lunes, 29 de diciembre de 2014

La magia absurda de la navidad




El sábado pasado incorporé al blog un post de hace 4 años que llamé "El villancico cruel". Y, como andamos estos días entre villancicos, hoy voy a hablar de otro que podríamos llamar "el villancico absurdo". Y que conste que no tengo nada contra los villancicos (aparte de compadecer a dependientes y cajeros de los supermercados por tener que oírlos una y otra vez durante todo el mes de diciembre). Mi marido, que los colecciona, tiene algunos preciosos, dignos de figurar junto a la mejor música clásica. Pero esto no quita para que cuestionemos alguno de ellos.

Fue mi amiga Conchi la que me comentó por wasap del despropósito del "Rin rin, yo me remendaba, yo me remendé...", que empieza tal que así:
Hacia Belén va una burra (aquí el estribillo del rin rin)
cargada de chocolate.
Lleva su chocolatera (y vuelta al rin rin),
su molinillo y su anafe.

Conchi, sumida en dudas -¿La burra va solita? ¿Ella es la que hace el chocolate, tan pertrechada que va? ¿Cómo llevaba chocolate hacia Belén, si ni siquiera se había descubierto América ni encontrado tamaña exquisitez? ¿Sería otro tipo de "chocolate" el que llevaba la burrita? -, se preguntaba, pensando mal al final. Cosa no tan disparatada, porque las siguientes estrofas dicen:
En el portal de Belén
han entrado los ratones
y al bueno de San José
le han roído los calzones.
Y también: En el portal de Belén,
hay estrella, sol y luna,
la Virgen y San José
y el niño que está en la cuna.
Vamos a ver, ¿a San José se le ocurre quitarse los calzones (y quedarse en pelota o en calzoncillos) en un portal lleno de ratones (¡y con este frío!)? O si los tenía puestos ¿no se daba cuenta? ¿Llevaban una cuna cargando hasta Belén? ¿Veían el sol, las estrellas y la luna todo junto, allí dentro del portal? Mucho "chocolate" me parece... Por no hablar del "rin rin" (¿un despertador? ¿un timbre? ¿un teléfono?) ni del trabalenguas del "yo me remendaba, yo me remendé".

Yo le contesto a Conchi lo mismo que mis padres me contestaban a mí cuando inquiría por esos Reyes Magos con regalos absurdos, ¡oro, incienso y mirra!, para un niño: "Ah, eso forma parte de la magia de la navidad".

La misma magia que lleva a mis nietos a seguir creyendo en los Reyes Magos y a rastrear por internet el día 24 de diciembre a las 9 de la noche (ya se sabe que todo lo que sale en internet es una verdad como un templo) el trayecto de Papá Noel. "¡Ya está en Ankara! -decían- ¡De allí va a El Cairo, Nicosia y Siracusa! ¡Ya se está acercando!".

La misma magia que hizo que, por chiripa, me ganara, por primera y única vez en la historia, un premio de fotografía, en "Mugs and Books Special Christmas" (taza más libro navideño), propuesto en twitter por Mónica Serendipia (@MnicaSerendipia). Me quedé tan contenta que lo he pregonado por todos lados (me saluda el portero de una casa y le digo "¿Sabe que he ganado un premio...?").

La misma magia que nos lleva a pensar ingenuamente que durante unos días los hombres fraternizarán, como seres de una misma especie, que tienen el privilegio de compartir un espacio en el cosmos durante un tiempo determinado.

Todo -rin rin y remiendos, chocolates variados, calzones roídos, trayectos meteóricos de un papá Noel alrededor del mundo cual Phileas Fogg, fotos amateur de novata, suposiciones optimistas sobre la naturaleza humana, lo insólito, lo absurdo, lo extraordinario...-, todo puede caber dentro de unas navidades mágicas. Tal vez por eso las seguimos celebrando.

