lunes, 3 de septiembre de 2018

Un amigo genial




Hoy pensaba hablar de otro tema, pero a veces la vida te empuja en otro sentido y aquí me tienen hablando de Álvaro, un amigo genial.

De Álvaro, uno de mis amigos más antiguos, he hablado varias veces en este blog: en un escrito sobre los fuegos del Cristo, en el que puse un cartel ganador de ese año hecho por él, un pintor excelente; en otro post -"Si a tu ventana llega una paloma...", sobre aquella vez que, antes de los drones, él ideó un "dron-viviente", una paloma mensajera a la que acopló un arnés con una minicámara de vídeo para grabar su ciudad, su huerta y su casa a vista de paloma; o en aquel "No nos queda nada" sobre un foto-montaje que hizo y en la que se veía al Álvaro adulto acariciando con un mucho de ternura la cabeza de un bebé (el propio Álvaro de meses). Ese post nos sirvió para filosofar sobre este recorrido que es la vida y para comentar él que no hubiera cambiado casi nada de la suya.

Y es que Álvaro es de verdad genial: no solo es que sea doctor en químicas o también licenciado en Bellas Artes. Es que además construye e inventa aparatos, pinta y esculpe muy bien, escribe coplas, hace fotografías preciosas... ¡Hasta les hace magia a sus nietas! Es un espíritu curioso e investigador que no para hasta que descubre de qué va una cosa. Y lo mejor de todo, es de lo más detallista del mundo. Como mi marido y él comparten pasión por las palomas, un día le pintó un cuadro precioso con 2 cabezas de paloma, que es lo primero que ven todos los que entran en mi casa; como homenaje al blog, me hizo una "Jane", una palabra blanca en tres dimensiones, que tengo en la librería de mis libros preferidos; de vez en cuando, nos hace un postre de café que sabe que nos encanta, uno de esos postres canarios que borda como nadie; y como sabe que me gustan las adivinanzas lógicas, en cuanto encuentra una, me la manda para ver quién primero encuentra la solución (generalmente él). No hay vez que no le haya preguntado una duda técnica o científica que no me la haya resuelto ¡retos a él!. Y no hay persona que no lo quiera. Ha derramado amor, no solo sobre su familia sino también sobre todos los que hemos tenido la suerte de ser sus amigos.

Y ahora me dicen que, en estos últimos días de agosto, como si fuera un sol de verano, se ha marchado para siempre. Pero no es verdad. Las personas que, como él, iluminan la vida de todos los que lo conocen no se van nunca. Y si no me creen, oigan la voz de los poetas, que intuyen la verdad en el fondo de las cosas. Eloy Sánchez Rosillo tiene un poema, "Luz que nunca se extingue", del que les copio un fragmento:

Tu error está en creer que la luz se termina.
Al cabo de los años he llegado a saber
que en la naturaleza del milagro
se funden lo fugaz y lo perenne.
Tras su apariencia efímera
el relámpago sigue viviendo en quien lo vio.
Porque su luz transforma y ya no eres
el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos, 
de que en el fondo oscuro de tu ser fulgurase.
No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya.
Jamás se extingue. Está ocurriendo siempre.
Mira dentro de ti, 
con esperanza, sin melancolía.
No conoce la muerte la luz del corazón.
Contigo vivirá mientras tú seas:
no en el recuerdo, sino en tu presente,
en el día continuo del sueño de tu vida.

¡Qué afortunados somos los que hemos compartido parte de nuestra vida con Álvaro! Hoy celebro el tiempo que nos regaló, su mirada inteligente y bondadosa, su sentido del humor, su gran generosidad... El poeta tiene razón. Con nosotros vivirá mientras vivamos, no solo en el recuerdo, sino en el presente, en el día continuo del sueño de la vida.



