lunes, 30 de enero de 2017

Con noticias de Trump




Ahora que tenemos a Trump hasta en la sopa, un día sí y al otro también, recibo por wasap una noticia, publicada en la web 12minutos.com, diciéndome que el susodicho ha hecho una oferta al gobierno español para comprar las Islas Canarias. Parece que quiere establecer durante un periodo de 50 años una colonia cívico-militar en todo el archipiélago, al que considera un punto estratégico clave, sobre todo para combatir al ISIS.

Esto es lo que yo llamo una noticia-bola, digna de aquel personaje de Pancho Guerra a quien llamaban Don Pedro el Batatoso. Pero independientemente de que haya páginas como esa que se dediquen a difundirlas y a las que no hay que hacerles mucho caso, la verdad es que a mí no me extrañaría nada que fuera verdad. Por una parte, porque algo así sería totalmente típico de este personaje absurdo y vociferante que parece regir ahora los destinos del mundo. Me recuerda a Chaplin en "El Gran Dictador", cuando juega con la bola del mundo sintiéndose el amo del cotarro. Y también a una señora que vino al Instituto a hablar con el profe de Matemáticas sobre el suspenso de su nieta y le preguntó, toda tiesa: "¿Y eso con dinero no se puede arreglar?".

Y, por otra parte, tampoco me extraña porque estas islas son muy apetecibles y merecen que las miren con ojos golositos (después de todo Frank Sinatra también intentó comprar la isla de Lobos para hacer allí un Las Vegas particular). Y es que aquí está en pequeña escala el mundo entero ¿Que quieres dunas y los colores dorados y ocres del desierto? Ahí tienes Fuerteventura ¿Que quieres paisajes apocalípticos en los que se cuela el fuego del infierno? Te vas un tiempo a Lanzarote. Puedes disfrutar en Gran Canaria de playotas de arena rubia junto a una gran ciudad, o lo mismo en La Graciosa pero alejados del mundanal ruido; o de cumbres de bosques antiguos y calas de agua clara en La Gomera, el Hierro y La Palma. Y, desde luego, para volcán majestuoso, para microclimas (te pasas del invierno al verano en una hora) o para guachinches en donde comes un conejito frito y un vinito del país que te puedes morir, Tenerife.

Por eso, por aquí ha pasado todo dios. Vinieron hace siglos los guanches desde África (aunque he leído también que eran vikingos, por aquello de ser altos y rubios como la cerveza ¿Otra noticia-bola?) y, después, fue como un desfile: genoveses, franceses, aragoneses, mallorquines, castellanos... Aunque muchos no lo saben, fuimos oficialmente portugueses durante 52 días allá por el año 1436. Los ingleses atacaron con barcos pero, después de que enseñamos a Nelson a escribir con la mano izquierda, se lo pensaron mejor y decidieron que tampoco estaba mal poseer lo mejor de las islas: los plátanos y el vino (del que hasta Shakespeare había hablado maravillas). Los alemanes han ido comprando cachito a cachito las islas; y ahora lo hacen los rusos, que llenan el sur de carteles en alfabeto cirílico. Todos, subyugados por este vergel de belleza sin par, se han ido quedando ¿Qué tiene, pues, de extraño que también Trump quiera tener su parte del cielo en la tierra? Máxime cuando parece ser que el tatarabuelo de Trump era de La Palma ¿No querría volver a sus raíces?

Yo, por si las moscas, ya me he puesto a aprender inglés. Gur monin.

