija Adoptiva del pueblo. Y esto por múltiples y buenas razones:

Porque, como la Dolores de la copla, ha hecho que el nombre de su pueblo sea conocido a nivel mundial.

Porque una persona que, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, se pone a restaurar un cuadro de una iglesia, está más pertrechada que el caballo de Espartero.

Porque, igual que hizo Picasso con “Las meninas”, ha generado un proceso de libertad creativa tan grande que, en pocos días, hemos visto variaciones del eccehomo como la Duquesa de Alba, Rajoy, Don Limpio, Miss Piggy, Messi, Chewbacca, Belén Esteban, ET…

Porque incluso el autor de la obra, Elías García Martínez, al que no conocía ni dios, estará agradecido y satisfecho, donde quiera que esté, de haber pasado por fin a la posteridad.

Porque ella confiesa que tiene la pasión por la pintura y, si a los 81 años tienes una pasión en lugar de estar tirando migas de pan a las palomas, es para quitarse el sombrero ante ella e intentar imitarla.

Porque me inspira ternura esa “buena intención”, que me recuerda el “perdón, fue sin querer” de mi nieta, cada vez que me rompe una figurita.

Porque ha hecho carcajearse a este país que, últimamente, no estaba para muchas risas.

Porque ha conseguido sus más de 15 minutos de fama mundial.

Porque, si usted, señor Alcalde, me hace caso y deja también la obra tal como está, se formarán colas de turistas para sacarse una foto con ella y el pueblo será de los primeros en salir de la crisis.

Así que acepte mi petición, señor Alcalde. Ella se lo merece más que muchos.
Aunque sea una chafalmejas.

28 comentarios:

  1. Mi mas sincera enhorabuena por haber conseguido una victoria de lo que parecía una derrota contundente, creo que pocas personas han sido capaz de ver esa chapuza como el éxito que usted plantea y que me ha sorprendido enormemente. Creo que necesitamos mas personas que sean capaces de aportar el punto de vista de usted y de darle la vuelta a las cosas de esta manera, de forma que sepamos convertir Un fallo garrafal en un verdadero acierto. Un saludo y siga asi.

    Habitante del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, habitante del mundo.
    Es verdad que el trabajo de Cecilia Giménez, como leí en un artículo sobre ella, "con el mayor de los respetos, es un churro". Pero tampoco hay que dramatizar. Peor lo hizo otro chafalmejas, el capitán del "Costa Concordia" que, por hacer la gracia de acercarse a la costa a saludar, hizo naufragar un barco entero con 4000 y pico de personas a bordo.
    Mientras las chafalmejadas no sean de ese calibre, tendríamos que celebrarlas como lo que son, un aspecto más de los seres humanos, que somos tan osados, tan tiernos, tan chafalmejas. Y es que, además, ¡qué buenos son los churros! Y qué buenas son también las risas.

    ResponderEliminar
  3. Sí señor. Como mínimo hija predilecta si es de allí, que no lo sé, y si no hija adptiva. No hay más que ver el éxito que ha tenido este año la romería del lugar y las colas que se han formado para ver y fotografiar la obra. Ha conseguido que Borja pase a formar parte del anecdotario nacional, como Bélmez, y que todos conozcamos su obra y también su osadía. ¡Mundo Senior al poder!

    ResponderEliminar
  4. Será que no tengo sentido del humor (aunque yo creía que sí) o será que he ido perdiéndolo (en el supuesto de que lo tenga), pero me cuesta ver este disparate de la forma que lo haces tú, querida Jane.
    Que unas personas, un pueblo y una chapuza (o chafalmejada) sean conocidos a nivel mundial, por obra y desgracia de la última, me resulta penoso. Que se sea más noticia por algo mal hecho que por lo que se pueda hacer bien, también me resulta penoso. A cualquier nivel y en todos los órdenes de la vida.
    Aún siendo comprensiva con la buena intención de la pretendida "restauradora", me cuesta mucho aceptar su osadía. Quizá porque me traiciona la formación profesional (que no deformación) que una tiene, la cual me hace ser conocedora de lo que supone conseguir cualquier producción artística digna. Ese respeto por el esfuerzo del autor (más o menos famoso, antes de lo sucedido) del eccehomo, es el que hace que me cueste verle algo de humor a esta esperpéntica historia.
    Respetando profundamente todas las posturas y reacciones, déjame manifestar la mía sin ninguna acritud y basada, especialmente, en eso que yo llamo formación profesional. Reconozco que me puede y pido disculpas por ello, porque no me deja ver ese matiz humorístico que, seguramente, tiene la situación y que tú eres capaz de apreciar. Y palabra que lo he intentado...

    ResponderEliminar
  5. Lolina, creo que es precisamente por pertenecer al Mundo Senior (no habría sido lo mismo si el destrozo lo hubiera hecho un zangalote de 15 años con granos) por lo que se le perdona todo, se le regalan ramos de flores, se siente ternura por verla angustiada con la que se ha montado, se le hacen homenajes en el pueblo... "La Ceci es toda bondad... -dicen los vecinos- Si ha pintado es porque es muy voluntariosa". Boris Izaguirre escribía que "ha triunfado en las redes sociales porque tiene al mismo tiempo el tirón de lo ingenuo y lo atrevido". Y ya he leído que habría que contratarla para "arreglar" algunas "obras de arte" o para retratista oficial del Congreso.
    Pues eso, Hija Adoptiva, o Predilecta, o hasta Pregonera de las Fiestas. Voto por ello.