(En la imagen mi foto premiada: taza navideña con el libro "Cuentos navideños políticamente correctos" de James Finn Garner)


28 comentarios:

  1. Buenos días Jane: ¿No es la magia sinónimo de la ilusión?, para mi, sí. Independiente del motivo principal de La Navidad: Nacimiento del Hijo de Dios en un portal en Belén que para los cristianos es su primera manifestación como hombre, casi todas las tradiciones españolas o importadas tienen un reflejo (en algunas bastante encubierto de oropeles y consumismo), de lo que se celebra: luz, música, familia alrededor de una mesa, árbol (contacto de la tierra con el cielo), regalos (generosidad), y mucha bondad en la mayoría de las personas. Por si no te has dado cuenta, me gusta La Navidad.
    Un abrazo, de los españoles, al finalizar este año y mis mejores deseos para el próximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, Rosa María. Tal vez porque en mi casa se celebraba mucho y a mi madre le hacía una ilusión tremenda, tanto mi hermana como yo hemos salido unas noveleras que adornamos la casa, armamos unos tinglados de cenas especiales desde el 1 de diciembre, hacemos amigos invisibles y buscamos regalos que gusten para todos. Me gustan hasta los villancicos aunque sean absurdos. Muchas veces, debajo de tanto anuncio y follón, nos olvidamos de qué es lo que se está celebrando, y los villancicos y el nacimiento y los belenes que vemos por ahí nos lo recuerdan.
      Otro abrazo de esos también para ti y feliz año.

      Eliminar
  2. mariagz3@hotmail.com29 de diciembre de 2014, 13:40

    La magia de la navidad, creo que tenemos unos villancicos muy bonitos, pero este año hemos rescatados villancicos de Venezuela para ensayar con el grupo y son preciosos. De todas formas siempre te piden los tradicionales no nos entretenemos en desglosarlos y es verdad que algunos tienen letras sin sentido, pero mágica y bendita Navidad. Felicidades por el premio. Un beso....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunos villancicos preciosos. Venezolanos como "La burriquita", tan alegre, y canarios hay uno que me encanta, "El delantal de la virgen" de Luis Cobiella. Y luego los clásicos, el "Adeste fideles", o el villancico de los villancicos, "Noche de paz". Los villancicos, aunque tengan letras absurdas, son la música de fondo de estos días en los que hay que decir sí a las cosas imposibles y a la risa. Mágica y bendita navidad, sí...
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  3. Isa, qué divertido tu relato. Lo he leido con Tere y nos hemos partido de la risa. Sigue escribiendo, como sabes hacerlo, para yo seguir disfrutando. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Any. Yo también disfruto recordando y compartiendo los recuerdos con ustedes.
      Feliz fin de año para ti y para Tere. Disfrútenlo bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Isabel.

    Me ha encantado tu relato. Lo he encontrado muy divertido y me he reido mucho. La verdad es que yo tambien pienso, como tú, que la Navidad es algo artificial y absurdo aunque todos sucumbimos a su magia y,. despotricando, nos ponemos ciegos de comida y bebida y nos gastamos la paga extraordinaria y parte del siguiente mes. Luego prometemos solemnemente no caer el próximo año , pero seguimos haciéndolo una y otra vez jajaja.

    Pero lo importante es que son fiestas que rompen con la monotonía diaria, y si esto ayuda a la gente, en general, pues bienvenidas sean. Si las suprimieran seguro que las echaríamos de menos.

    Un beso grande y que sepas que me encanta leer lo que escribes, me gusta mucho tu estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi.
      La verdad es que no me puedo imaginar la vida sin unas navidades aunque sean artificiales y absurdas. Luis Rosales escribió una vez "Recuerdo de niño, en mi casa de Granada, la plata de las aguas, los pastores y la nieve, la risa de mi madre con un poco de musgo en los labios. Me pasaba las horas muertas ante la hiedra que festoneaba el portal aprendiendo a nacer. Mientras esta impresión no se borre seguiré siendo niño". A lo mejor es eso lo que nos pasa en la navidad, por lo menos a mí. Me veo de niña en las risas y fantasías de mis nietos. Esta navidad (que tuvimos que adelantar los regalos a papá Noel porque mis nietos no están en reyes), el niño juraba que vio a Papá Noel con su gorro y su borla mirándolo desde la puerta del cuarto. Yo también vi, de pequeña, la capa de un Rey Mago perderse tras la esquina del pasillo de mi casa.
      Un beso grande, Conchi.