12 comentarios:

  1. Carmen María Duque Hernández30 de enero de 2017, 17:08

    Gracias mi niña , da gusto leerte , besitos para todos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carmelita.
      Por ahora también da gusto que no seamos americanos (con todo el respeto para los americanos).
      Un besote grande.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡Dios nos libre!!!! que ni se le ocurra, jajajaja. Muy bueno Isa, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te imaginas, Úrsula? Tener que hablar inglés todo el día (con lo bien que se nos da) y venga a celebrar Acción de Gracias, cantar el himno con la mano en el pecho, hacer carnavales en Halloween o hincharnos a perritos calientes y hamburguesas... Quita, quita. Ya que uno se acostumbró a lo que tenemos, no es momento de estar cambiando ¿verdad?
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Trump, hasta el nombre suena a tramposo y a trampolín de prepotente. Una farsa todo él. Cree que sigue en el escenario de una televisión y busca su mejor plano corto con soberbia.
    Lástima que un hombre bueno como Obama no quisiera continuar. Por otra parte, es lógico, porque jamás sintió el apego al poder que este payaso de pelo amarillo ya lleva implícito en todos sus gestos. Lo más que me preocupa es como los ciudadanos americanos le han cedido su confianza a un ser clasista, vulgar y de mira estrecha como él. El sueño americano puede convertirse en pesadilla, sobre todo para los colectivos más desfavorecidos a los que detesta. Que conquiste la humildad, que a las Afortunadas ya le clavaron la bandera hace algún tiempo, y no sin antes luchar con orgullo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa pregunta (¿Cómo lo han votado?) nos hemos hecho muchos. Uno de los mejores análisis que he leído lo hace Félix de Azúa en un artículo que títuló "El huevo". Empieza diciendo que nos "asquea el iletrado brutal" pero que lo peor es que fue elegido "por millones de ciudadanos que dan el mismo asco, aunque además dan pena. Millones de analfabetos culturales y castrados morales". Pero tampoco es esto lo peor. "Lo peor es que nuestra sociedad es la que ha creado a esa gente vil, resentida y brutal que elige jefes brutales y resentidos" ¿Y cómo la hemos creado? "Destruyendo la educación y la ciencia, corrompiendo la Universidad, ennobleciendo a los canallas, calumniando el estudio, el talento, el esfuerzo...". Ese, dice, es el verdadero huevo de la serpiente ¿Quién lo puede aplastar?
      Obama no es que no quisiera continuar: es que no puede. Las leyes americanas no permiten mandatos más allá de 8 años (y menos mal). No sé si Obama será bueno o no, porque los humanos somos seres muy complejos, pero es verdad que está a años luz de su sucesor. Y es un caballero.
      Roguemos por que este sólo gobierne 4 años. Y que Dios nos coja confesados.

      Eliminar
  4. Releyendo tu post tan actual, Jane, me empieza a preocupar la idea de que, si llega a manos del estrambótico personaje y, de verdad, no se le había ocurrido "comprar" nuestro querido archipiélago, alguien se lo haga llegar, lea la buena síntesis de las virtudes y atractivos, que has hecho, y, entonces, sí que se "emperre" en apoderarse de este extraordinario y singular rincón del Atlántico. Ya, poco inglés voy a aprender y lo que venga con él, poco me va a interesar...
    Así que, por una vez espero, y sin que sirva de precedente, que esta entrada tuya no vaya allende los mares y se quede por aquí, entre nosotros, que somos los que, de verdad, valoramos a este tranquilo y plácido archipiélago. Dejémosle, pues, quietito y entretenido con sus malas ideas, para que ninguna llegue a salpicarnos.
    Ah, y puesta a escoger entre todos esos que pasaron por aquí, no me hubiera importado que esos 52 días en que fuimos portugueses, allá por 1436, hubieran llegado hasta hoy, porque me da que mi apellido debió ser uno de los que se quedaron por estos lares, si atiendo a este interesante y bonito soneto de Jorge Luis Borges, y que dice así:
    Nada o muy poco sé de mis mayores
    portugueses, los Borges: vaga gente
    que prosigue en mi carne, oscuramente,
    sus hábitos, rigores y temores.

    Tenues como si nunca hubieran sido
    y ajenos a los trámites del Arte,
    indescifrablemente forman parte
    del tiempo, de la tierra y del olvido.