    ResponderEliminar
  6. Nunca viene mal, querida Cehachebé, reírse un rato y no tomarnos demasiado en serio. Piensa que la pobre Doña Cecilia también aspiraba a la belleza ("Lo hizo para que la iglesia quedara más bonita, por ayudar", dijo su hermana) y se consideraba a sí misma pintora (Así hacemos los pintores, dijo, "primero le damos un brochazo a todo y luego lo vamos pintando". Y el problema fue que no le dejaron acabarlo) (Y menos mal). Y, como le dije a Lolina, el tener 81 años hace que todos la vean osada pero entrañable, como una de nuestras abuelas.
    Pero no te preocupes, la gente tiene claro lo que es y la mayoría lo considera un atentado al Arte. Lo llaman el "efecto Birria".
    Otra cosa es que haya ganas de guasa y se hagan colas por ver el desaguisado o por ver, como leí hoy, un Museo dedicado al Orinal , que dicen que arrasa en Ciudad Rodrigo y recibe muchas más visitas que la catedral. Es el sentido del humor español que, por otro lado, tal vez nos va a salvar en estos tiempos de crisis y catástrofes anunciadas.

    ResponderEliminar
  7. No sabía lo de los piratas pero me han recordado a los de Astérix, que siempre se metían precisamente con ellos.

    El ladrón del mono con su nombre, también es muy chafalmejas, o como se dijo hace un par de años "la han liado parda".

    En fin, que casi me alegro por Borja, pero por favor, que nadie se dedique a destrozar su patrimonio, a ver si así recibe más visitas.

    ResponderEliminar
  8. Una vez leí otro caso de chafalmejas (por no llamarlo idiota) de un ladrón detenido al que le explicaron que, cuando llegaran, tenía que bajar del coche y mirar a la víctima a los ojos para que se llevara a cabo la identificación. El sospechoso siguió las instrucciones tan al pie de la letra que, al bajar del coche, miró a la víctima a los ojos y dijo: "Sí, es ella. Es la mujer a la que robé". Ya ni el oficio de ladrón lo hacen a derechas...
    Y estoy contigo, no es cuestión de que ahora les dé a la gente (que, con lo copiones que somos, no me extrañaría nada) por "restaurar" el patrimonio destrozándolo para hacerse famoso. Ya, el pobre, está por sí mismo (códice calixtino, por ejemplo) bastante descuidado.

    ResponderEliminar
  9. Todos los puntos de vista tienen su verdad, pero, así como muchas chafalmejadas son simpáticas, esta, como muchas otras, se comete por falta de cultura. ¡Que vivan los recortes para que la ignorancia nos lleve a ser chafalmejas y los españoles nos sigamos riendo para pasar mejor la crisis!... ¡País!

    ResponderEliminar
  10. Tampoco llorar sirve de mucho y creo que todas las chafalmejadas, sean simpáticas o no, se cometen por poca preparación. Te doy la razón en que hay que hacer las cosas bien. Jorge Luis Borges en un poema titulado "Los justos" pone entre las personas que están salvando el mundo -al lado del hombre que cultiva su jardín, el que agradece que en la Tierra haya música o el ceramista que premedita un color y una forma- "al tipográfo que compone bien esta página, que tal vez no le agrade". No son los chafalmejas los que salvan el mundo sino los buenos profesionales, los que hacen bien su cometido y su trabajo, los que se sienten orgullosos de hacer un buen zapato, de dar una buena clase o de hacer un buen edificio, pese a recortes y otras miserias.
    En cuanto a Doña Cecilia, tal vez su ejemplo es también bueno para constatar que no basta tener buena intención para que las cosas salgan bien, porque lo importante es conocer las propias limitaciones (a mí no se me habría ocurrido dedicarme a bordadora) y estar bien preparados. No sé si ella habrá aprendido la lección, pero espero que tomen nota de ella los jóvenes que van a organizar cómo viviremos en el futuro. Hay mucho atrevido por el mundo.

    ResponderEliminar
  11. Preguntó el cura al obispo después de ver el trabajo de restauración:
    - ¿Qué te parece la ejecución?...
    El obispo contestó:
    - Hombre, tanto como la ejecución no,...pero unas buenas hostias...

    ResponderEliminar
  12. Ja, ja, muy bueno, sí señor, pero tampoco hay que pasarse con la pobre... Si, además, está generando riqueza. No sólo a su pueblo, sino que también he visto camisetas, tartas Borja, chistes como éste...