      Eliminar
  5. Cuanto me he reído!!!! Felicidades por tu premio.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Inés.
      Con el premio estoy como si me hubiera tocado el Pulitzer. A mí no me toca ni la lotería (también es verdad que no compro, a ver si va a ser por eso). Por eso me ha hecho tanta ilusión. Bueno y porque lo convocó Mónica y porque va de libros y porque trata de navidad...
      Un beso.

      Eliminar
  6. Lo de "yo me remendaba" tiene sentido porque los calzones estaban roídos y a lo mejor necesitaban de remiendo, mujer!

    Y el portal ese, pues qué te voy a decir que con las estrellas, el sol y la luna, solo les faltaba la Kaleshi (este chiste lo he hecho varias veces y a nadie le ha hecho gracia hasta ahora, no sé por qué...)

    La foto estaba muy bien, palabrita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, caramba ¿entonces quien se remendaba era San José? ¿Y luego por qué se quitó el remiendo? ¿Y cómo lo hizo, porque a mí, aparte de cortar por lo sano, no se me ocurre la manera? Cada respuesta suscita un mar de otras dudas, la verdad.
      Y el chiste te juro que, cuando me lo expliques, me parto de la risa (es que no sé quién es la Kaleshi esa. Hay una en "Juego de tronos", creo)

      Eliminar
    2. Es que la de Juego de Tronos y su santo se dicen el uno al otro "Eres mi sol y mis estrellas"

      Pero vamos, que sigue siendo lamentable, lo sé.

      Eliminar
    3. Aaaaahhhhh, ¡claro que tiene gracia! Es que yo, aparte de no verla ni leerla, no me imaginaba que entre parejas se llamaban así. Yo he oído lo de "cari", "pichoncito" y otras lindezas, pero no lo de sol y estrellas ¡Qué galácticos ellos! (yo llego un día y le digo a mi marido eso y me lleva al médico)

      Eliminar
  7. ¡Primera vez que entro en este maravilloso rinconcito y ya me considero adicta!!!!!!! Me encanta el relato, la foto... pero, por encima de todo, el espíritu de la que escribe y fotografía.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, qué bueno, Lola, y cómo animas a una! A mí también me gusta tenerte en este rincón y pegarnos un alegato de vez en cuando. Y si de vez en cuando lo desvirtualizamos y nos vemos de verdad, mejor todavía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola , Isabel.

    Pues felicitaciones por ese premio . Siempre es de agradecer el reconocimiento a la originalidad de la
    idea y al impulso por participar , ¿verdad ? ¡¡Disfrútalo !!

    ¡¡ Qué tengas , junto con tu familia y allegados , una buena entrada de año !!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Loly. Sobre todo, el impulso por participar. El último día a las 8 de la noche (terminaba el plazo a las 12) te dices eso de "tengo taza navideña, tengo libros que hablan de la navidad y tengo una máquina de fotos, que aunque no es muy buena, hace lo que puede... pues venga, a participar, que la ocasión y la convocante lo merecen". Hice un par de ellas, con los libros de Agatha Christie "El pudding de navidad" y "Navidades trágicas", pero ésta me pareció mejor.

      Que tengas muy buen fin de año, pero mejor, que tengas un año estupendo y que nos sigamos viendo y alegando largos ratos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Felicidades por ese merecidísimo premio, Jane, querida, no era para menos ;-)) Estoy segura de que ahora has roto el hielo y a partir de ahora empezaran a lloverte los reconocimientos. Como, por ejemplo, de esa interpretación de villancicos, jajajajaja!! Un besazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Mónica, eso fue de chiripa. Yo, a estas alturas de la vida, sé que me salen muy bien los panes de nueces, los rosbif a las hierbas y algunas exquisiteces más. Sé que escribo correctamente, soy buena anfitriona, buena lectora y buena amiga. Pero también sé que no sé cantar, no sé coser (sino botones) y no soy Robert Capa haciendo fotos. Creo que es bueno conocer las propias limitaciones. Por eso me puso tan contenta que algo que no sé hacer muy bien gustara al jurado.
      Otro besazo para ti.
      PD: No dirás que no he aireado bien la foto :-))