Foto repetida de Álvaro  del post "No nos queda nada"

46 comentarios:

  1. Me has emocionado, Isa. Qué suerte tener amigos como Álvaro. No lo conocía personalmente pero por lo que cuentas, es una persona maravillosa. Lo digo en presente porque no se ha ido. Una persona así, seguirá aquí, según el poema la luz que irradia un corazón como el de Álvaro, no se extinguirá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida, Ani. Hay personas así (tú también las has conocido), que iluminan todo a su paso, que te enseñan y que todo el mundo valora, incluso aunque se equivoquen porque nadie es perfecto. "El relámpago sigue viviendo en quien lo vio", porque no somos los mismos que si no lo hubiéramos conocido. Y hacerlo ha sido, como dices, una gran suerte.

      Eliminar
  2. Esther Casañas Morales3 de septiembre de 2018, 9:13

    Siento mucho que hayas perdido ese amigo, aunque como dice el poeta, siempre estará en tu corazón. D.E.P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Esther. Nunca nos acostumbramos a la idea de que somos mortales. Pero si nuestro paso por aquí es completo, como le pasó a Álvaro (tuvo hijos y nietas, plantó árboles y crió animales y escribió y pintó lo que quiso), bienvenida sea esta vida mortal.

      Eliminar
  3. María C. González González3 de septiembre de 2018, 9:20

    ¡¡¡Precioso homenaje a un amigo y bello poema!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.
      Este poema es de Eloy Sánchez Rosillo, un poeta murciano nacido en 1948 (el mismo año que yo) que me gusta mucho por lo intuitivo y por su visión optimista de la vida a pesar de los malos momentos. Mira otro poema suyo que tal vez venga también al caso de lo que hablamos hoy:

      Haber vivido en este mundo hermoso
      inspira confianza. ¿Quién que tenga
      cierta experiencia del vivir dirá
      que todo fue un engaño? Si escuchaste
      al jilguero cantar cuando eras niño,
      si has tocado la luz, si conociste
      el amor y el dolor, viste la luna,
      te dio su sombra un árbol, caminaste
      solo o con alguien junto al mar o un río,
      sabes de sobra que es verdad la vida
      y que somos misterio, que es misterio
      cuanto ha existido, o es, o existirá.
      También, que aquí te encuentres y que un día
      —un día milagroso como todos—
      digan que te has marchado y aún se escuche
      tu canción a lo lejos.

      Eliminar
  4. Carmen María Duque Hernández3 de septiembre de 2018, 9:39

    Poder trasmitir ese sentimiento, que nos hace querer a quien no conocemos, es maravilloso, precioso homenaje. Salud para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmelita. Álvaro ha hecho tanto por sus amigos que quise hacerle eso, un homenaje. Él se merece eso y más.
      Un abrazo, mi niña.

      Eliminar
  5. GRACIAS de nuevo. De verdad que Alvaro ha sido genial con todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Bea, todo el mundo lo decía en el tanatorio. Hablé con un compañero de carrera que me decía que Álvaro era, con mucho, el más inteligente de todos los compañeros. Y lo creo.

      Eliminar
  6. Fuimos compañeros en el Instituto y amigos desde esa época. Me he llevado un gran disgusto con su fallecimiento. En todo este tiempo,no conozco a nadie que no le tuviera cariño. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nos hemos llevado un gran disgusto, Jose, sobre todo porque ha sido "como el rayo", que decía Lorca. Para él una muerte dulce y rápida. Para los que quedamos un palo. Pero esa es la ley de la naturaleza y ante eso no hay protesta que valga.

      Eliminar
  7. Buenos días Jane: no era mi amigo, pero lo era tuyo. Un abrazo muy especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rosa María, él y su mujer Maura han sido amigos nuestros desde hace 40 años. Los conocimos en casa de un primo mío y desde entonces hemos compartido cenas, fiestas e incluso trabajo. Y sobre todo, conversaciones y risas. Soy afortunada por eso.
      Muchísimas gracias.