    ResponderEliminar
  13. Decía yo que a la señora con vena de artista, el Ayuntamiento de Borga o tal vez la Diputación, además de nombrala Hija Predilecta o Hija Adoptiva o Villera de Honor, deberían becarla de por vida, al objeto de que estudie en la Facultad de Bellas Artes más próxima para que aprenda a manejar un pincel y sobretodo sepa respetar el trabajo de otros, sea un lienzo, mural o cualquier otra expresión artística. Me recuerda al ladrón de la Cruz de Covadonga, hace unos cuantos años, que el muy chafalmejas -más bien ignorante- se cargó una reliquia del siglo octavo, al extraer las piedras con unas tijeras, machacar el resto con un martillo para recuperar el oro que cubría la madera, y tirar ésta a la basura. Al hombre lo retuvieron en la cárcel hasta que terminó de estudiar Historia del Arte. Lógico.
    En cuanto al eccehomo famoso, el original, el que está escondido detrás, no es una obra de arte que implique una restauración. Cualquier estudiante de Bellas Artes y Oficios, es capaz de copiar en una pared una estampita de esas que se dan en la primera comunión. A saber si fue así.
    Firmado: no juegueschico.com

    ResponderEliminar
  14. Pues no está mal tu idea de becarla y que estudie Bellas Artes. Lo que pasa es que contra eso hay varias objeciones. La primera es la propia Doña Cecilia, que ya tiene una edad en la que no está el horno pa' bollos ni el caletre pa' carreras. La 2ª es que Bellas Artes es una carrera presencial, no se puede hacer por Internet, si queremos que no salga otro eccehomo birria, y ni ella se iría de Borja a estas alturas ni creo que en Borja se ponga una Facultad. Y la 3ª es que los poderes públicos no están por la cultura ni por desembolsar dineros para desterrar la ignorancia. Por eso pasa lo que pasa...

    ResponderEliminar
  15. Muy buena visión de futuro, no eres nada chafalmeja en analizar los fenómenos sociológicos y nada cachanchan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cachanchán, trabajador inexperto y con frecuencia incompetente. Otro canarismo que también hubiera podido aplicársele a nuestra Cecilia.
      Y sin embargo, hace 4 años, a pesar de mis pronósticos y propuestas, no imaginé que esta chafalmejas y cachanchán consiguiera que ahora se le hiciera hasta una ópera, que tuviera un Club de Fans, que haya un Museo donde su Ecce Homo es la estrella principal, que se hagan camisetas y botellas con la imagen... Y no sólo eso sino que percibe un tanto por ciento de todo lo que se vende. Me da que los chafalmejas somos nosotros que no sabemos estropear una obra de arte con tanta gracia...

      Eliminar
    2. Un amigo palmero me dijo hace muchos años: "El que trabaja es que no sirve pa'otra cosa" y en ello estamos, igual de inútil ;D

      Eliminar
    3. Mecachis, no haber caído en la cuenta antes...

      Eliminar
  16. Carmen Paz Gutiérrez Arienza26 de agosto de 2016, 21:38

    Muy interesante, no es "chafalmeja" la que hace las cosas con buena intención y con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me da que sí es chafalmejas, Carmen Paz, y te lo digo yo, que si vieras el cariño y la buena intención que le ponía yo a las labores del colegio (la vainica, las cadenetas, los bodoques, los festones, los realces...) y la chapuza que me salía después, te darías cuenta de que el camino del infierno está sembrado de buenas intenciones :-D
      A mí me cae muy bien la señora, pero me parece que el título de chafalmejas se lo ha ganado a pulso.

      Eliminar
    2. Carmen Paz Gutiérrez Arienza26 de agosto de 2016, 22:01

      Ja, ja, ja... a mi lo de los bordados se me daba tambien fatal y cariño le ponía, pero la aguja no era lo mío, al final terminaba aprobando gracias a que mi madre me echaba una mano.
      Buenas noches.

      Eliminar
    3. Tampoco era lo mío y, como tú, gracias a mi madre. Las pobres madres tenían que hacer horas extras.
      Una vez la profesora de mi hija cuando esta era pequeña dijo en clase que las madres le cosieran no sé qué disfraz. Mi hija levantó la mano y dijo: "Mi madre no sabe coser sino botones". Ella, la pobre, no tuvo la misma suerte que tú y que yo.
      Buenas noches para ti también.

      Eliminar
  17. Buena propuesta al alcalde, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por lo que se ve en el vídeo que ha puesto Rafael, algo de caso me hicieron. La reciben con honores, la sientan en la mesa principal... Como se descuiden la veremos presentándose ella a la alcaldía. Y saliendo elegida.

      Eliminar
  18. Lo clavaste... La iglesia se puso las botas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sólo la Iglesia, el pueblo se colocó en el mapa y en Google. Además de que tiene una afluencia de turistas muy rentables.

      Eliminar
    2. ¿A que se le va a ocurrir a alguien quitarle el faldellín al cristo de Burgos lagunero y atraemos público? Espero no dar ideas...! ;)

      Eliminar
    3. 170.000 visitantes en estos 4 años y más de 2 millones de euros de ganancia ha generado la chafalmejada. Por algo así, no sólo el faldellín, sino hasta lo vestían de lagarterana. Mejor no sigas, Gladys, que tú tienes mucha imaginación y después nos echan la culpa.

      Eliminar