    Mejor así. Cumplida la faena,
    son Portugal, son la famosa gente
    que forzó las murallas del Oriente

    y se dio al mar y a otro mar de arena.
    Son el rey que en el místico desierto
    se perdió y el que jura que no ha muerto.

    Es de su libro "El Hacedor", publicado en Buenos Aires, en 1960, y, desde que lo conozco, no pongo en duda de dónde puedo venir yo también, aunque nunca sabría contarlo como lo hizo el ilustre escritor argentino.
    Enhorabuena, amiga, por tu post de esta semana, pero mejor, "no meneallo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira lo que pone la prensa estos días: "Canarias fue una opción plausible para construir una base militar estadounidense que habría dado soporte a las misiones en Oriente Medio y el Norte de África, según se deduce de uno de los documentos desclasificados de la CIA que son accesibles en su página web desde el pasado 18 de enero". Así apareció en un memorandum del secretario Henry Kissinger al presidente Gerald Ford en 1975. Así que, como ves la noticia no va desencaminada. Y no te preocupes, no hay cuidado. Dudo mucho que este modesto blog vaya muy lejos. Además, recuerda que Trump ha dicho que nada de leer en español, faltaría más.
      Es precioso el soneto de Borges. Mira por dónde, yo también tengo raíces portuguesas a juzgar por los apellidos Henríquez y Pestana de mi abuela. Pero a mí me enorgullece pensar que somos descendientes de cien países y que, según nuestro ADN, no pertenecemos a ninguno.
      Un abrazo y, como siempre, mil gracias por tu aportación.

      Eliminar
  5. Hola Jane. Si no fuera que el personaje da miedo por la cantidad de disparates que dice por hora, sería para echarse a reír. Pero mucho me temo que va en serio, por lo que ahora saldrán de la sombra un montón de personajes siniestros que nos van a jo... nuestra vida. Ayer salió un político del partido en nuestro gobierno, diciendo que el muro de Ceuta y Melilla no es como el de Méjico. Tenía un poco de razón: Son mucho más pequeños. Pero igual de vergonzosos para una sociedad democrática. ¿Te imaginas uno de estos muros para que los emigrantes canarios no hubiesen podido entrar en Cuba, Venezuela, Bélgica, Australia, etc...?
    Como Trump es un bocazas e intenta meter en cintura a muchos empresarios poderosos, seguramente le pasará como a otros mafiosos americanos, lo meterán en la cárcel por no pagar los impuestos o algo parecido. Un beso Jane. Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, tienes toda la razón del mundo. Y, aunque leo y oigo las opiniones de quienes defienden a Trump, todavía no me ha convencido ninguna de las razones: que si ha firmado 7 decretos en una semana y que él si cumple sus promesas no como otros, que si el muro ya estaba hecho en parte, que si los otros lo hacían igual o peor... Este presidente, que se burla de minusválidos y desprecia a colectivos tradicionalmente desfavorecidos, no me merece ningún respeto. Y, como siempre, nuestro gobierno sin pronunciarse ni siquiera para defender la idea de una Europa unida que Trump ataca.
      El otro día un fan de Harry Potter decía "Cuando el presidente es Voldemort (el mago más malvado), hacen falta muchas Hermione (la amiga valiente e inteligente de Harry)". Pues eso, ojalá haya gente valiente que lo combata con hechos y razones. Si hay suerte, igual sólo está 4 años. Crucemos los dedos.
      Un beso, Juan.

      Eliminar
  6. ¡Este abominable ser es el diablo! ¡Es terrorífico y antinatural! No me extraña nada esta noticia bola pero espero que sea así .Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco yo lo calificaría así, Begoña. Más bien diría que es humano, demasiado humano, con todas las características de una persona egocéntrica, ambiciosa, agresiva, machista, xenófoba, grosera, un hombre rico convencido de que con su dinero puede hacer lo que le da la gana.
      Y asusta, claro que asusta. Espero que, como muchos de sus compatriotas, no haya oído ni siquiera hablar de nuestras islas.
      Un abrazo.

      Eliminar