      Eliminar
  10. Las ilusiones y las realidades se retroalimentan y con unas chispas de fantasía las completamos cuando todo se pone oscuro. Lo que he aprendido caminando la vida.
    ¡Qué termines bien el año y que lo empieces y continúes MEJOR! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el secreto, Pilar, es no olvidarnos nunca del niño que fuimos.
      Te deseo un montón de cosas para el próximo año: buenas, absurdas, disparatadas, sorprendentes, divertidas.
      Un montón de besos.

      Eliminar
  11. Jane:
    vengo desde el blog de Mónica después de saberte ganadora a felicitarte ¡que bonita foto hiciste! y que creatividad para hacerla (a mi no se me ocurre nunca nada y como solo tengo las tazas usuales, sin adornos, pues menos aún). ¡Que sigas disfrutando las fiestas! ya estoy leyendo lo de los villancicos...de este recuerdo que me preguntaba ¿qué es ese rin-rin???pensaba que era el ruido que hacía el anafre y la chocolatera cuando chocaban ahí en los costados de la burra cargada de tantas cosas...
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, Ale, pues no se me había ocurrido ese rin rin como ruido de todos los cacharros que llevaba la burra encima. Pero... ¿y qué tiene que ver con los remiendos? Grandes misterios de la humanidad.
      Gracias por tu felicitación, no veas lo contenta que estoy.
      Yo también sigo tu blog y muchas de tus recomendaciones. Lo que pasa es que no sé muy bien cómo seguirte oficialmente. Le preguntaré a mi hija (la sabia oficial)
      Un beso y disfruta de las fiestas todo lo que puedas.

      Eliminar
  12. ¡Qué divertido! Me ha servido para empezar el 2015 con unas risas, felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejor manera de empezar el año, Úrsula. Y también sería bueno continuarlo y terminarlo igual: con unas risas. A por ello.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  13. La Candidaeréndira19 de enero de 2015, 0:27

    Querida Jane:
    ¡Ah, la magia de la Navidad!
    ¿Verdad qué sí?
    Todo el tinglado que se ha creado a lo largo de los siglos, en torno a ese Nacimiento...
    Aparte de las letras disparatadas de muchos villancicos, me llamó la atención lo del premio del concurso que ganaste.
    Dices que dicho concurso lo propuso en twitter Mónica Serendipia...(¡qué curioso que aparezca aquí la palabra serendipia!)
    El término viene (como bien sabes) de un antiguo cuento persa "Los tres príncipes de Serendip" (nombre en árabe de la antigua isla de Ceylán), que tenían el don de descubrir y solucionar problemas de forma accidental.
    De ahí la tomó, en el siglo XVIII, el escritor británico Horacio Walpole (en inglés, serendipity), para referirse a descubrimientos y hallazgos científicos de manera fortuita...
    Dices que has ganado el concurso fotográfico sobre tazas y libros de Navidad de CHIRIPA...¡qué coincidencia!, la palabra "chiripa", según algunos autores es deformación de serendipia...
    ¡No creo que hayas ganado de "chiripa" (o serendipia), sino porque te lo has currado y sobre todo por LA MAGIA DE LA NAVIDAD!....¡Felicidades por el premio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez me dejas más asombrada, Candidaeréndira, con tu sabiduría. Sabía el significado de "serendipity" por un cuento que tenían mis hijos sobre una serpiente de mar rosa. También hay una película de Kate Beckinsale y John Cusack que se llama así y que habla del destino y de las casualidades, Pero no sabía lo del cuento persa ni lo de Walpole (ni lo de "chiripa"). Me ha encantado la explicación. Tenerte como amiga es un lujo que no todo el mundo tiene.
      Y sí, a lo mejor gané porque en navidad ocurren cosas especiales y mágicas.
      Un beso y gracias.

      Eliminar