      Eliminar
  8. el homónimo se nos fue, pero sigue estando presente entre los que tuvieron la suerte de conocerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy, al mandar el post a los que tengo en la lista de amigos, ya no encontré dos Álvaros sino uno. Pero como dices, no se ha ido. "No conoce la muerte la luz del corazón".
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Precioso homenaje Isa muy digno de ti.me ha emocionado. Es verdad las buenas personas siempre quedarán en nuestros pensamientos. DEP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Hoy hablaré en la misa que se va a hacer en su honor y espero no emocionarme yo también.

      Eliminar
  10. Muy emotivo,no podías haberle hecho mejor homenaje,siento mucho su marcha aunque seguirá presente en tus relatos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y saldrá más veces, ya verás. Han sido muchos años de amistad.
      Un abrazo, Iris.

      Eliminar
  11. Emotivo homenaje a tu amigo Alvaro que también es el homenaje a todos nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Gracias ISABEL y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al escribir el poema es lo que pretendía, Sole: ser consciente de que aquellas personas que hemos querido y nos han cambiado por el mero hecho de existir y marchar con nosotros un tiempo, no se irán nunca.
      Gracias a ti. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Emocionante y muy bonito homenaje.Enhorabuena Isa y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal vez sí sea obligada esa enhorabuena, aunque sea un momento tan triste: por haberlo conocido, por compartir mucho, por el privilegio de hacerle este homenaje.
      Gracias, Úrsula, y un abrazo grandote.

      Eliminar
  13. Álvaro fue una persona cálida, entrañable, con una curiosidad infinita por todo aquello que le rodeaba, desde la ciencia a las artes, en toda la extensión del concepto. Lo conocí hace 44 años, cuando ambos coincidimos en el INB de Icod, después de aprobar nuestras respectivas oposiciones. Recuerdo multitud de anécdotas y de cómo nos reíamos a mandíbula batiente con esa risa contagiosa que nos hacía soltar las lágrimas, a él y los demás, con las ocurrencias de Paco Garrido. Ahora, lo imagino leyendo tu artículo con esa sonrisa perturbada por el pudor, pero plena de agradecimiento y cariño, por haber tenido la suerte de contarte entre sus amigas. Muy bien, Jane!! Y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú fuiste quien nos lo presentó al final de los años 70 en una cena que hiciste en tu casa en la calle de La Rosa. Una cosa más que agradecerte.¿Sabes que también lo imagino así? La media sonrisa socarrona, el pudor y la humildad de los verdaderamente inteligentes, el cariño... Todas esas anécdotas guárdalas como algo precioso en la memoria. Son únicas.

      Eliminar
  14. Isabel ¿Quién es ese Álvaro? ¿Yo lo conozco? ¿Hizo la tesis en Orgánica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si lo conoces pero seguramente sí porque estudió en La Laguna en aquellos años en que tú estabas pululando también por la Universidad (tenía 2 o 3 años más que tú). Se llama Álvaro Martín, fue catedrático de Física y Química en el Andrés Bello (allí coincidió conmigo) y luego en Ofra.

      Eliminar
  15. Eso mismo iba a preguntar yo. Lo conocíamos?
    No obstante, me uno a tu dolor, como amiga tuya. ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí lo conoces. Hace 2 años, cuando celebramos que Toni cumplió 70 años, él le regaló un retrato pintado por él que estaba estupendo. Creo que tú estabas también y una cosa así no se te hubiera pasado desapercibida.
      Gracias, Milo.

      Eliminar
  16. Sabía que hoy hablarías de él.
    ¿Qué puedo decir que no hayas dicho tú ya? Me uno a tu homenaje.
    Mi relación con Álvaro no era ni remotamente tan estrecha como la tuya, pero lo suficiente como para apreciar la gran persona que era en todos los sentidos.
    Una pérdida enorme, que,, por supuesto, permanecerá en nuestro recuerdo.
    Muy emotivo y justo lo que le has escrito. En presente. como tiene que ser.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no me sale hablar de él en pasado. Cuando lo he hecho es que tengo que pensarlo. De hecho, sigo actuando como si estuviera en su casa de La Laguna y como si en cualquier momento me fuera a mandar uno de esos problemas endiabladamente difíciles a ver si lo adivinaba ¡Me tenía días dándole vueltas!.
      Creo que todos lo querían. Hoy en la misa que le hicieron se hizo patente.
      Un abrazo, Arista.

      Eliminar
  17. Carmen Paz Gutiérrez Arienza3 de septiembre de 2018, 22:46

    Siento mucho la pérdida de ese gran amigo, un beso Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, Carmen Paz. Todavía no me la creo.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Gracias por hablarnos de Álvaro, nosotros también vislumbramos, a través de tus entradas sobre él, algo de su luz. Aquellos a quienes amamos viven por siempre en nuestra memoria. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo, Mónica, recordamos a aquellos sin los cuales nuestra vida sería otra. Yo tengo algunos así en mi memoria. Como dice Hamlet Lima Quintana:

      Hay gente que con solo abrir la boca
      llega hasta todos los límites del alma,
      alimenta una flor, inventa sueños,
      hace cantar el vino en las tinajas
      y se queda después, como si nada.

      Y uno se va de novio con la vida
      desterrando una muerte solitaria,
      pues sabe, que a la vuelta de la esquina,
      hay gente que es así, tan necesaria.

      Otro beso grande para ti.

      Eliminar
  19. Agueda Caballero Ruano4 de septiembre de 2018, 16:16

    Isa: yo lo conocía y tambien a Maura, su mujer, que trabajó conmigo en el instituto: grandes personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque son grandes personas todo el mundo se ha volcado en el sepelio y en la misa. Estaba toda La Laguna. Y profesores, muchísimos.

      Eliminar
  20. Avanzando línea a línea todo olía a homenaje a alguien que se ha ido. Lo siento mucho, Jane. Ha sido una gran suerte tener a un amigo como él y, aunque siga en vuestra memoria, es triste que ya no esté ni para los problemas de lógica ni para los postres de café.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero me da, Dorotea, que va a estar presente cada vez que me encuentre un problema de lógica de esos difíciles que tanto le gustaban. Y también en el sabor de los postres de café. Yo, que hablo con la gente que ya no está y tanto me ha influido (sobre todo con mi madre y mi querido primo Mingo), más de una vez alegaré con él también. Muda, ni debajo del agua.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  21. Siento mucho tu pérdida, debió ser una excelente persona Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo era, esa fue una opinión unánime entre todos los que lo acompañaron y fueron a darle un abrazo a Maura, su mujer, y a sus hijos Álvaro y Alberto y a su nuera Lourdes, otras personas estupendas de las que estaba muy orgulloso.
      Un abrazo, Trescatorce.

      Eliminar
  22. Esther Casañas Morales6 de septiembre de 2018, 16:49

    Isabel, resulta que fue amigo de mi marido. Compañero del Instituto cuatro amigos, él ,Anatael Cabrera, Lorenzo Hdez y Luis. Los tres, vivían en la misma calle. Anatael se lo comunicó a Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los nombraba mucho, Esther. Era muy amigo de sus amigos.
      Besos.

      Eliminar
  23. Lamento tu pérdida, Jane. Pero también te felicito, por la enorme suerte de haber disfrutado de una amistad así y la inteligencia de haber sabido apreciarla. Es un triunfo personal, enhorabuena por ello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, yo también lo veo así. Por eso digo que hay que celebrar el tiempo que nos regaló. Ayer leí un verso de Spencer que dice que "la amistad es lo único que no emvejece". Y es verdad, ni envejece ni muere.
      Un abrazo.

      Eliminar

google-site-verification: google27490d9e5d7a33cd.html